Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio

Carta a un colegio que organiza salidas al Aquarium de Barcelona

Actualidad marzo 5, 2018

Carta a un colegio que organiza salidas al Aquarium de Barcelona
Hemos contactado con un colegio que realiza salidas al Aquarium, para invitarles a reflexionar sobre las implicaciones de estas visitas para los animales, el medioambiente y los alumnos.

Hemos contactado con un colegio de la provincia de Barcelona que realiza salidas al Aquarium, para invitar a su cuerpo docente a reflexionar sobre las implicaciones de este tipo de visitas para la vida de los animales, el medioambiente y la educación de los mismos alumnos.

¿En el colegio de tu hijo hacen lo mismo? ¡Hazles llegar tú también esta carta!

 

"Apreciados Señores,

Nos ponemos en contacto con vosotros desde FAADA, fundación de protección animal, en referencia a la salida que desde vuestro centro realizáis al Aquarium de Barcelona.

Nos gustaría invitaros a buscar alternativas a dicha actividad, y, a continuación, os detallamos las razones:

1. Los peces también son seres vivos:

  • Que sienten: tienen emociones con funciones similares a las conocidas en los grandes vertebrados.
  • Que sufren: la ciencia ha demostrado que los peces tienen nociceptores, sintetizan opioides y disponen de áreas concretas al cerebro para procesar el dolor.
  • Que tienen capacidad cognitiva: algunas especies muestran comportamientos sofisticados y grandes habilidades de aprendizaje, otros poseen sistemas sensoriales extraordinarios e incluso forman fuertes vínculos sociales y familiares que pueden durar de por vida.
  • Que tienen una función en el hábitat donde viven: forman parte del medio acuático y son piezas vitales en sus respectivos ecosistemas.

2. Los acuarios son zoológicos con fauna acuática que tienen un impacto directo sobre las especies que albergan:

  • Origen del animal: sean capturados o criados en cautividad, los animales son separados de sus grupos familiares originales y de su hábitat natural. Para llegar al acuario serán transportados a lo largo de grandes distancias en condiciones que acaban con la muerte de decenas de miles de peces cada año.
  • Espacio no adecuado: la cantidad de espacio del que disponen no se puede comparar en ningún caso con el que tendrían a su hábitat natural. En ocasiones, los animales chocan contra las paredes o los cristales que delimitan sus peceras, provocándose graves lesiones.
  • Cambios de comportamiento: los peces no pueden nadar como harían en el océano, ni relacionarse de la misma manera y ni siquiera se alimentan igual que en la naturaleza (no pueden cazar sino que se les proporciona alimento congelado de la mano de los cuidadores).
  • Estrés: la falta de oportunidades para desarrollar sus comportamientos naturales, así como los ruidos de los motores y de los visitantes (muchas especies tienen grandes capacidades para detectar las vibraciones, como los tiburones) pueden tener consecuencias en la salud de los individuos. Un gran número de peces presentan estereotipias cuando viven en cautiverio y otros enferman gravemente y mueren.

3. Mantener un acuario tiene un impacto directo e indirecto sobre el medio ambiente:

  • Las capturas: sólo un 1-10% de las especies marinas “ornamentales” se crían en cautividad; el resto deben ser capturados de la naturaleza, con diferentes técnicas que pueden ser agresivas hacia los animales o el medio ambiente. Los arrecifes de coral están en grave riesgo debido a las actividades destructivas de las diferentes técnicas de pesca.
  • La cría en cautividad: el 90% de las especies de agua dulce provienen de granjas de cría intensiva en países como Singapur o Malasia, e interfieren con el ecosistema y la actividad económica local. Estas granjas además, se basan en las pesca en grandes cantidades de especies de poco interés para los acuarios pero que sirven de alimento para los animales “más bonitos”.
  • El gasto de recursos: se requiere una exagerada cantidad de agua (los tanques pueden tener 4 millones de litros de agua), electricidad para bombearla, filtrarla y calentarla y grandes volúmenes de productos químicos para calibrarla.
  • Sobrepesca y extinción de especies: la captura directa de especies para acuarios, así como la captura de animales para cubrir la demanda de particulares que quieren tener peceras en casa, hacen que muchas especies acuáticas estén actualmente gravemente amenazadas.

4. Visitar zoos y acuarios normaliza el cautiverio de los animales:

  • Ver que las personas de su entorno aceptan visitar centros que mantienen animales en cautividad, dificulta que el alumno/a tenga una visión crítica hacia estos lugares y desee ir a visitar otros centros de cautiverio.
  • La aceptación del uso de animales en beneficio de las personas transmite la idea de que una persona puede someter y controlar a otro ser vivo sólo para su provecho.
  • Siguiendo el ejemplo que se les muestra, los alumnos/as integrarán que es correcto y deseable tener peces en su propia casa.
  • El mensaje de los acuarios insensibiliza hacia el sufrimiento de los demás seres vivos y hace creer en una supuesta superioridad de la especie humana sobre el resto de animales.

5. En concreto, el Aquarium de Barcelona:

  • Es un centro que pertenece a la empresa Aspro Parks, con 43 centros de ocio, algunos de los cuales delfinarios, en 8 países del mundo y que existe en esencia por motivaciones lucrativas.
  • Tiene más de 450 especies de peces, entre ellos por ejemplo el pez cirujano azul (famoso por la película "Buscando a Dory", que no se puede criar en cautividad y del que se capturan 400.000 individuos al año para cubrir la demanda) y también pingüinos de Humboldt (ave marina del hemisferio sur en peligro de extinción y que suele vivir en grandes colonias).
  • Además de mantener a los animales en cautividad, permite realizar interacciones con ellos, por ejemplo con los tiburones (submarinismo dentro del tanque, alimentación a mano).
  • A pesar de hablar de ecología y de protección de los hábitats marinos, defiende la acuariofilia, fomentando que los particulares tengan peces en su casa y perpetuando una industria que merma la población de especies marinas día tras día.
  • A pesar de hablar de conservación de especies, ni siquiera forma parte de la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA), que establece una serie de requisitos mínimos de garantías para sus miembros.

6. Existen alternativas para aprender o experimentar lo que se pretende ofrecer en dicha salida:

  • Materiales educativos amenos para trabajar en casa o en clase.
  • Salidas a otros centros para adquirir los mismos conocimientos sin que haya animales vivos en cautiverio.
  • Gran variedad de documentales y reportajes sobre la temática.
  • Oferta amplísima de actividades de ocio que no implican animales.

Esta industria aprovecha la vinculación directa de los niños hacia los animales (biofilia) y obvia el sufrimiento animal y la destrucción del medio ambiente con el objetivo de obtener un beneficio económico.

Al margen de toda la explicación, informaros que la parte experimental de la actividad propuesta en el Aquarium se realiza en el aula taller, fuera de la zona de los acuarios, es decir que se podría desarrollar perfectamente sin tener animales en cautividad.

Os invitamos a reflexionar e a investigar las argumentaciones expuestas y quedamos a completa disposición para cualquier pregunta."

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo? Ayúdanos a seguir: HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes: HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter: SUSCRÍBETE AQUÍ