Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

El trabajo de los santuarios de animales

Actualidad septiembre 16, 2019

El trabajo de los santuarios de animales
En España hay decenas de santuarios, donde animales “de granja” y de “compañía” conviven en un entorno naturalizado bajo los cuidados de los responsables del centro y la ayuda desinteresada de voluntarios y voluntarias.

En España billones de animales son sacrificados cada año para el consumo humano. Millones y millones de seres vivos que, desde su nacimiento, son etiquetados como animales de "consumo": “productos”, supuestamente, sin ninguna otra función y anhelo en la vida que servir como alimento para el ser humano.

Pero ¿qué pasaría si a estos mismos animales se les ofreciera un destino diferente? ¿Una vida llena de cariño, cuidados y la posibilidad de expresar sus comportamientos intrínsecos en un ambiente natural?

Encontrar una respuesta a esta pregunta no es difícil, tan solo necesitamos acercarnos a un santuario de animales, es decir, un refugio para víctimas de la explotación a las que se ofrece una segunda oportunidad en la vida.

En España hay decenas de santuarios, donde animales “de granja” y de “compañía” conviven en un entorno naturalizado bajo los cuidados de los responsables del centro y la ayuda desinteresada de varios voluntarios y voluntarias.

Proceden principalmente de rescates tras denuncias de núcleos o explotaciones que no cumplían con algún punto de la normativa, o de haber aparecido abandonados a su suerte, en muchas ocasiones en malas condiciones sanitarias. Los santuarios les proporcionan no solo cobijo, sino también atención veterinaria, comida y el cariño que nunca han recibido. Allí nadie comercia con ellos y no se les explota ni para alimentación o entretenimiento, ni para su piel o lana. Simplemente, se les permite vivir siguiendo los instintos naturales propios de cada especie hasta su fallecimiento por causas naturales.

El trabajo de los santuarios es durísimo desde muchos puntos de vista: sus responsables se encargan del funcionamiento y la gestión de terrenos y establos en los que viven decenas o centenares de animales; deben atender las peticiones de auxilio que reciben a diario solicitando que acojan nuevos individuos; así mismo se encargan de coordinar los voluntarios/as, gestionar las redes sociales para dar a conocer su trabajo y crear conciencia e incluso organizar visitas al centro.

Atender a los animales implica una dedicación de sol a sol sin descanso para proporcionarles alimento y tratamientos varias veces al día, así como limpieza y todos los arreglos que el espacio pueda necesitar. En un santuario no existen las vacaciones, porque los animales necesitan atenciones los 365 días del año y todos los recursos económicos se destinan a su cuidado.

Los santuarios en España no reciben ningún tipo de subvención pública y se sustentan íntegramente gracias a las aportaciones de sus socios, padrinos y a los donativos. Los imprevistos médicos a los que tienen que hacer frente son muy frecuentes y a menudo carísimos, así como los gastos para los traslados de animales durante los rescates.

En definitiva, y aunque los santuarios no funcionen como los zoológicos que venden entradas y aceptan visitas continuamente sin necesidad de reserva, las personas que quieran conocer un poco más de cerca a los animales que se suelen etiquetar como “comida”, pueden valorar la posibilidad de pedir una visita o aprovechar una de las jornadas de puertas abiertas que la mayoría de santuarios suelen organizar. Estamos seguros de que quien lo haga no tardará en darse cuenta que estos animales también, al igual que cualquier otro ser vivo, valoran su vida y solo quieren poder disfrutar de ella lejos de cualquier forma de sufrimiento.

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo? Ayúdanos a seguir: HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes: HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter: SUSCRÍBETE AQUÍ