Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

Las redes de pesca están matando nuestros mares

Actualidad enero 8, 2020

Las redes de pesca están matando nuestros mares
Las redes fantasmas constituyen la gran mayoría de los desechos plásticos en los océanos y durante cientos de años matan a tortugas, aves, ballenas y varias especies de peces.

En los últimos meses, empresas y particulares preocupados por el futuro de nuestro planeta se han sumado a la lucha contra el plástico, y, en especial, a las cañas de plástico que estarían contaminando los mares de todo el mundo. Pero por muy perjudiciales que sean, estas cañitas tan sólo representa el 0,3% del plástico que contamina los océanos.

¿Te preguntas de dónde viene el resto? Según recientes investigaciones científicas, de las redes de pesca que acaban desechadas y que se conocen como "redes fantasmas”.

Éstas flotan en el océano movidas por las corrientes o se hunden en su fondo, demasiado a menudo atrapando a la vida marina y provocando que los animales mueran ahogados.

En algunas áreas de hecho, estas capturas representan el 30% de las totales, y matan a tortugas, aves marinas y ballenas, así como a varias especies de peces. Según los investigadores de CSIRO, la agencia nacional de investigación científica de Australia, las causas más comunes de pérdida de estas redes son el mal tiempo, el enganche de los equipos en el fondo del mar y el hecho de que éstos se enredan entre sí. Los tipos de redes que se arrastran a lo largo del lecho marino tienen más probabilidades de perderse.

Lo más grave es que las redes fantasmas pueden seguir contaminando nuestros océanos durante cientos de años, ahogando y estrangulando animales a lo largo de todo este tiempo. Cuando finalmente llegan a descomponerse, los engranajes plásticos acaban entrando en la cadena alimentaria como partículas microplásticas.

Alrededor de 640.000 toneladas de “redes fantasma” acaban cada año en los océanos, el equivalente en peso a más de 50.000 autobuses de dos pisos. Las redes fantasmas constituyen la gran mayoría de los desechos plásticos en los océanos del mundo, y representan el 46% del plástico en el Gran Mancha de Basura del Pacífico. Además, hasta el 70% (en peso) de macroplásticos (plásticos de más de 20 cm) que se encuentran flotando en la superficie del océano está relacionado con la pesca.

Así que ya sabes: al no consumir pescado, no sólo estarás salvando la vida de muchos animales directamente afectados por esta industria, sino que además minimizarás el impacto de tu huella plástica. ¿Te animas a replantearte tu dieta para salvar los océanos?

Fuentes: New Scientist, The Guardian, Greenpeace 

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo? Ayúdanos a seguir: HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes: HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter: SUSCRÍBETE AQUÍ