Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

Los desechos de la COVID-19 ya están en nuestros mares

Actualidad Barcelona, junio 15, 2020

Los desechos de la COVID-19 ya están en nuestros mares
Mascarillas y guantes desechables de un solo uso se está acumulando en las costas y ponen en peligro a la fauna marina.

En todo el mundo, distintas entidades de protección ambiental están advirtiendo que la pandemia del coronavirus podría provocar un aumento en la contaminación del océano: máscaras desechables y guantes de látex se están sumando al exceso de desechos plásticos que ya amenazaban la fauna.

La ONG francesa Opération Mer Propre, cuya actividad incluye recoger basura regularmente a lo largo de la Costa Azul, dio la alarma a finales del mes pasado. Sus buzos habían encontrado gran cantidad de "basura Covid": docenas de guantes, máscaras y botellas de desinfectante de mano mezcladas con los “habituales” vasos desechables y latas de aluminio que ensucian el Mediterráneo.

Este nuevo tipo de contaminación podría volverse omnipresente si millones de personas en todo el mundo deciden recurrir a plásticos de un solo uso para combatir el coronavirus. Solo en Francia de hecho, las autoridades han ordenado dos mil millones de mascarillas desechables.

Según Greenpeace, además de contaminar el medioambiente, estos deshechos pueden poner en riesgo a personas de servicios esenciales que nos han estado cuidando mientras estábamos en casa y que ahora siguen limpiando nuestras calles. Y, por supuesto, suponen una amenaza para los ríos y océanos, ya que las lluvias y el viento las pueden arrastrar hasta acabar en el mar.

Ya en los años previos a la pandemia, varias entidades ambientalistas advirtieron de la amenaza que representa para los océanos y la vida marina la contaminación plástica. Cada año llegan a los océanos 13 millones de toneladas de plástico, según una estimación de 2018 realizada por la ONU. El Mediterráneo recibe anualmente 570.000 toneladas de plástico, una cantidad que WWF ha descrito como equivalente a arrojar 33.800 botellas de plástico por minuto al mar. Estas cifras corren el riesgo de crecer sustancialmente a medida que los países de todo el mundo se enfrentan a la pandemia del coronavirus. Con una vida útil de cientos de años, las mascarillas, que contienen polipropileno, son literalmente una bomba de relojería para la fauna y nuestro planeta.

También la entidad OceansAsia, con sede en Hong Kong, comenzó a expresar preocupaciones similares después de que en los escombros marinos de las deshabitadas Islas Soko se encontraran docenas de mascarillas desechables. Según sus representantes, en una playa de unos 100 metros de largo encontraron 70 mascarillas. Y eso que estamos hablando de una isla deshabitada en medio de la nada. Desde la entidad además, advierten del peligro que las marsopas y los delfines de la zona puedan confundir las mascarillas con comida y acabar falleciendo.

La entidad francesa Opération Mer Propre espera que sus fotos inciten a las personas a optar por las máscaras de tela reutilizables y a dejar los guantes de látex en favor de lavados de manos más frecuentes. Las alternativas existen y el plástico no es la solución para protegernos de la COVID-19. 

Desde FAADA nos hemos puesto en contacto con esta organización y, a partir de ahora, haremos difusión de sus imágenes para crear conciencia aquí en España de la grave problemática que las mascarillas y guantes desechables, y especialmente su mal uso, suponen para la fauna y nuestro planeta.

Fuente: The Guardian
Foto: Opération Mer Propre

¿Quieres apoyar nuestro trabajo? Ayúdanos a seguir: HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes: HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter: SUSCRÍBETE AQUÍ