Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

Denuncia de FAADA por el abandono de dos perros en un piso

Actualidad Barcelona, mayo 8, 2008

Denuncia de FAADA por el abandono de dos perros en un piso
El pasado día 25 de abril recibimos en FAADA el aviso de un vecino de Santa Coloma de Gramenet denunciando el estado total de abandono que padecían dos perros en la terraza de un ático enfrente de su vivienda.

El pasado día 25 de abril recibimos en FAADA el aviso de un vecino de Santa Coloma de Gramenet denunciando el estado total de abandono que padecían dos perros en la terraza de un ático enfrente de su vivienda. Dos miembros de FAADA se personaron hasta el domicilio denunciado y a través del piso de un vecino pudieron acceder a la azotea de la vivienda, desde donde pudieron observar una terrible y dantesca imagen.
En la terraza había un perro en un gravísimo estado de desnutrición y caquexia extrema y junto a él los restos de otro perro. Inmediatamente le dimos pienso y agua ( en un momento se bebió mas de 4 litros).

Mientras los Mossos d´Esquadra con la colaboración del cuerpo d´Agents Rurals localizaban a la propietaria de los animales, ésta, una chica joven de unos 25 años facilitó la llave de la vivienda a los Mossos pero se negó a subir a ver sus perros (o lo que quedaba de ellos).
El perro que sobrevivió pesaba 32 kilos cuando su peso hubiera tenido que ser de unos 50 kilos. Los vecinos nos informaron que ellos ya habían denunciado la situación de estos animales al ayuntamiento hacia bastantes meses, pues los propietarios se habían separado y abandonado la vivienda, dejando los animales en el interior.
El ayuntamiento en su momento hizo las inspecciones pertinentes pero en ningún momento apreciaron que la vida de los perros corriera peligro. Pero con el paso del tiempo los dueños se fueron desentiendo de sus cuidados hasta el punto de que a pesar de que la dueña residía en el mismo municipio dejó de llevarles comida y agua durante más de un mes, el resultado: una perra muerta de inanición y el compañero vivo gracias a que se alimentó del cadáver.

Llegados a este punto es cuando te preguntas que es lo que falla: las administraciones que en la mayoría de ocasiones no actúan hasta que ya es demasiado tarde, los vecinos que hubieran podido evitar este final, alimentándolos mientras se conseguía la orden de comiso, por no hablar ya de sus propietarios. La Fundación FAADA entrará la pertinente denuncia para que casos tan terribles como este no queden sin su merecido castigo.


LAS IMÁGENES A CONTINUACIÓN PUEDEN HERIR SU SENSIBILIDAD.