Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

FAADA colabora con Libera en la campaña Libera a Susi

Actualidad Barcelona, febrero 5, 2009

FAADA colabora con Libera en la campaña Libera a Susi
Susi es la elefanta que aún continúa viva en el Zoo de Barcelona. Y decimos "aún" porque su vida se encuentra en un serio riesgo, desde que a finales de febrero de 2008 muriera Alicia, la elefanta compañera de Susi.

Susi es la elefanta que aún continúa viva en el Zoo de Barcelona. Y decimos "aún" porque su vida se encuentra en un serio riesgo, desde que a finales de febrero de 2008 muriera Alicia, la elefanta compañera de Susi que era además la hembra dominante, Susi se encuentra en un serio estado de depresión. Pero empezaremos a contaros su historia desde el principio, una biografía plagada de lagunas y vacíos que sólo Susi conoce…

Susi nació en estado salvaje en África en 1973 y no sabemos si fue uno de los tantos elefantes huérfanos por culpa de los cazadores o si fue capturada para ser explotada en un circo; el hecho es que un día Susi fue a parar a las instalaciones de Terra Natura y desde allí fue trasladada al Zoo de Barcelona en el año 2002.
Allí Susi compartió el recinto con Alicia, una elefanta que desempeñaba el importante rol de ser la hembra dominante para una especie que es esencialmente matriarcal en su organización social; si bien ninguna de las dos estaba bien en su recinto del zoo dado que este tipo de instalaciones no contribuyen a su bienestar físico ni psíquico, al menos podían estar juntas y sobrellevar su cautividad encontrando un mínimo consuelo la una en la otra.

Pero a finales de febrero de 2008 Alicia murió en circunstancias aún no aclaradas, dejando a Susi en soledad y con una cada vez más acentuada depresión. El malestar de Susi es evidente: todos sus movimientos y comportamientos son inequívocos de una fuerte depresión, lo que además está dañando seriamente su salud física y mental. Basta detenerse frente a Susi durante unos breves minutos para comprobar que:

* Tiene comportamientos estereotipados cada vez más acentuados: un movimiento estereotipado es aquel que se lleva a cabo de forma repetitiva y compulsiva sin ninguna finalidad. En el caso de los elefantes es típico el balanceo de la cabeza y la trompa, y una especie de “baile” que realizan alternando las patas delanteras al apoyarlas en el suelo.

* Susi se come sus propias heces: esto se llama coprofagia, y es un comportamiento que delata su estado de ansiedad, estrés y aburrimiento.

* Trastornos intestinales: el aburrimiento que le hace comer sus propias heces, es el mismo que hace que Susi pida comida insistentemente a los visitantes del zoo... simplemente porque no tiene ninguna otra cosa para hacer por la carencia total de cualquier programa de enriquecimiento ambiental, que en la jerga de los zoos es como se llama a darle a los animales algo para hacer. Es así como esta vegetariana gigante come embutidos, patatas fritas, bolsas de plástico, juguetes y todo lo que se le ponga al alcance de su trompa, lo que le causa un sinnúmero de trastornos gastrointestinales, una de las causas de muerte más frecuente en elefantes en zoos.

Enlace: http://www.liberaong.org/nota_campanas.php?id=9