Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

Fin de año feliz para Lulu y Tete

Actualidad Barcelona, enero 7, 2013

Fin de año feliz para Lulu y Tete
El pasado noviembre FAADA y la Fundación AAP llevaron a cabo el traslado a un santuario de dos primates: un macaco de berbería y un capuchino.

El pasado noviembre el personal técnico de FAADA y de la Fundación AAP llevaron a cabo el traslado de dos primates: un macaco de berbería y un capuchino. Los dos fueron trasladados al santuario de animales exóticos de la Fundación AAP, en Holanda.

Tete es un capuchino (Cebus apella apella) macho de unos 6 años que posiblemente fue capturado en libertad cuando aún era una cría. Después pasó por varios propietarios hasta que tuvo la suerte de llegar en manos del último propietario el cual vio que no era forma de vida para un capuchino y decidió ponerse en contacto con la fundación.

Lulu, la macaca de Berbería que fue rescatada por FAADA el pasado 18 de junio (http://faada.org/noticia-521) también tuvo unos primeros años de vida duros y como consecuencia desarrolló muchas estereotipias. Su último propietario se puso en contacto con nosotros cuando empezó a arrancarse el pelo de la cabeza hasta quedarse completamente calva. Durante su estancia en las instalaciones de paso de Help Guau, Lulu estuvo siguiendo un programa de rehabilitación que disminuyó notablemente sus estereotipias.

Ahora en Holanda Tete y Lulu siguen con el programa de rehabilitación. Desde la Fundación AAP nos han informado que su recuperación es muy buena y que Tete es un capuchino muy curioso que no para de inspeccionar todo lo que pasa a su alrededor. Pronto serán juntados con el resto del grupo y podrán al fin socializarse con animales de su propia especie, será entonces cuando empezará su verdadera recuperación.

Los casos de Lulu y Tete son de los pocos en que los propios propietarios son los que se ponen en contacto con la Fundación tras darse cuenta que por mucho que los cuiden, tenerlos encerrados en una jaula les perjudica gravemente su salud, tanto psíquicamente como físicamente.