Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio

Cierra el último quiosco de Las Ramblas que vendía animales

Actualidad Barcelona, noviembre 15, 2013

Cierra el último quiosco de Las Ramblas que vendía animales
Hoy es un día histórico para todas las asociaciones de protección de los animales que hemos estado trabajando para exigir el cumplimiento de la legislación de protección de los animales.

Hoy es un día histórico para todas las asociaciones de protección de los animales que han estado trabajando desde hace años para exigir al Ayuntamiento de Barcelona que hiciera cumplir las ordenanzas municipales y la Ley de protección de los animales en cuanto a la regulación de las condiciones de venta de los animales.

En enero de 2004 entró en vigor la ordenanza barcelonesa de protección, tenencia y venta de animales la cual ponía en situación irregular la actividad de los pajareros de la Rambla, ya que tenían expuestos los animales a la vista del público y en unos espacios insuficientes desde el punto de vista de las necesidades de los animales y que la normativa prohíbe .

Muchos han sido los actos y las conversaciones mantenidas para invertir esta realidad ilegal. Una de las campañas más efectivas fue la de la
Plataforma Ramblas Éticas (formada por la Fundación FAADA y la entidad Libera), que llevó a cabo una investigación exhaustiva de esta actividad descubriendo el gran número de animales muertos en las tiendas de animales de las ramblas de Barcelona , 13.000 es la cifra de víctimas que se calculó que habían muerto entre 2004 y 2010 mientras se vulneraba la Ley de protección de los animales y la Ordenanza municipal.

Cada día, los tenderos echaban a la basura los animales que habían muerto (también se rescataron algunos moribundos) debido a las pésimas condiciones en que los tenían, vulnerando a su vez la Ordenanza de Medio Ambiente sobre gestión de residuos.

Después de diciembre de 2006 los quioscos de la Rambla debían cerrar o modificar su actividad, pero el Instituto de Mercados les concedió una prórroga que ha durado 7 años, aunque no para todas las tiendas. Algunas comenzaron a transformarse rápidamente y hasta hoy no cierra la última. Una gran victoria que evitará el sufrimiento y la muerte de miles de animales.