Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio

Animales en verano: ¡Ojo, los parásitos renacen!

Actualidad Barcelona, junio 27, 2016

Animales en verano: ¡Ojo, los parásitos renacen!
Pulgas, mosquitos y garrapatas salen de sus escondites en verano. ¿Cómo mantener a salvo a tu animal de compañía? Aquí te damos algunas pistas.

Con la llegada del calor, los parásitos renacen. Pulgas, garrapatas e insectos salen de su aletargamiento de invierno y  se pueden convertir en un riesgo para tu animal si no tomas precauciones. La peor amenaza son los flebotomos, mosquitos que transmiten la leishmaniosis, una enfermedad que no se cura y que puede provocar la muerte de tu animal. ¿Cómo prevenir todos estos peligros?

Pulgas

Las pulgas son insectos/parásitos de aproximadamente 2 milímetros, de color negro rojizo, cabeza pequeña, antenas pequeñas y patas largas (que les permiten saltar).  Se alimentan de sangre, pero son más molestas que peligrosas. No suelen transmitir enfermedades importantes, pero sus picaduras provocan  irritaciones, a las que muchos perros se vuelven alérgicos desarrollando una dermatitis alérgica por picadura de pulga.

Síntomas

  • Se rasca mucho e intenta morderse la piel.

Solución:

  • Cepilla bien a tu perro, revisa su pelo y si ves  unas pequeñas manchas negras (como puntitos) en la piel o pelo , humedécelas.  Si las manchas se vuelven rojas, son las heces de la pulga que contienen sangre.
  • Llévalo al veterinario para te dé un líquido especial con que bañarlo o que le den un baño allí.

Garrapatas
Las garrapatas son peligrosas para la salud del perro y para la de las personas. Se trata de pequeños artrópodos parásitos cuyo hábitat natural es el campo y los animales domésticos. Despiertan con el calor seco del verano y esperan en la vegetación la ocasión de engancharse a un perro. Una vez que consiguen agarrarse al pelo, trepan hasta llegar a una zona donde se sienten cómodas para parasitar.
Las garrapatas, sobre todo si son muy numerosas, pueden provocar diversas patologías, como anemia, problemas cutáneos, parálisis nerviosa, ehrlichiosis canina o la piroplasmosis…

Síntomas

  • Fiebre elevada
  • Anemia -por la destrucción de los glóbulos rojos-
  • Cojera
  • Dolor en las articulaciones

Solución

  • Acude al veterinario si detectas garrapatas en tu perro o empieza a presentar algunos de los síntomas mencionados. Cuanto antes se le trate la patología provocada por la garrapata, más posibilidades tendrá el perro de curarse.
  • Prevención: Revisa a tu perro (pelo, orejas, cuello, muslos, agujeros entre las almohadillas de sus patas) después de pasear por el campo o lugares con maleza donde pueda haber garrapatas.   Piensa que no se rascará ni mostrará ningún signo hasta que enferme: la garrapata introduce en el cuerpo del perro una sustancia anestésica que logra que hace que no se rasque porque no siente molestias.

¿Cómo quitar una garrapata?

Si tu perro ya tiene una garrapata, tienes que quitársela pero siguiendo un protocolo que evite que una parte de ella quede dentro de la piel de tu animal.

  1. Pulveriza al parásito con un antiparasitario específico o
  2. Unta la garrapata con aceite. De esta manera, muere asfixiada  porque respira por la piel y el aceite le impide hacerlo.
  3. Una vez muerta, debería caerse. Si no fuese así, y siguiese adherida, puedes usar unas pinzas y tirar con cuidado hasta sacarla. Una vez fuera, no la tires al suelo ni la pises, puede propagar enfermedades a través de las bacterias que tiene en el interior. Lo mejor es  quemarlas o tirarlas a la basura.

Mosquitos

Probablemente sean los menos molestos para el perro, pero en cambio son los más peligrosos en cuanto a la transmisión de enfermedades como Leishmaniosis o filariasis (gusanos del corazón). Los perros más expuestos son los que duermen al aire libre, una buena manera de prevenir es que durante el verano, los perros duerman en el interior de la casa o en un local cerrado y que se utilice cualquier tipo de medio antimosquitos o mosquiteras.

La Leishmaniosis

Enfermedad provocada por un parásito (Leishmania), que invade diferentes órganos del perro y provoca lesiones de diversa consideración; puede incluso causar la muerte. La Leishmaniosis no se cura: si tu perro la contrae, tendrá que convivir con ella el resto de su vida. Se transmite por la picadura de flebótomos hembras (que buscan al sangre para desarrollarse y poner huevos), que viven en lugares secos, y busca lugares oscuros y húmedos como sótanos, zonas de escombros, agujeros de muros, madrigueras. Por tanto no se asocia a charcas ni aguas estancadas como los mosquitos. No se contagia de perros a humanos. El peligro reside en la zona donde te encuentres.

Síntomas de Leishmaniosis:

  • Lesiones en la piel
  • Lesiones oculares
  • Lesiones en las articulaciones
  • Lesiones renales (en un estado avanzado)

Solución:

  • Acudir inmediatamente al veterinario al menor síntoma.
  • Utilizar productos repelentes que reduzcan el número de picaduras, y por tanto, el riesgo de transmisión de la enfermedad.

Para combatir el  riesgo derivado de varios tipos de parásitos, por ejemplo garrapatas y mosquitos a la vez, no esta de más utilizar una combinación de productos adecuados como collares antiparasitarios combinados con pipetas.

Un perro sano está alegre, come bien y no tiene problemas de piel. Lle haces una correcta desparasitación tanto externa, cada mes, como interna, cada tres meses, y le vacunas una vez al año.

Un perro enfermo adelgaza, está más apático o triste, cojea o puede presentar problemas de piel.

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo? Ayúdanos a seguir: HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes: HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter: SUSCRÍBETE AQUÍ