Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio

“El Ayuntamiento no fomenta que se creen colonias, más bien al contrario”

Actualidad L'Ampolla, mayo 12, 2015

“El Ayuntamiento no fomenta que se creen colonias, más bien al contrario”
El alcalde de l'Ampolla, Francesc Arasa, culpa a los alimentadores de colonias y dice que habría que reflexionar si el dinero que se destina al bienestar animal debería ir a "cosas más útiles".

Hay quién todavía no sabe que estamos en el siglo XXI. Que existe una Ley de Protección animal. Y que los gatos se incluyen en la categoría de animales de compañía. El alcalde de L’Ampolla, Francesc Arasa Pascual, es uno de ellos.  Lo decimos porque nos ha remitido una carta -firmada de su puño y letra- a nuestra fundación (ver enlace), como respuesta a nuestra solicitud de información en relación al servicio de recogida, acogida y control de animales de compañía de su municipio que no tiene desperdicio. El consistorio ha tardado más de un año en responder. Y la respuesta no ha decepcionado: he aquí algunos de sus argumentos más destacados para justificar un servicio deficiente y las denuncias a los alimentadores de colonias que ha incoado el consistorio.

Vaya por delante que si no hubiese sido por la intervención del Síndic de Greuges, Sr. Rafel Ribó, -ante el que presentemos una queja por silencio administrativo- probablemente todavía estaríamos esperando contestación.

La respuesta en cuestión (que adjuntamos en esta noticia; las mayúsculas son las originales) recoge argumentos como los siguientes: “El Ayuntamiento NO fomenta en el ámbito urbano, NI EN NINGÚN OTRO, que se creen colonias, ni de gatos ni de perros, más bien al contrario”. Cuando, en el Decreto Legislativo 2/2008 se establece claramente que los gatos tienen consideración de animales de compañía, que se prohíbe no facilitar la alimentación de los animales y se explicita claramente que es competencia de los ayuntamientos  recoger y controlar a los animales abandonados.

En tercer lugar se asegura que “hay que crear una profunda reflexión sobre si no sería más justo destinar el dinero que se invierte en el control de los animales a políticas sociales para personas necesitadas”. Uno: hacia mucho que no escuchábamos un argumento tan demagógico en boca de un representante político que por lo general –aunque de corazón no sea sensible al sufrimiento animal-  por lo menos suele ser consciente de sus obligaciones con los animales, en una sociedad que  ha evolucionado hacia una vida más ética con los demás seres y con el planeta. Y segundo: está comprobado que el bienestar de los animales repercute en el bienestar de las personas. Para colmo, le echa toda la culpa del problema a los alimentadores de colonias que asumen una labor que debería hacer el Ayuntamiento que, por no hacer, ni tan solo hace campañas de esterilización e identificación de animales.

Y por último, nos preguntamos qué partida presupuestaria – de los 5.112.097,73 €, de presupuesto del ayuntamiento según consta en su web- destina este municipio a la organización de correbous. Estamos seguros de que con lo que destinan a este espectáculo cruel y denigrante para los animales podrían hacer “muchas políticas sociales para las personas más necesitadas de su municipio”. En cualquier caso, en su pliego de condiciones para las subvenciones se contempla destinar recursos económicos a “cualquier actividad relacionada con las fiestas tradicionales y aquellas actividades festivas que complementen las actividades municipales en esta materia”.  Y en las actas del pleno municipal de la sesión extraordinaria celebrada en el ayuntamiento el día 14 de abril de 2014 se aprobaron la celebración de 14 sesiones de festejos taurinos para 2014, incluyendo  dos de bou capllaçat (atado con cuerdas por los cuernos y el cuerpo lo pasean por el pueblo y lo van estirando), dos de bou embolat (le ponen bolas de fuegos en los cuernos) y el resto de bous a la plaça y bou salvatge.

Juzgad vosotros mismos: os enlazamos a su escrito y a nuestra respuesta.

Enlace: faada.org/pdfs/carta-alcalde-ampolla.jpg