Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

El filete de ternera clonada, cada vez más cerca del plato de los consumidores

Actualidad Internacional, enero 16, 2008

El filete de ternera clonada, cada vez más cerca del plato de los consumidores
La FDA, la agencia responsable de la seguridad alimentaria en EEUU, se ha unido al respaldo que la UE dió la semana pasada a la carne y leche de ganado clonado.

La FDA, la agencia responsable de la seguridad alimentaria en EEUU, se ha unido al respaldo que la UE dió la semana pasada a la carne y leche de ganado clonado. El principal inconveniente para la comercialización es su alto coste.
La carne y la leche procedentes de vacas y cerdos clonados tienen unas propiedades prácticamente idénticas a la de los animales convencionales, y no existen datos de que su consumo pueda afectar a la salud humana.

Por el contrario, los hallazgos no son tan contundentes para el ganado ovino clonado, por lo que no se recomienda para la alimentación de las personas. Esta es la conclusión del informe de la FDA estadounidense (la agencia reguladora de fármacos y alimentos) sobre los riesgos de la comida de animales clonados, que ayer filtró The Washington Post, y que coincide con la difundida la semana pasada por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Lo anterior no implica la comercialización inminente de este tipo de alimentos, pero las autoridades son conscientes del recelo que suscitan entre la población. Por ello, la EFSA ha establecido un periodo –hasta el 25 de febrero– para contrastar su opinión con la de otros científicos y organizaciones.

Para el presidente del Consejo Oficial de Veterinarios, Juan José Badiola, el propósito de los informes es suscitar un debate social, ya que "no estamos ante una realidad próxima en términos prácticos, puesto que la clonación es una tecnología cara y no es rentable destinar animales clonados al consumo humano". Otra cosa es, en su opinión, clonar animales para utilizarlos para la reproducción y "así transmitir sus ventajas a la descendencia, igual que se hace, por ejemplo, con un buen semental".

Badiola subraya que la clonación es una técnica reproductiva y "no implica manipulación genética". Sin embargo, "es fácil que la opinión pública equipare este asunto con el de los organismos modificados genéticamente, y la Agencia Europea deberá decidir si finalmente habrá que indicar la procedencia de los alimentos de animales clonados. El debate está en los consumidores". La FDA no parece partidaria, de momento, de que esos alimentos tengan un etiquetado especial, según indica en su informe.

Juan José Badiola, que también es vicepresidente del Comité Científico del Foro Interalimentario, insiste en que, por encima de todo debate, deben primar los derechos de los consumidores. "Está claro que detrás de los animales clonados hay empresas de biotecnología que tienen unos intereses concretos.
Pero al consumidor hay que ofrecerle toda la información para que él mismo decida si desea comprar esos alimentos o no". Sin embargo, resalta que el usuario no siempre tiene la preparación adecuada para comprender los mensajes que recibe.

Al margen de si los productos de animales clonados son seguros o no, los expertos insisten en que la mortalidad de estos animales es mayor que la de sus congéneres nacidos por reproducción sexual normal, y también son más frecuentes las malformaciones.
Y entre todos, las ovejas clonadas presentan más problemas que los cerdos o las vacas. Así, la oveja Dolly murió prematuramente a consecuencia de una enfermedad propia de los animales de edad avanzada.
La FDA también señala en su informe que "han surgido preocupaciones morales, religiosas y éticas", pero advierte de que para establecer sus conclusiones sólo se fiará de la ciencia. Mientras, Joseph Mendelson, director legal del Centro de Seguridad Alimentaria, un grupo que pidió a la FDA que restringiese la venta de comida obtenida de clones, ha anunciado su intención emprender acciones legales.

Razones económicas que frenan el ganado clónico Pocos ignoran que serán muchas las voces contrarias a la posible comercialización de alimentos de ganado clonado. Sin embargo, algunos expertos recuerdan otros progresos polémicos, como lo fue hace más de medio siglo la inseminación artificial.
Los veterinarios explican que las tecnologías reproductivas han sido decisivas para el desarrollo de las industrias lecheras y cárnicas, y que la selección genética y la reproducción controlada han tenido un impacto significativo en la producción ganadera de las últimas décadas.

Detrás de la clonación de animales existen importantes intereses económicos. Para unos, el elevado precio de los animales clónicos son un freno para su extensión. De hecho, producir un ternero clonado cuesta unos 15.000 dólares (10.100 euros), un precio tal vez muy elevado para destinarlo al consumo humano, pero lo suficientemente aceptable si de lo que se trata es de clonar animales con pedigrí, cuyas ventajas genéticas se perderían con la muerte del animal.

Es difícil predecir qué sucederá en un futuro próximo. De momento, Estados Unidos cuenta con unas 500 vacas clonadas y 200 cerdos, y la FDA ha pedido a sus dueños que todavía no introduzcan productos de estos animales o de su descendencia en el circuito comercial.

Frenos
· Crear un ternero clonado cuesta unos 10.100 euros, un precio muy elevado para destinar el animal al consumo humano.

· El interés de los animales clonados es destinarlos para la reproducción y así transmitir sus ventajas genéticas.

· En Estados Unidos hay 500 vacas clonadas, pero la FDA ha pedido a los ganaderos que no comercialicen todavía sus productos.

Enlace: http://www.expansion.com/edicion/exp/economia_y_politica/entorno/es/desarrollo/1078407.html