Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

La Generalitat impide buscar alternativas a la muerte para controlar a los jabalíes

Actualidad septiembre 15, 2016

La Generalitat impide buscar alternativas a la muerte para controlar a los jabalíes
La legislación y los protocolos de la Generalitat de Cataluña impiden cualquier acción que no sea caza o captura y sacrificio. No les des de comer o les estarás condenando a una muerte segura.

La administración local se enfrenta a menudo con casos de jabalíes que causan desperfectos o se acercan a zonas donde habitan las personas en busca de comida. Desde FAADA, conocedores de la problemática, y siempre con nuestra misión de proteger a los animales, comenzamos en 2015, a trabajar en la búsqueda de alternativas al sacrificio como método de control de esta población en Catalunya.

Publicamos este informe, para contribuir a buscar métodos alternativos. Nos reunimos con varios ayuntamientos e intentamos intervenir en los casos en los que lo solicitaron, o a petición de vecinos que llamaban para pedir un rescate.

Por desgracia, debemos revelar que no hemos tenido éxito en ningún caso. Nuestros esfuerzos, los de los voluntarios e incluso los de alcaldes y técnicos municipales han sido en vano. Y por una única razón: la legislación y los protocolos de la Generalitat de Cataluña impiden cualquier acción que no sea caza o captura y sacrificio.

Un caso tras otro

En una ocasión, se intentó llevar un jabalí que estaba demasiado acostumbrado a las personas a un santuario, pero la Generalitat puso todos los impedimentos posibles para llevar a cabo la captura y el traslado del animal.

En otra ocasión se propuso que los Ayuntamientos capturasen a varios ejemplares aparentemente “problemáticos” y los llevasen a otra zona del municipio, alejados de la población. También se pretendía hacer una campaña de concienciación para intentar que las personas dejasen de alimentar a los jabalíes y evitar así que volviesen a buscar comida al área urbana. De nuevo la Generalitat impidió esta opción.

La excusa de la Generalitat no puede ser la falta de recursos físicos o económicos puesto que en todos los casos los gastos del manejo y transporte estaban cubiertos. Parece que los responsables del Departamento de Territorio y Sostenibilidad y del Departamento de Agricultura (DARPA) no están dispuestos a llevar a cabo ‘ensayos’ de nuevas técnicas, ya que existe la posibilidad de que el problema se  repita  si se cambia a los ejemplares de zona.  La realidad es que no se han hecho estudios con una muestra de animales representativa ni asociados a campañas de concienciación.

Otro argumento de la administración es que se trata de una especie cinegética, que no está protegida y que, para controlar su población, la legislación solo prevé la caza o su captura para sacrificio.

Los Agents Rurals -cuerpo de la Generalitat encargado de preservar el medio ambiente en Cataluña-  actúan (muchas veces por orden de los altos mandos) de la forma más fácil, sin tener en cuenta -bajo nuestro criterio-, el bienestar de los animales, y mucho menos su protección. .

Vallirana, el caso más conocido

Conocido es el caso reciente del Ayuntamiento de Vallirana que, para gestionar su problemática con los jabalíes periurbanos, se vio obligado a contratar a una empresa de captura y sacrificio de animales, cuando su voluntad inicial era otra.  La Generalitat solo le otorgó el permiso para captura en vivo, sacrificio y eliminación del cuerpo como residuo biológico.

En la última semana, una cosa similar ha sucedido en Sant Feliu de Llobregat, donde dos o tres jabalíes muy jóvenes habían sido vistos en reiteradas ocasiones buscando comida y agua en un parque cerca de un centro educativo. La voluntad del Ayuntamiento ha sido ejemplar: estaba dispuesto a hacerse cargo de todos los gastos y de asumir las responsabilidades para evitar el sacrifico de los animales.

La situación de estos municipios es delicada cuando deben dar respuesta a quejas de algunos ciudadanos por la presencia de los jabalíes. Tienen la obligación de proteger a los vecinos de posibles agresiones y daños materiales, pero también quieren actuar de la manera más ética posible con los animales, que son parte de su entorno. Las entidades de protección animal, las personas que de forma individual quieren evitar la muerte de más jabalíes e incluso científicos que están dispuestos a buscar medidas éticas para gestionar estar poblaciones, nos vemos con las manos totalmente atadas por la Generalitat de Catalunya.

Desde FAADA, seguiremos buscando la manera de cambiar la Ley o su aplicación. Muchas veces la administración se acoge a un vacío legal o a una interpretación parcial de la legislación para poner impedimentos en lugar de unir fuerzas para tratar estas problemáticas desde una vertiente de respeto hacia los animales. Solo uniendo  esfuerzos se puede conseguir que en un futuro existan medidas éticas aplicables en el territorio catalán para gestionar las poblaciones de jabalíes sin que haya que recurrir al sacrificio.

¿Qué puedes hacer tú?

Para evitar que los jabalíes se habitúen a la presencia de las personas o a obtener recursos para comer de forma fácil y, consecuentemente, para evitar que se acerquen a las zonas habitadas por humanos y entrar en conflicto, tú puedes:

  • No alimentar a los jabalíes. No dejes comida en la puerta, ni en la calle, ni dejes residuos accesibles.
  • No te acerques a ellos para tocarles.
  • No les dejes comida o restos en el bosque.
  • Si te encuentras con un jabalí, recuerda que es un animal salvaje que no necesita que intervengamos en su vida.
  • Si te gustan los animales, por muy buenas que sean tus intenciones, NO LES FACILITES EL ACCESO A COMIDA O LES ESTARÁS CONDENANDO A UNA MUERTE SEGURA.