Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Un santuario en Grecia como opción para los delfines de Barcelona

Actualidad septiembre, 16 de 2016

Un santuario en Grecia como opción para los delfines de Barcelona
El santuario marino será la primera opción que desde FAADA presentaremos al Ayuntamiento de Barcelona como alternativa a la ampliación del delfinario.

Puede que haya una solución para los delfines de Barcelona a corto plazo. A principios de Septiembre dos técnicas de FAADA se desplazaron a las islas de Samos y Lipsi (Grecia), para conocer de primera mano el proyecto de construcción de un santuario para delfines que el Instituto de Conservación Marina, Archipelagos, está iniciando para dar salida a los delfines que viven actualmente en cautividad en el mundo.

Anastasia Miliou y Thodoris Tsimpidis son los directores del instituto y los impulsores de esta iniciativa. Llevan años navegando por el archipiélago griego y tienen mucha experiencia en rehabilitación de fauna marina. También tienen experiencia y proyectos dedicados a conservación del entorno y fondo marino.

Han detectado tres posibles emplazamientos para un santuario de delfines, para uno de los cuales ya han empezado todas las gestiones y obras: el de la isla de Lipsi.

Para ponerlo en marcha, cuentan ya con el permiso municipal de uso de la laguna y áreas adyacentes para los próximos 30 años. El alcalde está muy entusiasmado con la idea y los vecinos también ofrecen su apoyo.

Se ha abierto un camino hasta el inicio de la laguna para dar acceso a vehículos desde la carretera principal de Lipsi. También se han realizado los estudios pertinentes en cuanto al entorno y la calidad del agua. El edificio está en proceso de ser acondicionado pero dispone ya de suministro de agua y de una placa solar. Se ha comprado la primera red que cerrará el santuario por un extremo y se cuenta con el proyecto y presupuestos definidos para construir.

360 metros de longitud

La laguna en sí consiste en una entrada de unos 350 metros de longitud, entre 35 y 120 metros de anchura y de entre 3 y 20 metros de profundidad; con un fondo marino donde se conservan varias posidonias, idóneas para asegurar la riqueza del medio.

La idea es que el lugar sea sostenible con el medio ambiente y autosuficiente, de modo que se espera utilizar energía solar, reciclaje, reducir la generación de residuos y ofrecer un servicio de educación in-situ para poder afrontar los gastos anuales de mantenimiento. En el momento en que haya delfines, se espera contar con personal fijo, voluntarios y colaboraciones con diversas entidades para estudiar el entorno y el comportamiento y evolución de los animales. Incluso existe la posibilidad de que se instalen cámaras en varios puntos de la laguna para que los estudios puedan hacerse sin tener que acudir físicamente al lugar y para poder tranquilizar a las personas de donde procedan los animales que estén preocupadas por su estado diario.

De momento, lo que falta es el aporte económico para dar un empujón final y terminar las obras, y terminar de  cerrar las entidades y particulares que formarán parte del proyecto. De momento, se calcula que se necesita menos de medio millón de euros para finalizar el proyecto y poder efectuar el traslado de animales la próxima primavera.

De momento el ex-entrenador de delfines y actualmente activista norte americano Ric O’Barry ha estado en el lugar en varias ocasiones para dar apoyo al proyecto, aunque se desconoce el papel que tomará una vez se defina del todo el proyecto.

Desde Archipelagos están abiertos a cualquier tipo de colaboración con otras entidades y organizaciones, no sólo de tipo económico sino para la toma de decisiones y modificación de los protocolos. Necesitan especialmente -para el momento en que lleguen delfines que provengan de cautividad- la colaboración de los cuidadores que hayan trabajado con esos animales, de modo que entre todos se pueda hacer la adaptación al nuevo entorno de la mejor manera posible para que que los delfines disfruten de un retiro digno en el santuario.

 

Ideal para los delfines de Barcelona

Desde FAADA creemos que esta puede ser una alternativa muy buena para cualquier grupo pequeño de delfines que viva actualmente en cautividad.

Por esa razón, y dentro del marco de la campaña #AdeuDelfinari, este proyecto será una de las opciones que presentaremos al Ayuntamiento de Barcelona en la convocatoria extraordinaria de la Comisión del Nuevo Modelo de Zoo, prevista para este mes de septiembre.

Aunque ésta es la opción más avanzada y concreta, desde FAADA no descartamos la posibilidad de presentar otras opciones para los delfines de Barcelona, ya que a través de la coalición SOSdelfines, llevamos mucho tiempo colaborando en proyectos de santuarios en Europa de la mano de la Dolphinaria-Free Europe.

En ese marco, a finales de noviembre, se convocará en Bruselas un workshop específico sobre la creación de santuarios, donde se pretende informar a todos los interesados -incluidos los profesionales del sector de zoos y acuarios- de los objetivos, protocolos y otras cuestiones en relación a esta idea concebida para dar un destino final a los delfines que no pueden ser devueltos al mar.