Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Revertimos un delito leve a delito grave en un caso de maltrato animal en Sallent, Cataluña

Actualidad Barcelona, marzo, 6 de 2017

Revertimos un delito leve a delito grave en un caso de maltrato animal en Sallent, Cataluña
Gracias a la actuación de FAADA, se ha conseguido que unos hechos tipificados como delito leve de maltrato animal, acaben juzgándose como un delito grave.

Después de 10 meses de trabajo, gracias a la actuación de FAADA como acusación popular, y a la adhesión del fiscal al recurso interpuesto, se ha conseguido que unos hechos tipificados como delito leve de maltrato animal, acaben juzgándose como un delito grave de maltrato animal.

Se trata de un caso que tuvo lugar en Sallent (Cataluña) el mes de febrero del 2016, en el cual un hombre marchó doce días a las Islas Canarias dejando sus cuatro perros desatendidos, tres de ellos cachorros, atados a la pared de la buhardilla con medio metro de cuerda, con bozal, sin agua y con el pienso repartido por el suelo mezclado con los excrementos y orines de los propios animales. El cuarto perro, adulto, se encontraba en la terraza, sin ningún acceso a las buhardillas y a la intemperie, sin poder acceder a la comida ni al agua.

No es la primera vez que este vecino de Sallent se ausenta varios días dejando a los perros sin ninguna atención, ya los dejó solos durante 9 días en casa sin procurar que algún familiar o amigo se hiciera cargo de los animales y asegurara su bienestar, además cuenta con antecedentes consistentes en la retirada de custodia de tres menores y la muerte de un perro por envenenamiento.

Una protectora de la localidad, se hizo cargo de los perros, y en la valoración veterinaria se concluyó que los cuatro animales presentaban deshidratación y malnutrición, caquexia, plantigradismo, mucosas hiperemiques, seborrea y descamación. El perro adulto llevaba una cuerda atada al cuello ceñida, provocándole una herida abierta con mucha inflamación e infección que requirió cirugía constructiva.

Tres meses después del decomiso de los cuatro canes, se volvió a recibir un aviso de que el mismo vecino tenía en su posesión otro cachorro en condiciones iguales que el anterior. Esta vez se trataba de un cachorro, encerrado en uno trasportín sin comida, sin agua ni movilidad, durmiendo sobre sus excrementos y orines, situado en las buhardillas a temperaturas muy calurosas. Afortunadamente, el cachorro también ha sido decomisado.

Este cambio en la calificación de los hechos, supone que, si en un primer momento la pena que se podía solicitar era de una multa de 1 a 6 meses, ahora tanto la acusación popular, representada por FAADA, como el Ministerio Fiscal, podrán solicitar hasta 1 año de prisión y la inhabilitación para la tenencia de animales hasta los 3 años.

Anna María Estarán Pérez, abogada de la Fundación FAADA y especializada en derecho animal, celebra que “casos como este muestren un avance en la interpretación del tipo delictivo de maltrato animal y un aumento en la sensibilización de jueces y fiscales, reprochándose a nivel judicial hechos como los sucedidos”.

Desde FAADA queremos felicitar en primer lugar, la actuación de la Policía Local de Sallent, por su rápida actuación, a la protectora para acoger estos animales sin recibir nada a cambio, y a la Fiscalía y a la Jueza del caso, que han acogido nuestros argumentos.