Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

La Conselleria d'Agricultura impide el decomiso de animales en un caso de maltrato continuado

Actualidad Figaró, 11 de mayo 2017

La Conselleria d'Agricultura impide el decomiso de animales en un caso de maltrato continuado
FAADA denuncia que por decisión de la Conselleria d’Agricultura de la Generalitat de Catalunya, unos 33 animales quedarán en manos de un maltratador inhabilitado y reincidente en lugar de ser acogidos en santuarios.

El 2 de Enero del año 2015 se decomisaron 9 équidos en Figaró (Cataluña) a un ganadero que, aparte de incumplir la normativa vigente, era conocido en la zona por casos continuados de maltrato animal desde hacía más de 20 años. Al cabo de unas semanas se le retiraron 6 équidos más y se recogieron varios que andaban sin control por caminos y carreteras de las localidades vecinas. En Julio del mismo año, gracias a las numerosas pruebas aportadas por FAADA, el Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació de la Generalitat de Catalunya le imputó cargos por:

  1. Mantener a los animales sin la alimentación necesaria con graves consecuencias (evidentes signos de desnutrición) y en instalaciones inadecuadas desde el punto de vista higiénico sanitario y de bienestar.
  2. Falta de identificación de parte de los animales de la explotación.
  3. Incumplimiento de las campañas de saneamiento ganadero.
  4. Incorrecta gestión de los cadáveres de los animales muertos en la explotación.

Dichas infracciones se resolvieron con el pago de una multa de 8.000 euros y la Inhabilitación para la tenencia de animales por un periodo de 5 años.

A pesar de ser informado de los cargos y las sanciones, a día de hoy el Sr. E.M.C. sigue manteniendo en las mismas condiciones a 3 caballos y unas 30 cabras en su finca sin que ni Ayuntamiento, ni la Generalitat de Catalunya hayan procedido a un nuevo decomiso ni a sancionar estos hechos por reincidencia.

Por ello, tras hacerse pública la resolución, desde FAADA se ha recordado en repetidas ocasiones a las autoridades y administraciones su obligación de hacer cumplir la resolución y evitar así, el sufrimiento de más animales.

Finalmente en 2017, la Conselleria d’Agricultura de la Generalitat de Catalunya aprueba el decomiso y traslado de los animales y pide a  FAADA que encuentre destino para todos ellos. Aunque en toda España los centros de rescates están desbordados, después de meses de búsqueda, la Fundación consigue hallar dos santuarios dispuestos a acoger a los animales sin ningún coste para las administraciones y a mantenerlos de por vida.

El día 8 de mayo 2017 las administraciones y entidades están coordinadas y todo está dispuesto para realizar el decomiso. Pero inesperadamente la misma Conselleria d’Agricultura, que había pedido ayuda a FAADA para reubicar a los animales, decide finalmente anular el decomiso.

¿El motivo? La falta de regularización específica de los santuarios, que debido a su idiosincrasia no pueden ser considerados explotaciones ganaderas (cuyo fin es la cría y el sacrificio de los animales para consumo humano) ni centros de acogida (cuyo objetivo es la adopción de los animales de compañía que permanecen en sus instalaciones). Dependiendo de la zona donde se encuentren los santuarios, estos tienen que cumplir con una serie de requisitos muy dispares entre ellos y que son exigidos desde las consejerías de Agricultura o de Territorio. La falta de una normativa específica por lo tanto, se debe únicamente al nulo interés por parte de la Generalitat para regularizar esta situación.

Desde FAADA denunciamos la falta de compromiso de la Conselleria d’Agricultura por aplicar la ley y su decisión de dejar a los animales a cargo de un maltratador inhabilitado y reincidente en lugar que a unos santuarios dispuestos a cuidar de ellos de por vida.

FAADA pide medidas urgentes para regularizar esta situación y que la Conselleria actúe de oficio como es su obligación.