Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Fes-te'n soci/a

#EndTheCageAge: el caso de las gallinas ponedoras

Actualitat juliol 22, 2019

#EndTheCageAge: el caso de las gallinas ponedoras
¿Aún no has firmado la ECI #EndTheCageAge? Te ofrecemos razones válidas para sumarte a la campaña y para que conozcas las condiciones de vida de las diferentes especies animales que viven enjauladas en Europa. Hoy te hablamos de las gallinas.

La miseria de vivir en jaulas

210 millones de gallinas viven actualmente en las denominadas jaulas «enriquecidas». Estas fueron diseñadas para satisfacer algunas de las necesidades conductuales de las gallinas, pero las deficiencias en la legislación y las restricciones debidas a la falta de espacio vertical y altas densidades de gallinas juntas implican que la conducta natural sigue estando gravemente limitada.

Una gallina en una jaula «enriquecida» no experimenta una vida que merezca la pena vivir. Tiene muy pocas oportunidades de ejercitarse y no puede volar. Se supone que las jaulas vienen provistas de áreas de rascado, pero la legislación no especifica el tamaño que deben tener dichas áreas, lo que implica que con frecuencia son mínimas. Solo esporádicamente se proporciona material de rascado. Si se proporcionara, las condiciones de hacinamiento podrían dar lugar a elevados niveles de polvo. No hay oportunidad de darse un baño de arena y las perchas no pueden estar situadas lo suficientemente altas como para que las gallinas se sientan libres de depredadores. Las perchas mal colocadas también pueden impedir el movimiento o dejar a las gallinas vulnerables a ser picoteadas desde abajo. El hacinamiento inhibe conductas básicas como el aleteo. La restricción severa de la conducta natural puede producir frustración y comportamientos estereotípicos. La falta de ejercicio produce problemas físicos como debilidad ósea.

Jaulas combinadas

Los sistemas de «combinación» o «convertibles» son filas de jaulas de varios niveles que pueden tener las puertas abiertas, creando un sistema de establo en varios niveles, o cerradas, convirtiéndose en un sistema de jaulas.

Los sistemas combinados no son una alternativa adecuada libre de jaulas por los siguientes motivos:

  • Normalmente no hay espacio para rampas que permitan a las aves caminar entre los diferentes niveles con un riesgo mínimo de lesiones.
  • Las aves que se colocan en las perchas corren el riesgo de picotazos en las plumas ya que no son lo suficientemente altas como para mantenerlas alejadas de las aves que están debajo de ellas.
  • El espacio de suelo entre los niveles no es lo suficientemente ancho como para crear una buena área de rascado y baño de arena.
  • El sistema se presta a que las aves puedan estar confinadas en jaulas de forma rutinaria o permanente.
  • La densidad de ocupación es comparable a los sistemas de enjaulado tradicionales en los que las aves están confinadas.
  • El uso de puertas puede llevar a mayores niveles de frustración y a conductas negativas asociadas entre las aves mientras pasan del entorno de la pajarera al confinamiento y viceversa.
  • No hay características ni equipos fundamentales para fomentar la conducta natural como la anidación y el rascado.
  • Los sistemas combinados no son un modo satisfactorio y es improbable que sean certificados por programas de bienestar fiables.

Legislación

Tras una larga campaña de Compassion in World Farming y otras organizaciones de bienestar animal, la prohibición de jaulas vacías entró en vigor en toda la UE en 2012. Sin embargo, la UE aún permite el uso de las denominadas jaulas «enriquecidas». Unos pocos Estados miembros han hecho progresos: las jaulas enriquecidas están prohibidas en Luxemburgo. En Austria su uso ha sido prácticamente erradicado, con una prohibición total que entrará en vigor en 2020; en Alemania las jaulas enriquecidas están prohibidas a partir de 2025 (en casos excepcionales a partir de 2028). Esto significa que alrededor de la mitad de las gallinas ponedoras de la UE viven en jaulas.

Además de los 400 millones de gallinas en granjas comerciales, se estima que en 2013 había 59 millones en grupos más pequeños (de menos de 350 gallinas por granja). Es probable que algunos grupos pequeños de gallinas estén enjaulados y la legislación aplicable a las gallinas ponedoras en granjas comerciales no se aplica a estos grupos más pequeños. Esto implica que sus jaulas pueden estar totalmente vacías y que no existe un tamaño mínimo.

Además de los 210 millones de gallinas adultas en jaulas todos los años, hay muchos millones de pollos y gallinas jóvenes también enjaulados. Su bienestar no está cubierto por legislación específica, lo que implica que también pueden estar en jaulas vacías sin un tamaño mínimo. El número de gallinas jóvenes que están enjauladas no está registrado. Sin embargo, es probable que sea superior a los 100 millones al año.

La actual legislación sobre gallinas ponedoras no cubre:

  • Grupos de menos de 350 gallinas
  • Gallinas jóvenes (antes de que comiencen a poner huevos)
  • Grupos reproductores
  • Otras especies de aves

La Comisión Europea debe garantizar que se aplique una nueva legislación a todas las aves ponedoras, independientemente del tamaño del grupo y de su fase de producción.

Los principales productores comerciales de gallinas ponedoras

  • ESPAÑA - 41 MILLONES
  • POLONIA - 40 MILLONES
  • FRANCIA - 32 MILLONES
  • ITALIA - 21,5 MILLONES
  • REINO UNIDO - 16 MILLONES

 

¿Quieres ayudar a éstos y a muchos animales más? FIRMA ahora la iniciativa ciudadana europea:#ENDTHECAGEAGE

Más información: Compassion in World Farming

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo? Ayúdanos a seguir: HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes: HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter: SUSCRÍBETE AQUÍ