Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Fes-te'n soci/a

El Ayuntamiento de l'Escala permite de nuevo la vulneración de la ley con una suelta de patos

Actualitat Girona, setembre 4, 2007

El Ayuntamiento de l'Escala permite de nuevo la vulneración de la ley con una suelta de patos
A pesar de que la Ley Catalana 22/2003 de Protección de los Animales, ha permitido el dia 2 de Septiembre, un año más, la celebración de la suelta de patos.

A pesar de que la Ley Catalana 22/2003 de Protección de los Animales prohíbe el uso de animales en espectáculos u otras actividades que les puedan ocasionar sufrimiento, o puedan ser objeto de burlas o tratamientos antinaturales, el Ayuntamiento de La Escala, en Gerona, ha permitido el dia 2 de Septiembre, un año más, la celebración de la suelta de patos.

Una actividad en que unos veinte animales fueron soltados en el mar y una multitud de personas se lanzó al agua para atraparlos con los consecuentes golpes y brutalidades hacia ellos y sometiendolos a un considerable estrés durante la persecución y la captura. Los participantes, con nulos conocimientos del manejo correcto de los animales, los cogían bruscamente con el riesgo de herirlos y sometiendo a los animales a un sufrimiento innecesario. Los animales habían permanecido dentro de las jaulas en el camión, bajo el caluroso sol, durante más de 5 horas a la espera de que terminaran las actividades anteriores.

Una muestra más de que el el siglo XXI algunas personas son intelectualmente incapaces de entretenerse y capaces de disfrutar con el maltrato a un ser inofensivo e inocente.

Como decía el político pensador Mahatma Gandhi: "La grandeza y el progreso moral de una nación puede medirse por su forma de tratar a los animales".
L'Escala ha demostrado nuevamente su retraso moral permitiendo este acto cruel a pesar de las numerosas quejas recibidas por parte de entidades de protección de los animales.

FUENTE: ACTYMA