Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Fes-te'n soci/a

Solidaridad ciudadana en el incendio de Cervelló, Vallirana y Torrelles

Actualitat Vallirana-Cervelló, agost 2, 2013

Solidaridad ciudadana en el incendio de Cervelló, Vallirana y Torrelles
El pasado domingo día 28, se inició un grave incendio en los términos municipales de Vallirana, Cervelló y Torrelles que afectó a varios refugios de animales.

 El pasado domingo día 28 por la tarde se inició un incendio a tan solo 500 metros de los refugios de Animals Sense Sostre y La Amistad en el término municipal de Vallirana (Barcelona).  Las personas que se encontraban en el refugio inmediatamente dieron aviso a los bomberos y empezaron a movilizar a voluntarios para desalojar a los animales. El fuego se dirigió hacia el municipio de Cervelló donde se encuentra el santuario de Fundación Altarriba que acoge más de 200 animales en sus instalaciones. A esas horas las redes sociales eran ya  un hervidero de llamamientos de ayuda urgente. La cantidad de gente que se movilizó fue impresionante, llegando a colapsar los caminos de acceso a los refugios, personas con sus transportines y correas, llegados de todas partes y dispuestos a ayudar a rescatar a los animales, desplazarlos con sus vehículos, acogerlos en sus casas, etc…Cabe destacar el esfuerzo que hicieron otros refugios que aun estando saturados, se llevaron cuantos animales pudieron.

Donde se preveía la mayor tragedia, el Santuario de Cervelló, los bomberos y la policía obligaron a trabajadores y voluntarios a abandonar las instalaciones ya que el fuego estaba ya muy cerca del refugio. Lo único que pudieron hacer fue abrir las puertas de todas las jaulas para que los animales que aun quedaban tuvieran la posibilidad de huir ante la llegada del fuego. La situación era de una impotencia y angustia indescriptible. Milagrosamente el fuego no entró al refugio y al día siguiente cuando los trabajadores pudieron acceder comprobaron que la mayoría de animales continuaban en sus jaulas. Decenas de voluntarios se movilizaron de nuevo para ayudar a capturar los perros y gatos que se habían escapado.

 La mayoría de refugios de este país se encuentran a las afueras de las poblaciones, en entornos boscosos, ya que suele ser el único sitio donde los ayuntamientos les dan permiso para que puedan desarrollar la gran labor social que ejercen y que tan menospreciada suele ser por las administraciones. Esto implica que sobretodo en épocas de calor hay un elevado riesgo de que hayan incendios que pongan en peligro los refugios, por lo que es fundamental poder contar con la colaboración y ayuda de los ciudadanos para hacer labores de limpieza de los perímetros de los centros, preparando áreas de seguridad en previsión de posibles incendios.  

Fotografías de la Vanguardia y Cadenaser