English version

Circos

Un Planteamiento Ético

Es obvio que la supervivencia de los animales salvajes está amenazada. Tan obvio, de hecho, que muchos niños lógicamente se desconciertan cuando los ven en los circos.

Los circos con animales siguen mostrándolos como las exhibiciones de monstruos propios del siglo pasado, cuando los humanos no sabíamos hacerlo mejor. Afortunadamente nuestra comprensión del planeta y de los animales con quienes los compartimos ha evolucionado y esta evolución debe reflejarse en todo lo que hacemos.

Resulta increíble, que en el siglo XXI estemos todavía inmersos en este debate ¿Cómo podemos inculcar el respeto hacia la naturaleza, cuando mostramos a los niños animales salvajes alejados de su medio y permanentemente confinados en pequeños recintos? ¿Cómo pretendemos educarles acerca de los animales si no se les permite comportarse normalmente, y se les fuerza unas posturas antinaturales? ¿Cómo podemos hablar de protección, cuando estos espectáculos muestran como normal tratar a los animales como objetos, sin que tengan opción alguna a la libertad?

Antropomorfismo y Antropocentrismo

El circo es el paradigma del antropomorfismo. A menudo a los animales se les disfraza o se les fuerza a adoptar posturas propias de personas, todo mientras son sometidos al abrumador dominio humano. Esta paradoja simplemente muestra cuán imposibilitado está el animal de mostrar su verdadera naturaleza.

No presentamos a los animales, sino que les disfrazamos, le caricaturizamos, les ridiculizamos, les subyugamos, y les transformamos en, como les llama la industria del circo, “animales artistas”, como si fueran especies diferentes. Los animales deben ser considerados seres con un valor intrínseco, con sus propias naturalezas y comportamientos que merecen de por sí nuestro respeto y admiración.

Los Animales

Basándose en numerosos estudios científicos y de comportamiento animal, el Tratado Europeo de Ámsterdam de 1997 reconoció a los animales como seres sintientes; capaces de sentir y sufrir

La Organización Mundial de Sanidad Animal adoptó en el año 2004 las llamadas “Cinco Libertades”, que durante muchos años han dominado toda discusión sobre el bienestar animal en Europa y que reconocen que los animales tienen unos requisitos inherentes. Estas 5 necesidades, se han identificado como la provisión de:

(1) un ambiente apropiado,

(2) una dieta adecuada,

(3)oportunidades para expresar comportamientos naturales,

(4) protección del miedo y los estados angustiosos y

(5) protección del dolor, daños o enfermedades.

La evidencia científica recopilada al largo de los años muestra que el impacto de los circos sobre el bienestar animal es grave y potencialmente debilitante. Los problemas que pueden surgir incluyen respuestas fisiológicas al estrés, sufrimiento mental y físico, aparición de comportamientos anormales, riesgos a la salud por una higiene y dietas inadecuadas.

La naturaleza itinerante de los circos les imposibilita de reproducir, ni mínimamente los complejos hábitats y grupos sociales naturales de los animales. Los animales salvajes requieren un cuidado y unos conocimientos muy especializados que los circos, ni aún con las mejores intenciones, no pueden satisfacer.

Los zoólogos y expertos a quienes el Ayuntamiento de Viena encargaron el estudio “Pautas para la Manutención de animales salvajes en los circos” concluyeron que “los circos no puede proporcionar los entornos específicos requeridos para cada especie animal”.

Ambiente Apropiado

Durante la mayor parte de sus vidas, los animales de circo son alojados en remolques de camión, pequeñas jaulas o cercados electrificados, no sólo durante el transporte, sino de manera permanente.

Sin ningún tipo de enriquecimiento ambiental que estimule sus comportamientos naturales, a menudo sin ni tan siquiera paja donde tumbarse, los animales pasan en estas instalaciones toda su vida.

El ambiente ofrecido a los animales debe ser coherente con los requisitos de la especie ya sea ofreciéndoles protección de las inclemencias meteorológicas como sombra, refugio, temperatura, como substrato apropiado para aquellos animales que cavan, estructuras para aquellos de escalan, etc.

El transporte de animales debe ser apropiado para su especie, sin embargo, los remolques utilizados son incapaces de ofrecer a los animales un mínimo de confort y el transporte en sí suele resultar muy estresante para los animales.

En la gran mayoría de los casos, la libertad de movimiento de los animales es severamente limitada. Cuando los animales se inmovilizan con cadenas, incluso los gestos más básicos como tumbarse, andar o socializar les son impedidos.

Dieta Adecuada

Una dieta adecuada consiste, no tan sólo en suministrar una alimentación nutricionalmente equilibrada y parecida a su dieta en su estado salvaje, en una frecuencia apropiada, y facilitar el acceso a agua potable, sino también suministrar la comida de manera que estimule sus comportamientos naturales.

Protección del Miedo y los Estados Angustiosos

Pocos alojamientos de circo toman en consideración factores de los comportamientos naturales de las especies que pueden afectar psicológicamente a los animales. Si son de especies tímidas, asustadizas, solitarias y nocturnas, no deben estar constantemente a la vista de los visitantes sin lugar dónde esconderse. Los animales que en la naturaleza viven en manadas y para los que la compañía de otros de su especie es tan importante, no deben mantenerse en aislamiento, de la misma manera que los animales solitarios no deberían mantener en grupos. Asimismo, debería evitarse alojar animales de especies depredadoras junto a especies presa en proximidad física u olfativa ya que les puede provocar estrés a ambas.

La falta de espacio para desarrollar sus comportamientos naturales como huir y la inexistencia de refugios donde esconderse y refugiarse son algunos factores más que comprometen el bienestar de los animales utilizados en los circos.

El aspecto nomádico de los circos tiene consecuencias extremadamente dañinas para los animales

  • El frecuente transporte, cargas y descargas pueden provocar miedo y estrés a los animales.
  • El cambio de ubicación constante no les permite establecer un “terreno propio”, provocándoles una sensación de inseguridad.
  • La incapacidad de adaptarse a un medio constantemente cambiante y distinto a aquél para el que han nacido adaptados (p.e. el clima, los olores, los ruidos).

Protección del Dolor, Daños o Enfermedades

Los animales salvajes requieren unos cuidados y unos conocimientos veterinarios y etológicos muy especializados y costosos que los circos difícilmente pueden ofrecerles.

Muchas de las posturas antinaturales que se fuerza a los animales a adoptar, suelen implicarles graves daños físicos ya que requieren de una constante presión o sobreesfuerzo de alguna parte de su cuerpo.

Las muertes prematuras de animales son frecuentes en los circos a menudo debido a dietas inapropiadas, falta de ejercicio y al estrés, que también puede provocarles úlceras gástricas o incluso la muerte por paradas cardíacas. Son frecuentes también en los circos las muertes por golpes de calor y deshidratación. Los animales enfermos raramente son visitados por veterinarios, y aún menos especializados.

Los métodos de adiestramiento suelen implicar violencia, tanto física como verbal, para someter a los animales a los deseos de los domadores.

Cuando a los elefantes, animales de varias toneladas de peso, se les obliga a hacer el pino, sentarse, arrodillarse o levantarse sobre las patas delanteras, además de poder provocarles desgaste prematuro y desgarro de las articulaciones y tendones, daños en los discos intervertebrales, cojera, llevar a desórdenes motores en las articulaciones del codo y la rodilla y roturas en las uñas, estas posturas pueden oprimir ciertos órganos como los intestinos, la vejiga o el útero pudiendo causar necrosis o incluso la muerte. Asimismo, muchos elefantes en cautividad tienen carencia de vitaminas y de minerales.

Oportunidades para Expresar Comportamientos Naturales

Cada animal necesita desarrollar la gama de comportamientos específicos de su especie, como son los sociales, los antagónicos, los maternales, los relativos a la alimentación, los sexuales, los locomotores y los territoriales. Son sus instintos inherentes.

La pérdida de control sobre los estímulos externos y la privación de las necesidades básicas que implican las condiciones de vida y entrenamiento de los animales de circo, les imponen una frustración y un estrés que puede llevarles a la neurosis y que se reflejan a través de comportamientos apáticos, anormales, neuróticos y estereotipados, e incluso la automutilación.

Las estereotipias, definidas como “ la repetición de los mismos actos sin ninguna razón o propósito aparente” son manifestaciones del fracaso de adaptación al medio. Estos comportamientos anormales que no se observan en la naturaleza indican una angustia mental crónica y demuestran que su entorno no es el apropiado.

Las estereotipias ocurren para compensar:

  • La ausencia de estímulos externos
  • La imposibilidad de mantener una distancia necesaria cuando se enfrentan a amenazas externas (el entorno constantemente cambiado, olores, visión, sonidos, vibraciones, etc.)
  • La imposibilidad de acechar, atacar, y capturar a su víctima
  • La imposibilidad de responder con la lucha o con el vuelo
  • La imposibilidad de acceder a un área, a un objeto, o a un individuo de la misma especie.

Las perturbadoras estereotipias pueden surgir como una deambulación repetitiva (sobre todo en los felinos), un constante balanceo de la cabeza (elefantes, osos, etc.) o un exceso de limpieza (en primates).

El enriquecimiento ambiental se utiliza en algunos centros de cautiverio para evitar estos comportamientos anormales procurando un mínimo bienestar animal y modificando su entorno físico, social y psicológico. Éstas medidas incluyen mejoras en los recintos, favorecer la curiosidad del animal, estimular la búsqueda de comida, etc. Sin embargo los métodos de enriquecimiento ambiental suelen ser inexistentes en los circos.

Alternativas

Numerosos aspectos del estilo de vida de los circos plantean a los animales salvajes una variedad de retos sociales, físicos, psicológicos y ambientales que tienen un impacto negativo en su bienestar. En los circos, las necesidades básicas de los animales se ven comprometidas, y no se les puede ofrecer unos mínimos estándares de bienestar.

Afirmar que el circo no sería nada sin el uso de animales salvajes, resta mérito a las artes circenses como acrobacias, equilibrismos, malabarismos, payasos, contorsionismos, y demás. Hoy en día existen innumerables alternativas al uso de animales en los espectáculos. Son numerosos los circos que no utilizan animales y llenan sus carpas de público.

¿Qué puedes hacer tú?

* Asistir sólo a los circos que no incluyen animales en sus espectáculos.
* Promueve que tu municipio se declare ciudad libre de los circos con animales.
* Si vas a la escuela, solicita a alguna asociación de protección animal que venga a dar una charla sobre el tema.
* Informa a tus amigos y familiares de esta triste realidad.

  • Experimentación animal
  • Peletería
  • Fiestas populares
  • Zoológicos
  • Animales de granja
  • Turismo Responsable
  • Animales de Compañía
  • Caza
  • Exóticos
  • Delfinarios

Explotación animal

Animales de Consumo Circos Peletería Turismo Responsable Responsable Experimentación Animal Animales de Compañía Zoos Caza Delfinarios Exóticos Fiestas Populares

Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Medio Ambiente y Medio rural y marino con el número 1/2004.
La Fundación FAADA, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales es una entidad sin ánimo de lucro para la protección de los animales.

Telf. 902 222 341 / 93 624 55 38 - Fax. 93 463 96 33 faada en Facebook El Canal de FAADA en Youtube FAADA en Twitter FAADA en Flickr

Política de Privacidad - Acerca de esta web