English version

Piscifactorías

Acuicultura: La Otra Cría Intensiva

España es el país Europeo con mayor consumo de pescado y también uno de los mayores productores de pescado de piscifactoría.

A nivel mundial se crían de este modo más de 160 especies de pescado y marisco cómo salmón, trucha, bacalao, mero, gamba y camarón. En España se producen  truchas, doradas, lubinas, rodaballos y se está desarrollado la producción de lenguado, besugo y pulpo entre otras especies. En el Reino Unido, la acuicultura representa la segunda área más grande de producción animal después de la cría de pollos, con 70 millones de peces criados de este modo al año.

La piscifactoría es el sector alimentario más rápidamente creciente; se ha doblado la producción desde 1987 y en el 2040 la demanda de pescado global se habrá vuelto a doblar. En 2001, casi el 30% del pescado y marisco consumido provenía de piscifactorías, aunque se estima que esta cifra se multiplicará por 7 en los próximos 25 años para mantener el consumo mundial de pescado.

El etiquetaje del pescado vendido en la UE debe, obligatoriamente desde 2003, indicar el origen, la especie y la zona de captura. Pero en ocasiones, algunas etiquetas son engañosas o pueden llevar a confusión indicando "cultivado en las aguas frescas de los lagos de…" omitiendo que esta agua ha sido bombeada a los tanques de cemento de una piscifactoría.

La presencia de receptores benzodicizepinos, bradiquimices, endorfinas y nociceptores en los peces, indican que sienten tanto ansiedad como dolor.

Esta nueva industria conlleva una serie de amenazas tanto para el bienestar de los animales como para el medio ambiente y la salud de quienes los consumen.

Implicaciones para el bienestar animal

La cría de muchas especies suele ser altamente intensiva alojando a los animales en densidades excesivamente altas. Los animales de piscifactoría sufren comportamientos anormales, heridas, deformidades, enfermedades y elevados índices de mortalidad. Hacinados en las jaulas de mar, los peces suelen nadar forzadamente en círculos constantemente, de manera que sus aletas y colas se gastan, deforman y dañan frotando contra los laterales de las jaulas o contra los otros peces, a veces partiéndose por la mitad. Son frecuentes por eso las deformidades, como las jorobas del salmón noruego que presentan la espalda curvada. En días bochornosos, se les puede observar jadeando para respirar.

Diversos de los procesos habituales en estas instalaciones, implican un manejo muy estresante para los animales y les acarrean  problemas de bienestar:

  1. La extracción de los huevos de las hembras y la recolecta de esperma de los machos. Los juveniles se producen de huevos extraídos de las hembras manualmente y fertilizados artificialmente.
  2. La separación de los ejemplares por tamaño para evitar que los más grandes ataquen o devoren a los más pequeños, especialmente en especies carnívoras. El método consiste en bombear a los animales entre tanques o capturarlos con redes y filtrarlos a través de unas rejas entre las que caen dependiendo del tamaño. Esto se hace 2 o 3 veces por ciclo.

  1. El transporte. Los animales pueden ser transportados diversas ocasiones; a las jaulas en el mar desde los tanques de agua dulce, o en el momento del sacrificio. Se transportan a las jaulas en camiones, helicópteros o barcos; estos movimientos pueden ser aterradores para los animales. Cuando las jaulas situadas a gran profundidad son izadas a la superficie provocan a los animales dificultades de adaptación al brusco cambio de presión, resultando en animales extremadamente exhaustos y nerviosos.
  2. El sacrificio. Antes de éste, se priva a los peces de comida durante una o más semanas (cuando hasta entonces han estado acostumbrados a comer con frecuencia y abundancia) para vaciar sus tripas y minimizar el riesgo de que la carne se contamine cuando se limpian. Los métodos de sacrificio más frecuentes son la asfixia en aire o hielo, provocando un sufrimiento atroz a los animales. El efecto refrigerante del hielo alarga el tiempo que tarda un pez en perder la conciencia, por lo que pueden sufrir durante unos 15 minutos después de ser sacados del agua. Antes de cortrales las agallas para que se desangren, le les puede aturdir en un baño de agua saturada con dióxido de carbono  (en el que tardan 30 segundos para paralizarse pero entre 4 y 9 minutos en perder la conciencia) o  darles una descarga en la cabeza.

Muchas especies se crían durante las primeras fases en tanques en tierra firme y luego se traspasan a cercados en el mar, aunque otras pueden alojarse en canales alimentados de agua de río o en estanques cavados en la tierra durante toda su vida. A menudo se manipula la luz, la temperatura del agua, los regímenes alimentarios y la selección de razas para aumentar la producción. Los piensos actuales buscan crecimientos rápidos y costes no muy elevados.

Enfermedades y Sustancias Tóxicas

El estrés sufrido por los animales a causa del hacinamiento, la incapacidad de adaptarse al cautiverio y el manejo, les hace más susceptibles a las enfermedades. Los niveles de mortalidad en las piscifactorías son alarmantemente altos. Tan sólo en las últimas fases cuando ya están en jaulas de mar, la mortalidad es de entre el 10 y el 30%.

El uso de antibióticos es habitual y supone problemas como que al abandonarse el tratamiento reaparece la enfermedad, la creación de cepas resistentes al antibiótico y como los peces no deben tomar ningún medicamento durante unos días antes de comercializarse, en este período pueden volver a coger la enfermedad y morir.

También es frecuente el uso de vacunas para evitar la aparición de bacterias, como la lactococosis, una enfermedad de mamíferos que se ha extendido entre las truchas de países mediterráneos y que se produce cuando la temperatura del agua supera los 16 grados, algo habitual en verano y especialmente en las piscifactorías. Los animales afectados de esta enfermedad sufren una meningitis muy aguda que hace que los ojos se les salgan de las órbitas por la presión cerebral y les afecta la vejiga natatoria impidiéndoles sumergirse. Los peces se suelen vacunar utilizando una pistola, por equipos capaces de inyectar a 40,000 peces al día, que previamente han sido anestesiados en una bañera.

La infestación de piojos de mar es un grave problema en la acuicultura intensiva, especialmente en los salmones. Estos pequeños crustáceos se alimentan del animal huésped hasta, en ocasiones, dejar el hueso visible. Los tratamientos utilizados actualmente implican el uso de fuertes toxinas irritantes que se administran en el agua, o en la comida, con las posibles repercusiones ambientales que pueda suponer. Otro método implica el uso de un pez "limpiador" que come los piojos del cuerpo de los salmones. Sin embargo, muchos de estos limpiadores mueren de hambre, comidos por los salmones, del estrés de la captura y el transporte, o de ataques, implicando otro problema de bienestar.

Los ojos de los peces son especialmente sensibles y en granjas intensivas es frecuente encontrar animales con cataratas que pueden ser tan graves que provocan hemorragias en las córneas y ceguera.

Biotecnología y Peces Genéticamente Modificados

El uso de peces genéticamente modificados o transgénicos, ha aumentado preocupantemente en los últimos años.

La biotecnología se utiliza ampliamente para producir peces con cromosomas manipulados a través de una técnica que somete a los huevos recién fertilizados a un impacto de calor o presión. El resultado es un pez estéril con una madurez sexual retrasada, lo cual aumenta la eficacia de convertir el alimento en carne pero reduce la calidad de ésta. Este proceso se usa regularmente junto a técnica que provoca que todos los peces sean hembras a través de la inversión del sexo. Esto se consigue ofreciendo hormonas masculinas a las hembras jóvenes, para que se conviertan en "machos" y utilizando su esperma para producir sólo peces hembra que maduran más tarde.

A menudo se inserta a los animales hormonas de crecimiento para que crezcan más rápidamente llegando a un tamaño comerciable a una edad más temprana. Se han desarrollado salmones con hormonas de crecimiento que llegan a alcanzar 13 veces su tamaño normal. En muchos casos, la estimulación endocrina puede conducir a niveles patológicos.

Estos procedimientos también conllevan problemas de salud y bienestar como deformidades vertebrales, dificultades respiratorias, bajos niveles de hemoglobina en la sangre, anemia, y elevados niveles de mortalidad. Por ejemplo, en ciertos experimentos con salmones inyectados con hormonas de crecimiento, sus cráneos crecieron anormalmente conllevando problemas para respirar y alimentarse.

Los genes utilizados en la ingeniería genética provienen tanto de otras especies de animales como otros peces, gallinas, vacas, ratas, insectos o incluso humanos, como pueden ser genes anticongelantes para tolerancia al frío, hormonas de crecimiento, para resistencia a las enfermedades o para aumentar la tolerancia a bajos niveles de oxigeno. También se utiliza la ingeniería genética para conseguir "fármacos" en los peces.

La inserción de genes puede alterar las reacciones químicas y las funciones de las células, induciendo cambios en el comportamiento, inestabilidad y la creación de sustancias nuevas en el pez (como nuevas toxinas o alérgenos o cambios en el valor nutritivo). Suelen afectarse otros genes del pez que no son los deseados, resultando en efectos negativos como disminución de la capacidad de nadar, de los ritmos de alimentación, o efectos en estructura muscular, producción de enzimas, longevidad, comportamiento, morfología craneal e irrigación de las agallas.

Las técnicas de modificación genética normalmente implican la inserción de ADN en el genoma del pez, lo cual puede alterar su sistema estrictamente controlado. Cualquier cambio al ADN de un organismo puede tener efectos difíciles de prever o controlar. Por ejemplo, en un pez GM podría modificarse una proteína pudiendo provocar reacciones alérgicas.

Implicaciones para la Salud Humana

El uso de antibióticos, pesticidas y cloro es frecuente y el de vacunas rutinario, para tratar brotes de enfermedades que aparecen y se propagan fácilmente en estas condiciones. Estas sustancias permanecen en la carne como residuos. Como los peces de granja se alimentan con piensos y aceites obtenidos de peces salvajes de capturas industriales, pueden contener PCBs (causantes de cáncer y riesgos de neurodesarrollo en fetos), dioxinas, mercurio y otros contaminantes marinos, se ha llegado a encontrar DDT en truchas de granja de Dinamarca.

Asimismo, cuando la calidad del agua es pobre aparece una sustancia que produce una bacteria y que puede encontrarse luego en la carne de los peces.

Se utilizan frecuentemente tintes para modificar el color de la carne de especies como salmones y truchas. Las concentraciones permitidas de estos tintes fueron reducidas por la UE en el 2002 por estar relacionados con daños a las retinas de humanos.

Los peces de granja pueden contener hasta 17 veces más grasa que sus homólogos salvajes y se puede encontrar en ellos 17 veces más PCBs (policlorobifenilos).

Aunque el suministro de ciertas sustancias a los peces de piscifactoría ha sido prohibido, a menudo se encuentran trazas en peces analizados rutinariamente (como por ejemplo fungicidas).

Implicaciones para el Medio Ambiente

Las sustancias químicas utilizadas para controlar los parásitos y las enfermedades, el pienso que se les suministra, los animales que escapan, los animales genéticamente modificados, teñidos y modificados sexualmente, y los deshechos, contaminan el medio ambiente suponiendo un peligro para el planeta.

La mayoría de las operaciones de piscifactoría son extremadamente ineficaces y requieren más proteína en forma de pienso de la que resulta en el "producto" final. La cría de especies carnívoras (como el salmón, la trucha, el mero y el bacalao) suponen una presión sobre las reservas de peces salvajes ya que éstos deben ser capturados para alimentar a los peces de la piscifactoría en forma de pienso. Se necesitan entre 3 y 5 toneladas de pescado salvaje para alimentar a una tonelada de pescado de granja, y las poblaciones de estas especies estan mermando.

Son muy frecuentes las huidas de peces de las granjas ya sea provocadas por accidentes humanos, condiciones climáticas o porque sus depredadores rompen las redes. Entre 1992 y 1996 escaparon de granjas de salmones Noruegas una media de 1,3 millones de animales anuales. Estas fugas pueden resultar en: 

  • Contaminación genética cuando los individuos de granja se reproducen con salvajes, afectando la supervivencia de las poblaciones salvajes al alterar sus reservas genéticas. Los peces de granja son genéticamente muy uniformes, criados para adaptarse a las necesidades de la industria con características como crecimiento rápido o alta tolerancia a las condiciones de hacinamiento de las piscifactorías. Las poblaciones salvajes, por el contrario, son genéticamente diversas y significantemente adaptadas a las condiciones específicas de su hábitat y un cambio en su genética puede reducir su capacidad de adaptarse y sobrevivir.
  • Transmisión de enfermedades y parásitos entre los animales que escapan y los salvajes. Las poblaciones de salmón salvaje han sido drásticamente reducidas en zonas con gran número de granjas, hasta el punto de que las capturas de salmón escapado son 7 veces mayores que las de salmón salvaje.

 

Problemas con las fugas de animales modificados genéticamente:

En el caso de la fuga de peces genéticamente modificados (GM) de las granjas el potencial de alteraciones el ecosistema aumenta y puedan llegar a desplazar las poblaciones nativas de peces, alterar las cadenas tróficas, etc.:

1- Debido a su mayor tamaño, su artificial tolerancia al frío o sus ciclos reproductores más rápidos, los peces GM pueden tener una ventaja reproductora sobre los salvajes. Estas ventajas pueden implicar otras desventajas como una mayor mortalidad de las crías, llevando, a la larga, a la posible desaparición de tanto las especies salvajes como las GM.

2- Competencia por comida. Como los GM con hormonas de crecimiento comerían más cantidad, o en épocas del año inusuales (ya que maduran más rápidamente que los salvajes), estas pautas alimentarias alteradas podrían implicar considerables interrupciones en los ecosistemas acuáticos.

3- El hecho de conseguir peces más tolerantes al frío a través de la modificación genética, puede permitir aumentar la extensión geográfica de ciertas especies, implicando una posible invasión en un nuevo ecosistema y la alteración de su equilibrio.

4- La esterilización de los peces de granja no es 100% eficaz y no puede evitar el cruce entre animales de piscifactoría y salvajes. Aunque no se reprodujeran, los fugas de peces GM estériles podrían tener un impacto considerable en las poblaciones salvajes a través de la propagación de enfermedades y competición por el hábitat.

Es muy difícil evaluar el impacto medioambiental total que pueda tener un pez GM en sus interacciones con miembros de otras especies y el medio ambiente. Como los sistemas ecológicos son tan complejos y desconocidos, es necesario tomar precauciones para evitar fugas de peces GM ya que las consecuencias medioambientales pueden ser devastadoras y completamente inesperadas.

Enormes cantidades de peces concentrados en un sitio y sin escapatoria, ofrecen a algunos animales salvajes (algunas aves, focas, visones y nutrias) una atracción irresistible. Algunos criadores matan a los depredadores como en Escocia, donde cada año se matan unas 3,500 focas por este motivo.

Pescado Ecológico y otros métodos de cría extensiva

Aunque la acuicultura ecológica ofrece una alternativa menos intensiva, tampoco es una solución viable. Aunque no utilice tantas sustancias químicas, siguen existiendo problemas de bienestar como permitir el uso de peces "limpiadores" o los baños de peróxido de hidrógeno para tratar los problemas de piojos de mar o mantener a los animales en un estado de inanición prolongado antes del sacrificio. También puede afectar al medio ambiente echando vertidos al mar y alimentando a los peces con otros capturados de su estado salvaje.

Otro método extensivo implica la suelta de salmones juveniles en su ambiente, dónde tienen una dieta natural. Cuando maduran, vuelven al río donde fueron liberados y son capturados. El potencial de esta actividad de perjudicar las poblaciones salvajes si se reproducen con éstas debería ser estudiada antes de llevarse a cabo.

Especies más utilizadas

Salmón Atlántico. Mundialmente se produce un millón de toneladas de salmón atlántico al año, sobretodo en Noruega, Chile y el Reino Unido.
En condiciones salvajes, la hembra del salmón escoge un lecho de agua dulce, cava un nido con su cola y deposita los huevos, que uno o más machos fertilizarán. Los peces pueden pasar años en las aguas dulces y cuando se trasladan a aguas saladas, experimentan una serie de cambios físicos que les permiten sobrevivir. Tras pasar hasta un máximo de 7 años en el océano y viajar miles de kilómetros - en solitario- vuelven al punto de origen de agua dulce para desovar.

Trucha. La trucha se produce en piscifactorías sobretodo en Francia, Italia, Dinamarca y el Reino Unido.

Bacalao Atlántico. Escocia y Noruega producen bacalao, tan sólo en Noruega se producen 10,000 toneladas al año. Es la especie más amenazada por la sobrepesca.
El método de cría utilizado consiste en emparejar animales de granja con machos capturados de su estado salvaje para que pongan sus huevos naturalmente, aunque a veces puede utilizarse luz artificial para provocar que desoven todo el año.
La dieta aceitosa suministrada al bacalao les provoca hinchazón del hígado y deformidades.

Mero Atlántico. Se está empezando a producir en Noruega, Islandia y Escocia.
Como los meros prefieren aguas mansas, la dispersión de residuos es un problema.

Lubina y peces de la familia de los Espáridos (Pargo y Dorada). Se crían en Grecia (60,000 toneladas, el 60% de la producción europea), Turquía, Italia, España, Francia, Portugal, Chipre, Malta e Israel.
Atún. Se produce principalmente en España, Croacia, Italia y Malta. Los atunes se capturan de su estado salvaje cercados en redes y arrastrados a la costa donde se acorralan en cercados y engordan suministrándoles una dieta rica en aceites. Se capturan así decenas de miles de toneladas de la especie bluefin, que se encuentra en grave peligro de extinción.
Rodaballo. Producido en Francia, España, Irlanda y Escocia, son muy susceptibles a infecciones.
Gambas y camarones. Se producen en Tailandia, Indonesia, Filipinas, China y Latinoamérica más de 1 millón de toneladas. Se capturan las crías de la naturaleza y se crían intensivamente en estanques cercanos a la costa donde se les suministra una dieta carnívora de proteína de pescado.
Tailandia ha perdido en 6 años el 17% de su bosque de manglares para la construcción de granjas de gambas. Por cada cría capturada para abastecer las granjas, se capturan otros 1,000 organismos.

 

¿Qué puedes hacer tú?

* Si comes carne y productos animales, una vez informado de la consecuencia de su cría sobre los animales y el medio ambiente, puedes procurar reducir su consumo y decidirte, poco a poco a seguir una dieta vegetariana o vegana. Es beneficioso también para tu salud

  • Experimentación animal
  • Peletería
  • Fiestas populares
  • Zoológicos
  • Animales de granja
  • Circos
  • Turismo Responsable
  • Animales de Compañía
  • Caza
  • Exóticos
  • Delfinarios

Explotación animal

Animales de Consumo Circos Peletería Turismo Responsable Responsable Experimentación Animal Animales de Compañía Zoos Caza Delfinarios Exóticos Fiestas Populares

Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Medio Ambiente y Medio rural y marino con el número 1/2004.
La Fundación FAADA, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales es una entidad sin ánimo de lucro para la protección de los animales.

Telf. 902 222 341 / 93 624 55 38 - Fax. 93 463 96 33 faada en Facebook El Canal de FAADA en Youtube FAADA en Twitter FAADA en Flickr

Política de Privacidad - Acerca de esta web