English version

Peletería

Los abrigos y otros productos que contienen pieles, se producen a través del sufrimiento y la muerte de millones de animales al año. Para satisfacer esta demanda, muchos animales han sido criados y sacrificados brutalmente, condenados por haber nacido con un precioso pelaje y para productos que nadie necesita.

Cada año se crían y se matan más de 75 millones de animales por la moda. Se crían en cautividad de manera intensiva y sin ningún respeto por sus necesidades. No solo la muerte de estos animales es inaceptable, sino que sufren numerosas anormalidades físicas y de comportamiento inducidas por el estrés de las condiciones en que viven enjaulados.

En Europa se producen un 70% de las pieles, sobretodo en Finlandia, Dinamarca y Holanda. En España, hay unas 70 explotaciones peleteras, especialmente de visones.

Existen numerosas alternativas de tejidos sintéticos que protegen tanto o más de las bajas temperaturas, son más ligeros, su producción menos contaminante y, sobretodo, no implican la muerte de animales.

Para fabricar un abrigo de piel se matan:
12-15 linces
10-15 lobos o coyotes
15-20 zorros
60-80 visones
27-30 mapaches
10-12 castores
60-100 chinchillas

 

Piel salvaje

Cada año se atrapan de sus hábitats naturales millones de animales como coyotes, zorros, lobos, mapaches, hámsters, ardillas, martas, tejones y focas. Tan sólo en los EEUU se atrapan 4 millones de animales aunque Canadá y Rusia son los principales países donde se hace.

Las trampas provocan a los animales una agonía indescriptible destrozando sus huesos, cortando tendones, rasgando sus carnes, rompiendo sus nervios. Desesperados por el miedo y el dolor atroz, los animales luchan aferradamente para escapar: se sacuden y pasan horas Intentando morder el hierro de las trampas para liberarse llegando a perder dientes y herirse las mandíbulas en el proceso. Algunos animales llegan incluso a roerse las patas durante días y desgarrárselas para liberarse. Mientras no llegan los tramperos, que pueden tardar días en ir a recuperar sus víctimas, los animales pueden morir de deshidratación, pérdida de sangre, gangrena, hipotermia o caer víctimas de depredadores.

 

Si los animales siguen vivos cuando el trampero revisa las trampas, éste los remata haciendo lo posible para no dañar su piel. Los métodos utilizados para esto son brutales, los tramperos pueden partirles el cuello o la columna, golpearles la cabeza o morro con palos, martillos o palas, pisotearles sobre la zona del corazón, la caja torácica o el cuello asfixiándolos lentamente, ahogarles, dispararles, etc. En ocasiones inmovilizan a los animales introduciéndoles un palo largo en la boca, hiriéndolos gravemente.

Existen diversos tipos de trampa. La leghold consiste en una mandíbula de acero que atrapa a los animales por las patas -aunque no siempre es así ya que pueden quedar atrapados por la cabeza, el tronco, etc. Otras trampas consisten en lazos corredizos que estrangulan a la víctima cuando intenta escapar estirando. Algunas las trampas se colocan bajo el agua para capturar los animales semi-acuáticos que mueren luego ahogados. Las jaulas trampa también son utilizadas, aunque menos frecuentemente.

Al no ser selectivas, las trampas capturan a miles de animales no deseados. Por cada animal deseado, se atrapan unos 10 animales "accidentales". Estos pueden ser águilas, patos, ardillas, e incluso animales de compañía. Además de no poder escoger qué especie se atrapa, las trampas tienden a capturar a los animales más sanos y jóvenes, ya que son más activos. Es más, el comercio de pieles salvajes ha llevado al declive de numerosas especies e incluso a la extinción y exterminación de otras.

Aunque la Convención de Washington prohibe la comercialización de pieles de ciertas especies como el guepardo, el tigre, el jaguar y los leopardos, se pueden otorgar licencias excepcionales.

Piel de granja

El público ha sido engañado a creer que las pieles provenientes de “granja” son más éticamente aceptables que las de animales capturados de su estado salvaje. Sin embargo, los animales en estas instalaciones de cría masiva e intensiva, sufren durante meses y años cruelmente hacinados en pequeñas jaulas metálicas sin ningún tipo de enriquecimiento ambiental y sin poder llevar a cabo sus actividades más naturales.

El 85% de las pieles provienen de granjas; 45 millones de animales cada año. Las principales especies criadas en granjas son los visones y los zorros árticos, aunque también se crían así zorros rojos, perros mapache, martas cibelinas, coipús, chinchillas y conejos. Más de la mitad de los visones se crían en Escandinavia donde hay 10,000 granjas peleteras.

Fotos: Norwegian Animal Protection Alliance. Dyrevernalliansen.

Una típica explotación peletera consiste en hileras de cobertizos abiertos por los lados con largas filas de pequeñas jaulas metálicas elevadas. Una jaula de visón mide 70 x 40 x 45 cm y una jaula con dos zorros árticos mediría poco más de un metro cuadrado; medidas pensadas más para la longitud de un brazo humano que en las necesidades biológicas de los animales. En su estado salvaje, el territorio de un visón sería de hasta 4 km de longitud y el del zorro ártico de 15,000 acres. En estas jaulas los animales tienen un espacio limitadísimo para moverse.

Los suelos son de rejilla para que los excrementos caigan directamente al suelo ahorrándose retirarlos frecuentemente. Los pies de estos animales no están adaptados a apoyarse en un suelo de reja metálica lo que les ocasiona lesiones y una constante sensación de inseguridad. El agudo sentido del olfato de estos animales se ve afectado por el fuerte hedor de sus excrementos y orina y los de los otros animales en la jaula.

Se alimenta a los animales con una papilla que se coloca en la parte superior de la jaula para que vaya cayendo a través de la rejilla, y que, a menudo, les provoca diarreas y otras alteraciones digestivas. El agua se les suministra por tetinas y mangueras.

En estas granjas las enfermedades son numerosas y se propagan rápidamente.

Comportamientos anormales

Las especies más frecuentemente utilizadas, el visón y el zorro, son especies que necesitan grandes espacios para desarrollar su vida normal. De carácter curioso e inquieto, su arma para protegerse de los depredadores, en la naturaleza pasan la mayor parte del día en movimiento, explorando el entorno y buscando alimento. Visones y zorros son carnívoros depredadores altamente inteligentes.

En las explotaciones, las jaulas se ubican una al lado de otra y los animales pueden verse entre sí. Esta condición es especialmente estresante para especies solitarias, como el visón, o especies con complejas jerarquías sociales, como los zorros. Los visones son animales semi-acuáticos pero en las granjas no tienen acceso a agua para nadar.

A pesar de llevar generaciones siendo reproducidos en cautividad, los animales mantienen sus instintos de conducta que, en las condiciones de cría intensiva, no pueden desarrollar. El hacinamiento intensivo imposibilita actividades naturales para los animales como correr, nadar, escalar, cavar o recorrer largas distancias.

Estos animales muestran signos claro de estrés a causa de su aburrimiento, frustración y privación en un ambiente biológica y socialmente inapropiado al que son incapaces de adaptarse. Este estrés se manifiesta llevando a cabo comportamientos estereotipados, realizados repetitiva y obsesivamente sin finalidad aparente, e incluso automutilándose. Pueden mostrar apatía, morderse la cola, morder los barrotes de la jaula, practicar canibalismo con otros animales en sus jaulas, mostrar agresividad entre ellos, moverse de un lado a otro siguiendo la misma ruta incesantemente ... También puede resultar en infanticidio y en ataques a las propias crías.

Los zorros son especialmente inadecuados para ser criados en jaulas. Son extremadamente temerosos de los humanos, ante su presencia tiemblan, defecan y se acurrucan en sus jaulas como pueden porque no disponen de madrigueras ni nidos donde resguardarse por miedo, timidez ni de las incleméncias climáticas.

En ocasiones, algunos animales pueden escapar suponiendo un grave peligro para la fauna autóctona y el hábitat local.

La cría y la modificación genética

Los animales criados en jaulas se emparejan en Febrero, dan a luz en Mayo, se separan las crías de las madres a las 6-7 semanas y se matan entre los 7 y 10 meses de edad, inmediatamente después de su primera muda de invierno cuando la piel está en su mejor estado y sin defectos.

El peletero busca tan sólo métodos y productos que aumenten sus beneficios, aunque sea a costa del bienestar animal. Es frecuente el uso de hormonas y manipulaciones ambientales en estas instalaciones para acelerar la cría.

Muchos animales no se reproducen naturalmente en estas explotaciones y deben ser sometidos a dolorosas y lacerantes inseminaciones artificiales con el objetivo de aumentar la productividad u obtener nuevas variedades de colores.

Los animales a menudo se crían endogámicamente para seleccionar características concretas como colores “zafiro” o “pastel” lo cual conlleva graves anormalidades- sordera, cojera, deformidades en los órganos sexuales, anemia, esterilidad, trastornos del sistema nervioso, sangrado excesivo, y alta susceptibilidad a las enfermedades. También pueden limitar y alterar la cantidad de luz diaria para conseguir efectos deseados.

Los animales reproductores, pueden llegar a vivir en este infierno de 6 a 8 años. Las hembras se hacen criar sin parar ni respetar el periodo de descanso entre partos. Las terribles condiciones de las granjas provocan un gran numero de muertes entre las crías.

Sacrificio

Los métodos de sacrificio de estos animales están pensados para no dañar la piel y no costar dinero.

Fotos: Norwegian Animal Protection Alliance. Dyrevernalliansen.

Los métodos más utilizados son:

  • Electrocución con electrodos colocados en la boca y el ano
  • Asfixia por gases letales (CO2 o CO) provocándoles una lenta agonía. El gas caliente y sin filtrar quema los ojos y pulmones de los animales, provocando una muerte dolorosa.
  • Desnucados
  • Inyecciones letales

Aunque también pueden morir ahogados o estrangulados, muy a menudo por asfixia, poniéndose en pie sobre el cuello del animal

Estos métodos no garantizan la muerte inmediata y a menudo los animales son despellejados vivos. Raramente se usan barbituricos ya que el uso de estos requiere un veterinario y un gasto adicional.

Ribetes

Muchas prendas llevan accesorios de pelo cuya producción ha implicado el sufrimiento de muchos animales. Y muchas de estas prendas las utilizamos sin ser conscientes de que llevan pieles reales, este es el caso, especialmente, de los ribetes de las capuchas de algunos abrigos, aunque también se utilizan para ribetear jerseys, guantes, gomas de pelo, etc.

Sin embargo, ya sea porque se trata de prendas económicas, o porque se compran en establecimientos baratos o mercadillos,o porque en la etiqueta no lo indica correctamente, muchos no somos concientes de que estas partes pueden ser de pelo real. Y en gran parte de los casos, lamentablemente, lo son. Estos retales no son, como muchos pueden pensar, piezas sobrantes de la producción de abrigos enteros, sino que el 90% de los zorros que malviven en las granjas peleteras son criados exclusivamente para ribetear piezas de ropa, sobretodo, capuchas de abrigos.

Se prevee que pronto se matarán más animales para estos ribetes que para abrigos enteros. En el caso de estos animales, los criadores no tienen tanto interés en que tengan un mínimo de cuidados para que sus pieles sean uniformes en cuanto a calidad, uniformidad, color, etc. Por eso suelen criarse en aún peores condiciones que los que se usan para abrigos completos.

Los animales más utilizados son zorros, perros mapache y conejos aunque también se usan para este fin visones, chinchillas, corderos karakul o borregos entre otros. y cada vez es más frecuente, aunque ilegal, las pieles de perros y gatos en productos provenientes de Asia. Ya sean atrapados de su estado salvaje o criados en condiciones intensivas en granjas, estos animales se matan con métodos brutales y despellejan para estos frívolos fines.

Piel falsa

Los consumidores a menudo no saben diferenciar la piel auténtica de la falsa. Y aunque intenten averiguarlo a través de las etiquetas, éstas no suelen indicar si la piel es falsa o real, utilizan términos confusos expresamente o ofrecen información falsa. Los mismos dependientes de las tiendas suelen desconocer la diferencia y el origen de las prendas que ofrecen.

Aunque se haya argumentado contrariamente para confundir a los consumidores, existen estudios que demuestran que la producción de abrigos de pieles auténticos és más contaminante y consume más energia que la de abrigos sintéticos.

Aqui os damos 3 pistas que os pueden ayudar a diferenciar entre la piel real y la falsa:

 

  • Puedes mirar de cerca la base del pelo para ver si está pegado a piel (real) o a tela (falso).
  • Observa las puntas de los pelos. Normalmente, a no ser que se haya afeitado o cortado, el pelo de a piel real termina en punta. Y el pelo falso suele estar cortado.
  • Quema con cuidado un poco de pelo. Si huele como el pelo humano cuando se quema, será real. El pelo sintético, normalmente fabricado con acrilicos o poliester, no olerá como el humano.

 

Astracán

Las pieles de corderos de karakul, también llamada “broadtail”, astrakan o cordero persa, no son, como la industria peletera intenta hacer creer a los consumidores, subproductos de la indústria cárnica, ni tampoco provienen de abortos espontáneos de las ovejas. La principal producción de piel de astracán proviene de Uzbekistán, Asia Centra, Afganistán y Namibia. Sólo en Uzbekistán se matan cada año unos 4 millones de corderos karakul.

Estas ovejas son criadas durante todo el año en terribles condiciones y artificialmente inseminadas para conseguir ciertos colores deseados.

La piel de los corderos recién nacidos puede venderse a un buen precio, pero la piel más preciada es la de los fetos. La textura de su piel la determina la edad en que han sido sacrificados. 30 días antes del nacimiento la piel es muy fina y brillante y puede utilizarse en diversos artículos como bolsos, gorros, guantes e incluso bañadores. Cuanto más mayores se hacen los animales, el valor de sus pieles baja ya que pierde los rizos característicos.

La oveja hembra tiene entre 3 o 5 corderos durante su vida. Todos menos el último se separan de ella a los pocos días de nacer, aterrados y sin ser capaces todavía de mantenerse en pie. Las madres, con un fuerte instinto de protección y atención a sus crias sufren un inimaginable angustia al romperse el estrecho lazo entre ella y sus crías.

Fotos: HSUS

Para la última cría de la vida de la oveja, se mata a la madre para extraer el más valioso feto. Las madres se matan de una manera brutal, sin aturdimiento y pisoteadas se las degüella , mientras el feto en su barriga continúa moviéndose.

Se necesitan 30 pieles de corderos para hacer un abrigo largo de astracán.

 

 

 

 

Pieles de perros y gatos

Existe un comercio internacional de perros y gatos de considerables dimensiones que hasta ahora no ha empezado a salir a la luz. Se pueden encontrar rastros de piel de perro y gato en accesorios de ropa, tapicerías de coches, instrumentos musicales como tambores, bolsos y accesorios de piel, guantes de golf y de jardinería, productos de ortopedia, género deportivo. La ley no requiere que el etiquetaje de estos productos indique la especie de animal de que procede la piel. El pelo de perros y gatos tambien puede encontrarse como gorros, guantes, ribetes y adornos en abrigos o incluso como peluches.

Foto: Animal Aid

Anualmente se matan millones de perros y gatos, algunos callejeros, otros criados para este fin y algunos incluso mascotas perdidas o robadas. Los métodos de sacrificio suelen ser espeluznantes, aporreados, desangrados, ahogados o estrangulados.

La venta de estas pieles esta permitida en toda Europa, aunque algunos países han empezado a prohibir su comercio como Francia, Grecia, Italia, Bélgica, Dinamarca y los Estados Unidos.

 

 

 

 

Legislación

El Reino Unido, Austria y Croacia han prohibido las granjas peleteras. Otros estados miembros de la Unión Europea también han tomado medidas para limitar esta cría; Holanda ha prohibido la cría de zorros y chinchillas, Dinamarca ha prohibido la cría de zorros, y países como Italia, Suecia y Suiza establecen unas condiciones de mantenimiento de los animales tan estrictas que los criadores no pueden asumir.

¿Qué puedes hacer tú?

*Informa a tus conocidos de esta problemática

*No compres prendas, accesorios u objetos hechos o ribeteados con piel.

*Si te gusta el “look” de la piel, compra productos de piel sintética.

*Lee bien las etiquetas de los productos ribeteados con piel. Si no indica claramente su origen y no puedes estar seguro, no lo compres.No pienses que porque la prenda es económica debe ser piel sintética. Los vendedores no siempre saben si el pelo es real o no, asegúrate tu de que no lo sea.

*Pide a las tiendas que venden productos de pelo que dejen de hacerlo o que al menos separen la real de la sintética e indiquen claramente el origen.

*Si recibes catálogos de empresas que venden productos de piel, exprésales tu rechazo.

*Si lees artículos en algún medio promocionando las pieles, explícales tu opinión y porque no apoyas la crueldad animal. Puedes escribir también cartas al director.

*Si dispones de productos de piel, hazlos llegar a un refugio de animales que lo usarán para mantener a las crías calientes.

Más información

Listado de empresas que no utilizan poductos con pelo

Fur Free Alliance

Investigación en granjas europeas (Animal Defenders International)

Video Granjas de zorros en EEUU (PETA con subtítulos de FAADA)

Informe de CAFT acerca de la cría de conejos para sus pieles

Ficha Informativa FAADA Pieles

Investigación de Igualdad Animal en granjas de visones en España

Investigación de Equanimal en granjas de visones en España

Granjas de Finlandia que suministran a SAGA Furs quienes se jactan de mantener un buen bienestar animal (Animalia)

Informe de la Industria Peletera en China

Informe HSUS producción de karakul

Informe de las implicaciones éticas de la producción de pieles

Informe ADI. El precio real de las pieles

Investigación de las granjas de la Repúblico Checa


  • Experimentación animal
  • Fiestas populares
  • Zoológicos
  • Animales de granja
  • Circos
  • Turismo Responsable
  • Animales de Compañía
  • Caza
  • Exóticos
  • Delfinarios

Explotación animal

Animales de Consumo Circos Peletería Turismo Responsable Responsable Experimentación Animal Animales de Compañía Zoos Caza Delfinarios Exóticos Fiestas Populares

Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Medio Ambiente y Medio rural y marino con el número 1/2004.
La Fundación FAADA, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales es una entidad sin ánimo de lucro para la protección de los animales.

Telf. 902 222 341 / 93 463 96 70 - Fax. 93 463 96 33 faada en Facebook El Canal de FAADA en Youtube FAADA en Twitter FAADA en Flickr

Política de Privacidad - Acerca de esta web