English version

Animales de granja

Cría intensiva de animales

Cada año se crían y matan 60.000 millones de animales para su consumo; 45,000 millones de pollos, 5,000 millones de gallinas ponedoras y 1,000 millones de cerdos son criados bajo sistemas industriales de cría intensiva y sacrificados.



Los cerdos y los pollos de engorde (animales criados por su carne) se hacinan en naves superpobladas, las cerdas de cría y las terneras son confinadas en compartimentos tan estrechos que ni siquiera pueden darse la vuelta, las gallinas ponedoras se amontonan en jaulas y las vacas lecheras están sometidas a una presión psicológica que supera los límites permitidos.

Principales problemas de bienestar asociados a la cría intensiva:

  • Superpoblación - los cerdos de engorde y los pollos de cría se amontonan en el mismo compartimento y, ante la incapacidad de desarrollar su comportamiento natural, padecen tensión, agresión y frustración. Esto genera unas condiciones ideales para la rápida propagación de patógenos peligrosos causantes de enfermedades.
  • Agrupación social artificial – los pollos de cría son confinados en grupos enormes, de modo que pierden su capacidad de reconocer a todos los otros individuos; ante la imposibilidad de formar un grupo social estable, dichos animales padecen tensión crónica. De igual manera, los terneros y las cerdas de cría aislados en compartimentos individuales sufren un estrés excesivo, debido a la falta de interacción social con otros de su misma especie.
  • Confinamiento - debido a la imposibilidad de hacer ejercicio, las cerdas de cría y las terneras aisladas en compartimentos, así como las gallinas ponedoras hacinadas en jaulas dispuestas en batería, padecen estrés crónico y degeneración física.
  • Entorno improductivo – en dichas condiciones, las cerdas de cría y las gallinas no pueden construir un nido, por lo que padecen frustración extrema. Asimismo, las vacas en cubículos, y los cerdos de cría y de engorde padecen aflicción y daños crónicos debido a que el material utilizado para el lecho es inadecuado. De igual manera, los cerdos aislados en compartimentos sufren de aburrimiento y muestran una conducta repetitiva estereotipada, como morder los barrotes, debido a la completa carencia de enriquecimiento del entorno.
  • Mutilaciones – dichos animales son sometidos a mutilaciones en partes como la cola o los dientes, en el caso de los cerdos, el pico, en los pollos, o bien los cuernos, en el ganado, con el fin de disminuir el impacto de agresión, provocado por el entorno superpoblado y empobrecido donde se lleva a cabo la crianza de estos animales. Los lechones y los terneros machos pueden llegar a ser castrados, aunque muchos de ellos son sacrificados antes de alcanzar la madurez sexual. Asimismo, a las vacas lecheras se les puede llegar a cortar el rabo, mutilación que no comporta beneficio alguno para el animal. La gran mayoría de estas dolorosas mutilaciones se llevan a cabo sin anestesia y pueden provocar dolor crónico.
  • Cría selectiva – los pollos de engorde se crían con la idea de acelerar su crecimiento, de tal manera que los huesos y el corazón normalmente no soportan el peso de sus cuerpos hiper desarrollados. Del mismo modo, las razas modernas de vacas se crían con el fin de producir leche en exceso, por lo que se encuentran en estado constante de hambre metabólica. Las tecnologías de cría modernas, la ingeniería genética y la clonación implican procedimientos médicos dolorosos y pueden llegar a utilizarse como medio de aceleración en el proceso de crecimiento, al forzar a los animales a alcanzar niveles de producción extremos e insostenibles.
  • Restricción alimenticia/ dieta inapropiada – los pollos de engorde se hallan sujetos a largos períodos de restricciones alimenticias, que acaban por provocar hambre crónica. Dicha operación resulta necesaria para contrarrestar los efectos producidos por criarlos para desarrollar cuerpos más grandes de lo normal, lo cual puede producir graves problemas de salud en las aves adultas. Asimismo, el forraje que se proporciona a las cerdas de cría resulta insuficiente para satisfacer su hambre, e incluso se puede llegar a matar de hambre a las gallinas ponedoras, también para forzarlas a iniciar un nuevo ciclo de puesta de huevos. Del mismo modo, se ofrece a los terneros criados para producir carne blanca una dieta pobre en hierro y forraje, con el fin de que su carne conserve un color pálido.

 

 

Pollos de Engorde

Alrededor de 45,000 millones de pollos de engorde son sacrificados anualmente por su carne en todo el mundo.

pollos engorde

Aproximadamente la mitad de ellos se crían en sistemas industriales, mediante los cuales decenas de miles de aves se amontonan en naves enormes. El suelo de dichas naves enseguida se ensucia y humedece con el amoníaco de los excrementos de las aves, que pueden llegar a provocarles ampollas en el pecho, quemaduras en el corvejón y úlceras en las patas. Asimismo, el hacinamiento genera graves problemas de bienestar, como resultado de la inactividad y del estrés producido por las altas temperaturas. En algunos países, los pollos de engorde se crían en jaulas semejantes a las utilizadas con las gallinas ponedoras.

En la actualidad, estos pollos se crían para que crezcan a un ritmo tan acelerado que pueden llegar a alcanzar el peso adecuado de sacrificio en tan sólo 40 o 42 días, el doble de rápido que hace 30 años. Como consecuencia de ello, el corazón y los pulmones se someten a tal esfuerzo que alrededor del cinco por ciento muere de un ataque al corazón cuando todavía son unas crías. Asimismo, las patas de los pollos no pueden soportar el peso de un cuerpo desarrollado por encima de sus posibilidades, hasta el punto de que la mayoría cuentan con cierto grado de cojera, muchos padecen dolor y con frecuencia presentan severas deformidades en las patas.

Al final de sus vidas, la manera de manejar a dichas aves cuando se les atrapa suele ser brusca, antes de ser colgadas con grilletes boca abajo para ser sacrificadas. Resulta prácticamente imposible asegurar unas normas elevadas de bienestar en los mataderos automatizados de alto rendimiento.

Los efectos de la cría selectiva resultan tan devastadores, que si las aves no fueran sacrificadas, muchas de ellas morirían igualmente antes de alcanzar la madurez sexual. Por ello, a los pollos destinados a criar, es necesario restringirles severamente la cantidad de alimento ingerida con el fin de disminuir su ritmo de crecimiento, lo que les provoca hambre crónica.

Cerdos

Mediante el sistema de cría intensiva, las cerdas de cría son mantenidas en compartimentos interiores (jaulas de gestación) durante la mayor parte de sus vidas adultas. Dichos compartimentos tienen barrotes de metal y son tan estrechos que el animal es incapaz de darse la vuelta, de manera que sólo puede permanecer tumbado, y no sin dificultad. En algunos casos, los compartimentos no tienen parte trasera, por lo que las cerdas llevan un collar o cinturón que las mantiene sujetas con una cadena corta al suelo, que suele ser de hormigón o puede tener barrotes.

Las cerdas enjauladas no tienen la oportunidad de hacer ejercicio, de interactuar socialmente ni de desarrollar sus conductas naturales, como buscar raíces o escarbar la tierra con el pico. Como resultado de ello, padecen molestias físicas crónicas y niveles de tensión elevados, así como una reducción de la fuerza muscular y ósea, y de la capacidad cardiovascular. Muchos de ellos presentan heridas, inflamación en las articulaciones, infecciones y problemas de reproducción, padecen apatía y desarrollan conductas anormales y estereotípicas. Una semana antes de dar a luz, la cerda de cría es trasladada a un nuevo compartimento, donde tampoco puede darse la vuelta y tiene dificultades para sentarse o estirarse. La cerda permanecerá en dicho compartimento de dos a cuatro semanas hasta que los lechones son destetados, a continuación volverá a su antiguo compartimento para completar un nuevo ciclo de gestación.

En el compartimento de cría, la cerda no puede seguir sus fuertes instintos que le incitan a construir un lecho antes de dar a luz, ni tampoco puede cuidar a sus crías cuando nacen, lo que le provoca una frustración extrema.

Tras el rápido y brusco destete, los lechones suelen hacinarse en el interior, en compartimentos vacíos de estímulos.
El suelo del cercado suele ser de cemento pero también de barrotes. Este entorno empobrecido provoca con frecuencia que los lechones acaben mordiéndose la cola unos a otros, de modo que muchos son sometidos a mutilación en la cola y los dientes para evitar que se hagan daño entre ellos. Alos cinco o seis meses de edad, estos cerdos son sacrificados.
Cada año, se sacrifica a más de un billón de cerdos en todo el mundo.

Las Vacas Lecheras

Existen alrededor de 200 millones de vacas lecheras en todo el mundo, las cuales producen unos 500 millones de toneladas de leche al año.



La cría selectiva ha provocado un aumento espectacular en la productividad, por lo que en la actualidad las vacas pueden llegar a producir más de 40 litros de leche diarios. Dichos niveles de producción requieren una enorme demanda fisiológica por parte de las vacas, lo que genera graves consecuencias para su bienestar. Las vacas sometidas a un rendimiento tan elevado son cada vez más susceptibles de padecer trastornos en el metabolismo y enfermedades infecciosas, como la mastitis (inflamación dolorosa en el pezón).

La dilatación de las ubres puede provocar cojera, puesto que las patas traseras adoptan una postura forzada sometiendo a la parte exterior de las pezuñas a una presión excesiva. El alojamiento en el interior y el lecho inadecuado también pueden acentuar los problemas en las patas. En algunos países, las vacas pueden permanecer en el interior de manera permanente sin oportunidad alguna de pastar en el exterior.

Las vacas tienen su primera cría cuando cuentan con dos años de edad, tras lo que padecen un estado casi constante de lactancias y gestaciones sucesivas. Cuando alcanzan su tercera o cuarta lactancia, la mayoría son sacrificadas, debido a su estado de delgadez, cansancio, infertilidad y/o cojera crónica.

Cada vez que la vaca da a luz es separada de su cría, normalmente antes de las 48 horas, lo que les causa un sufrimiento extremo tanto a la vaca como a su cría. Los terneros machos de vacas lecheras de pura raza, no se consideran aptas para criar por su carne, por lo que muchos son sacrificados cuando son muy jóvenes o son confinados en jaulas individuales tan estrechas que ni siquiera pueden darse la vuelta, y son sometidos a una dieta deficiente en hierro y forraje, con el fin de producir carne "blanca". Las terneras padecen tensión psicológica y problemas de salud físicos debido a su aislamiento, confinamiento y dieta inadecuada. Cuando llega la hora de ser sacrificadas, entre los cuatro y seis meses de edad, muchas de ellas apenas pueden caminar.

Transporte de Larga Distancia

Antes de ser sacrificados, muchos animales de granja deben sufrir largos viajes, durante los cuales el agotamiento, la deshidratación y la tensión va en aumento. Algunos sufren agresiones e incluso pueden llegar a ser pisoteados por sus compañeros. En el peor de los casos, muchos mueren. Por ejemplo, en el año 2001, se importaron alrededor de seis millones de ovejas vivas de Australia a Oriente Medio. El viaje pudo tener una duración de hasta tres días hasta llegar a puerto y, una vez allí, las ovejas tuvieron también que soportar el transporte marítimo, que puede durar hasta un máximo de tres semanas. Durante dicho año, alrededor de 85.000 ovejas murieron a causa del transporte marítimo.

Sacrificio

En la mayoría de casos, el proceso de sacrificio implica el aturdimiento penetrativo o percusivo, mediante gas o descarga eléctrica. Acontinuación, se corta el cuello del animal y se deja sangrar hasta que éste muere. En algunos casos, el aturdimiento del animal no se lleva a cabo de manera efectiva o bien éste se recupera del golpe y recobra el estado de consciencia mientras se desangra, lo que le produce una angustia y dolor extremos.

En ciertos tipos de sacrificios rituales, no se suele aturdir a los animales de ninguna manera. Asimismo, en muchos países no existe legislación, ni tan siquiera pautas, que estipulen las prácticas de sacrificio.

Riesgos que Presenta la Cría Intensiva para la Salud Humana

En algunos países, incluyendo los Estados Unidos, a los animales de cría intensiva se les suministra hormonas que aumentan su tasa de crecimiento o la producción de leche. El empleo de hormonas ha sido prohibido en la Unión Europea, debido a las serias preocupaciones de sus efectos en el bienestar animal y el riesgo potencial en la salud humana. Otro asunto preocupante es el abuso de antibióticos en los animales de granja, que puede conducir al desarrollo de diversos tipos de bacterias resistentes a los antibióticos.

Los antibióticos suelen ser utilizados habitualmente para fomentar el crecimiento o evitar la rápida propagación de las infecciones provocadas por bacterias, que pueden suceder en condiciones de hacinamiento de los sistemas de cría intensiva. En 1997, se celebró un congreso de una Organización Mundial de la Salud que contó con 70 expertos en salud, en el que se llegó a la conclusión de que: "las variedades resistentes de cuatro bacterias causantes de enfermedades humanas han sido transmitidas de los animales a los humanos y han demostrado tener graves consecuencias en la salud humana. Dichas bacterias son la Salmonela, Campylobacter, Enterococci y E. Coli."

Impacto Medioambiental de la Cría Intensiva

Los animales criados en sistemas intensivos se concentran a menudo en el naves interiores, con una densidad de animales demasiado elevada para que pueda ser sostenible a nivel medioambiental, en operaciones agrícolas que también resultan demasiado pequeñas para que puedan aumentar la producción de forraje o absorber/eliminar sus excrementos.

La producción y el transporte de los cultivos de forraje para animales, que contienen elevadas cantidades de proteínas y de energía, consumen recursos de agua, tierra y energía. Asimismo, la producción intensiva de forraje utiliza fertilizantes y pesticidas artificiales, contribuye a la desaparición de los hábitats de fauna salvaje y de la biodiversidad. Los excedentes de nutrientes que provienen de las granjas intensivas contaminan los ríos y lagos, incluso las aguas subterráneas y las de los mares, de modo que el ecosistema resulta dañado y los recursos de agua potable son contaminados. Asimismo, el sistema de cría intensiva también es una fuente importante de emisiones relacionadas con el calentamiento de la Tierra, la reducción de la capa de ozono y la lluvia ácida.

Impacto Socioeconómico de la Cría Intensiva

Como las leyes medioambientales, laborales y relativas al bienestar animal se vuelven cada vez más estrictas en los países industrializados, la cría intensiva se está desplazando a los países en vías de desarrollo, donde todavía no hay regulaciones relativas a la protección de las personas, los animales y el entorno.

Al introducir la cría intensiva en los países en vías de desarrollo, los pequeños granjeros no pueden competir y muchos acaban perdiendo su modo de obtener sustento, por lo que se produce un aumento de la migración de las zonas rurales a las zonas urbanas, así como de los problemas sociales asociados. Los productos de la cría intensiva suelen destinarse a las poblaciones urbanas más adineradas o a la exportación, por lo que no se cubren las necesidades alimenticias básicas de los pobres. La cría intensiva también es muy dependiente de la tecnología y de los recursos, de modo que genera una industria agrícola insostenible y dependiente.
 

¿Qué puedes hacer tú?

* Si comes carne y productos animales, una vez informado de la consecuencia de su cría sobre los animales y el medio ambiente, puedes procurar reducir su consumo y decidirte, poco a poco a seguir una dieta vegetariana o vegana. Es beneficioso también para tu salud

  • Experimentación animal
  • Peletería
  • Fiestas populares
  • Zoológicos
  • Circos
  • Turismo Responsable
  • Animales de Compañía
  • Caza
  • Exóticos
  • Delfinarios

Explotación animal

Animales de Consumo Circos Peletería Turismo Responsable Responsable Experimentación Animal Animales de Compañía Zoos Caza Delfinarios Exóticos Fiestas Populares

Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Medio Ambiente y Medio rural y marino con el número 1/2004.
La Fundación FAADA, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales es una entidad sin ánimo de lucro para la protección de los animales.

Telf. 902 222 341 / 93 463 96 70 - Fax. 93 463 96 33 faada en Facebook El Canal de FAADA en Youtube FAADA en Twitter FAADA en Flickr

Política de Privacidad - Acerca de esta web