English version

Foie

El bienestar de los patos y ocas mantenidos para la producción de foie gras.

 

El foie gras, hígado graso en francés, alimento considerado por muchos un manjar, se produce hacinando a patos y ocas durante varias semanas, forzando un tubo por sus cuellos y embutiendo comida en sus estómagos varias veces al día. Esta alimentación forzada provoca una inflamación grotesca de sus hígados. Aunque sigue siendo considerablemente caro, la reciente intensificación de su producción ha llevado a una rebaja de su precio y a un considerable aumento de su disponibilidad y consumo.

La mayoría del foie gras disponible en el mercado, proviene de patos hacinados en condiciones de cría intensiva y en jaulas en batería. Estas condiciones privan a las aves de llevar a cabo sus más básicos instintos y les provocan un sufrimiento considerable.

Aunque el centro mundial de producción de foie gras es Francia, en 1998, España era el sexto productor detrás de Hungría, Bulgaria, Israel y Polonia.  ( Nota FAADA: Israel prohibió la producción de foie gras a partir de Marzo 2005 )
 

El manjar gourmet que se considera el foie gras, es realmente un tejido enfermo de un animal malsano y torturado. El mismo diccionario Larousse Francés de la Comida, define como el foie gras como el resultado de "un hacinamiento intensivo y la total inmovilización [del animal] que agranda este órgano [el hígado] hasta un estado de degeneración grasa total".

 

El Comportamiento Natural de Patos y Ocas

Para evaluar el bienestar de los animales en cualquier sistema de producción, es importante considerar la que sería su biología y comportamientos naturales ya que los animales deberían ser libres de desarrollarlos y tener suficiente espacio, instalaciones y compañía de otros de su especie disponible para ello. La comparación del comportamiento natural de patos y ocas con la vida en una granja de alimentación forzada, muestra que las condiciones en éstas no tan sólo son irreconciliables con las necesidades de las especies, pero provocan también enfermedades y mortalidad.


Los patos y las ocas son aves de agua, sociales, buenos nadadores y pasan gran parte de su día buscando comida y gran parte escrupulosamente manteniendo su plumaje ya sea tomándose baños o limpiándose.

En las jaulas individuales, los animales no pueden levantarse, darse la vuelta ni extender sus alas. Se les priva de su instinto de búsqueda de comida y no tienen acceso a agua para bañarse y lavar sus plumajes, las actividades más comunes de patos y ocas.
 

Durante un tiempo, los animales permanecen en grupos en recintos exteriores, pastando por la hierba, paseando e interactuando con otros, estas son las idílicas escenas que ven los turistas de visitan granjas de producción de foie gras. Sin embargo, esta temporada es tan sólo un breve preludio de la inflexible rutina de sufrimiento y privación que los turistas no ven.

Progresivamente se les reduce el tiempo que pasan al aire libre, para acostumbrarlos al control inflexible asociado con el periodo de alimentación forzada. Por ejemplo, a las 6 semanas, se ofrece alimento a los patos tan sólo una vez al día durante un breve periodo de tiempo en vez de poder tener acceso libre a la comida como han sido acostumbrados hasta este momento. De las 10 a las 12 semanas, se aumenta cada día la cantidad de comida ofrecida, animándoles a comer más cantidad y más rápidamente provocando un crecimiento de su esófago en preparación para la alimentación forzada, que empieza a las 12 semanas y dura unas 2 semanas.

El período de alimentación forzada transcurre en la gran mayoría de los casos en condiciones de fábrica para industrializar el proceso y aumentar la rentabilidad.

Existen tres sistemas de alojamiento durante las dos semanas de alimentación forzada:

  1. JAULAS INDIVIDUALES. El 80% de los patos utilizados pasan este tiempo reducidos individualmente en jaulas tan pequeñas que apenas pueden moverse. Incapaces de ponerse de pie. Incapaces de desplegar sus alas.

    Las jaulas, fabricadas con reja metálica o plástico, miden unos 20 cm de ancho, 45-50 cm de largo y 27-33 cm de alto. La parte delantera y superior está abierta para permitir que los animales saquen la cabeza para beber y ser alimentados. Son frecuentes las úlceras en los pechos y patas de los animales provocados por el hecho de que están presionados contra el suelo y mojados de sus propios excrementos.
  2. JAULAS EN GRUPO. El 0,5% de los patos y el 50% de las ocas son alojados en estas condiciones. Cada jaula contiene 4-5 patos o 3 ocas. El tamaño suele ser de un metro cuadrado de suelo y 80 cm de altura.
  3. CERCADOS EN GRUPO. Un 19,5% de los patos y un 50% de las ocas de producción de foie gras viven en estas condiciones. Cada cercado contiene 12-15 patos o 9 ocas y acostumbran a medir 1 x 3 metros.

En algunas granjas, se mantiene a los animales permanentemente a oscuras excepto en el momento de la alimentación forzada.

Alimentación Forzada

El período de la alimentación forzada dura entre 12 y 15 días. Durante este, los patos son alimentados 2 veces al día a través de un sistema mecanizado, y las ocas 3 veces al día durante 15, 18 o hasta 21 días. Los patos empiezan a ser atiborrados con 190 gr al principio y acaban con 450 gr. antes de su sacrificio.

La comida consiste en una mezcla de maíz, grasas (para ayudar a lubricar el esófago y que baje la comida por el cuello) y sal. Este alimento contiene gran cantidad de carbohidratos y es deliberadamente deficiente en nutrientes para que el hígado sea graso.

La comida es suministrada a la fuerza a través de un embudo con un tubo de unos 20-30 cm fabricado de un taladro o sistema neumático que fuerza el maíz al esófago. El taladro se encuentra dentro del tubo y puede moverse manualmente o mediante un motor eléctrico. En los sistemas más intensivos se utilizan aparatos neumáticos o hidráulicos.

El ganadero agarra el cuello del ave, empujando el tubo por su esófago y bombea la comida por él. Con el motor eléctrico, se tardan unos 45-60 segundos en forzar la comida en el animal, el sistema neumático, utilizado en la gran mayoría de los casos, permite hacerlo en 2-3 segundos. Los granjeros procuran que los movimientos del tubo y la cantidad de comida no desgarre o parta el esófago del animal ya que provocaría heridas o incluso su muerte.

Al final del proceso, los animales tienen dificultades para moverse y a menudo jadean.

Los animales pueden sufrir variedad de lesiones durante la alimentación forzada; heridas o inflamación del cuello provocadas por una brusca inserción del tubo de alimentación o por una comida demasiado caliente, hematomas o perforación del esófago o incluso asfixia si accidentalmente se fuerza la comida por la tráquea.

Transtornos del Hígado y Otros Problemas de Salud

 

En condiciones normales, el hígado de un pato pesaría unos 50 gramos, y el de una oca, unos 120 gr. Para la producción de foie gras, sus hígados crecen de entre 6 a 10 veces su tamaño normal.

El hígado, órgano purificador del cuerpo, que procesa las grasas y vuelve inofensivas a las toxinas, al no ser suministrado los nutrientes adecuados en la alimentación forzada, sufre una degeneración grasa de sus células. La carencia alimenticia provoca que el hígado acumule grasas en vez de eliminarlas, es por esto que se hincha de unas 6 a 10 veces su tamaño normal, y que cambie su composición química, aumentando la grasa y proteína y disminuyendo la cantidad de agua. El periodo de alimentación forzada daña la función del hígado.

Si no se sacrifica al animal a tiempo o se suministra alimento en exceso aparecen enfermedades como fibrosis, hemorragias del hígado o ictericia e incluso pueden morir.

El trastorno de la función normal del hígado provoca a los animales sufrimiento de enfermedades metabólicas debilitantes y graves. Siendo el hígado desintoxicante de muchas sustancias químicas, si éste no funciona, las sustancias se acumularán en la sangre causando al animal un sentimiento de malestar, afectando las funciones celulares normales y pudiendo entrar en coma o morir.

El hígado hinchado dilata el abdomen, dificultando la movilidad a los animales, no pudiendo caminar ni mantenerse en pie correctamente. Debido a la reducción de calcio de sus dietas, los huesos de estos animales se encuentran debilitados siendo frecuentes las fracturas.

Al expandirse el hígado dilatando el peritoneo y ocupando el lugar de otros órganos, se desarrollan también dificultades respiratorias, de regulación de calor y circulatorias, entre otras.

Los patos y ocas utilizados para la producción de foie gras sufren también de malestares digestivos, enteritis del intestino chico (síntomas, sed extrema, inmovilidad y diarrea), y otras enfermedades que afectan sus plumajes.

Por tanto se puede asumir que los animales bajo estas condiciones sufren dolor constantemente.

Legislación

Aunque el Comité Científico de Salud y Bienestar Animal de la Comisión Europea y el Consejo de Europa concluyen que la practica de la alimentación forzada es perjudicial para el bienestar de las aves, y numerosos expertos veterinarios, el prestigioso Smithsonian Institute y miembros del Comité de Expertos de la UE abogan por la prohibición de ésta práctica, la producción y consumo de este producto van en aumento.

Países como Dinamarca, Alemania, Noruega, Polonia, Suiza, el Reino Unido, Austria, la República Checa, Finlandia, Luxemburgo y Suecia disponen de legislación contraria a la alimentación forzada de los animales en base a su bienestar, y prohibiendo la producción de foie gras.

FAADA: A pesar de la prohibición en estos países, otros siguen produciendo foie gras. Hasta que éstos no imiten a los más avanzados pasando las leyes necesarias, deben ser los consumidores los que, una vez informados, no consuman este producto y expresen su rechazo a los gerentes de los establecimientos que lo ofrezcan.

Extraído del informe "Forced Feeding. An inquiry into the welfare of ducks and geese kept for the production of foie gras" producido por Advocates for Animals y WSPA.


Vídeos de producción de foie gras:
· Foie gras - La cruel realidad
· www.stopgavage.com

· AAR_Foie_Gras.wmv

¿Qué puedes hacer tú?

* Si comes carne y productos animales, una vez informado de la consecuencia de su cría sobre los animales y el medio ambiente, puedes procurar reducir su consumo y decidirte, poco a poco a seguir una dieta vegetariana o vegana. Es beneficioso también para tu salud

  • Experimentación animal
  • Peletería
  • Fiestas populares
  • Zoológicos
  • Animales de granja
  • Circos
  • Turismo Responsable
  • Animales de Compañía
  • Caza
  • Exóticos
  • Delfinarios

Explotación animal

Animales de Consumo Circos Peletería Turismo Responsable Responsable Experimentación Animal Animales de Compañía Zoos Caza Delfinarios Exóticos Fiestas Populares

Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Medio Ambiente y Medio rural y marino con el número 1/2004.
La Fundación FAADA, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales es una entidad sin ánimo de lucro para la protección de los animales.

Telf. 902 222 341 / 93 463 96 70 - Fax. 93 463 96 33 faada en Facebook El Canal de FAADA en Youtube FAADA en Twitter FAADA en Flickr

Política de Privacidad - Acerca de esta web