Alimentación - Carne

Animales implicados

Aves, Équidos, Rumiantes, Cerdos, Conejos, Ojevas, Vacas

Alcance de la problemática

Internacional

Ámbito de actuación de FAADA

Internacional

Descripción

Comportamiento y características de los animales utilizados

Las vacas

La vaca  (hembra), o toro (macho) (Bos primigenius taurus / Bos taurus), es un mamífero de la familia de los bóvidos, domesticado desde hace unos 10.000 años en oriente medio.

Es una especie gregaria, es decir, que tiende a agruparse en manadas con jerarquías establecidas mediante combates por dominancia. Debido a que son herbívoros y son una especie “presa”, viven permanentemente alerta, y el miedo es para ellos un gran factor de estrés, ya sea al entorno, por ruidos o presencias externas, o por miedo al hombre.

Tienen un  una visión panorámica, con un campo visual de unos 300° sin mover la cabeza, pero su visión monocular, es decir,  a los lados del animal, es un poco menos nítida y no pueden apreciar bien el relieve o la profundidad. Su olfato está también muy desarrollado, y como en las ovejas, juega un papel fundamental en las relaciones, ya que les sirve para comunicarse entre ellos.

En condiciones normales las vacas pasan la mayor parte del día dedicadas a comer (al pastoreo), incluyendo la búsqueda de alimento, el desplazamiento, y la rumia (que les ocupa entre 5 y 9 horas al día). El pastoreo lo realizan durante el día, sobre todo por la mañana temprano y al anochecer, aunque también pueden comer algo durante la noche. Luego pasan entre 5 y 9 horas descansando, aunque realmente son unas 8 horas que están somnolientos y sólo 4 horas de sueño real. La alteración de este patrón les provoca anormalidades en el comportamiento.

Estos animales muestran tendencia a investigar y a familiarizarse con su medio ambiente; sin embrago, en confinamiento, estos actos explorativos se reducen y los sentidos del animal se acaban bloqueando.Las vacas pueden llegar a vivir hasta 20 años, aunque las condiciones a las que son sometidas en los actuales sistemas de producción han hecho disminuir su longevidad hasta menos de la mitad.

Estos animales han experimentado una gran cantidad de variaciones a través de técnicas de reproducción artificial y selección genética, motivadas por el hombre para maximizar su rendimiento y aumentar la producción de carne y leche. Debido a estos cambios, pueden padecer frecuentemente cardiopatías o problemas de movilidad, entre otros.

Uno de los casos más alarmantes es el de la raza Blanco Azul Belga, conocida como la súper raza cárnica, creada a raíz de una selección genética intensa en la que se inhibe el gen de la miostatina, responsable de controlar el crecimiento del músculo, por lo que en estos animales se produce así un crecimiento excepcional. Dos tercios de los partos de estas vacas deben ser atendidos por cesárea pues el ternero es demasiado grande para atravesar el canal de parto.

Las vacas son hacinadas en corrales y tienen una movilidad muy limitada, sobre todo en el caso de las vacas de leche, lo que les provoca mucho estrés. Muchos de estos animales viven en condiciones insuficientes para sus necesidades, como camas sucias, húmedas y con unas estructuras inadecuadas para poder descansar y desplazarse, lo que ocasiona otros problemas como cojeras, infecciones en las pezuñas o en las mamas.

Las ovejas y las cabras

Las ovejas u ovinos domésticos  pertenecen a la familia de los bóvidos y descienden de 3 especies silvestres: Ovis orientalis, Ovis musimon y el Ovis vignei. De estas tres especies se conocen en la actualidad más de 200 razas en todo el mundo.

También están dotados de una visión panorámica de unos 300º, aunque no pueden ver con nitidez hasta que el intruso no se encuentra en el ángulo de su visión (binocular), que es de 25-50º. Su dificultad para enfocar rápidamente la vista en objetos cercanos explica su problemática para juzgar bien la profundidad, por lo que en zonas de menor iluminación o en entornos sombríos,  se aterrorizan y pueden quedar paralizadas. En este caso su sentido del olfato también les sirve para establecer relaciones, y así reconocen a sus madres y al resto del grupo.

Las ovejas emplean la mayor parte de su tiempo buscando alimento y comiendo, lo que se conoce como pastoreo y para ello necesitan poder desplazarse. Las horas de mayor actividad suelen coincidir con las mayores horas de sol, aunque se ha detectado que experimentan un pico de actividad justo con la salida del sol entre las 10 y las 16 horas en invierno y hasta las 18 horas en verano, dependiendo también de las temperaturas y de cuáles sean sus posibilidades de sombra y descanso. Durante estas horas suelen tomar también periodos de descanso que pueden ir desde 20 minutos hasta una hora y media. Para comer lo hacen a nivel del suelo, por lo que en régimen intensivo son alimentadas con piensos que cogen directamente del suelo de los corrales o de los comederos. Cuando viven en régimen extensivo y tienen posibilidad de pastorear, suelen ser bastante selectivas y utilizan criterios como la cantidad de materia seca, la morfología de las plantas, o la presencia de otros animales, para desechar algunos alimentos.

Son animales sociales que establecen grupos muy estables y crean  fuertes vínculos entre los individuos del rebaño. No establecen jerarquías muy marcadas. Son herbívoros y “presa” y cuando algo les asusta se buscan las unas a las otras para formar grandes grupos, e incluso en las granjas, siempre mantienen una distancia de huida grande con el hombre. Sin embargo, esta condición les ha convertido también en animales muy duros, que soportan cualquier dolor o enfermedad hasta el límite, para no mostrar síntomas de vulnerabilidad ante posibles depredadores.

La cabra o chiva (Capra aegagrus hircus) es un mamífero perteneciente también a la familia de los bóvidos y que fue domesticado alrededor del 8.000 a. C., para aprovechamiento de su carne y su leche.

Las cabras son gregarias y son animales con un formato corporal reducido, una gran agilidad y una alta rusticidad.

Se alimentan principalmente de hojas, flores y frutos que cogen, de arbustos y árboles, lo que se conoce como ramonear, y que hace que frecuentemente se sostengan sólo sobre sus patas traseras.  Su gran motivación por la comida hace que puedan incluso ingerir grandes cantidades de alimentos tóxicos para ellas. Son más curiosas y menos miedosas que las ovejas y tienden a aproximarse a una presencia extraña en lugar de alejarse de ella.

Son excelentes trepadoras y pueden llegar fácilmente a techos, ramas de árboles o zonas rocosas altas. No les gusta comer el pienso del suelo del corral, ni el heno que se suele poner en los comederos de las granjas, por eso el estar encerradas en un corral,  privadas de la posibilidad de saltar y explorar para buscar alimento, puede causarles una gran frustración.

Los cerdos

El cerdo (Sus scrofa domesticus) se domesticó en el 7.000 AC y, desde entonces, ha sufrido una exagerada modificación genética de manera que se han seleccionado animales con mayores rendimientos productivos (mayor ganancia diaria de peso, mayor fecundidad y prolificidad…). Aun así, los cerdos que se producen en las explotaciones actuales, conservan muchos comportamientos naturales y tienen necesidades e instintos básicos que les suponen serios problemas de bienestar, especialmente en los sistemas intensivos.

En condiciones naturales, los cerdos dedican la mayor parte del tiempo que están despiertos a explorar hozando (removiendo el suelo con el hocico), principalmente para buscar alimento. Para refrescarse y protegerse del sol, en temperaturas cálidas, necesitan disponer de agua o charcos donde poder rebozarse y, si es un lugar más amplio, incluso nadar. Las hembras nidifican cuando llega el momento del parto, buscan materiales con los que fabricar un nido para tumbarse y poder mantener calientes a los lechones.

En las explotaciones donde no disponen de material con el que nidificar, la frecuencia de estereotipias (comportamientos repetitivos sin ninguna función aparente, que es signo de falta de bienestar y que puede ocasionar lesiones al animal) aumenta, como morder los barrotes de su jaula o accionar el bebedero de forma compulsiva.

Los cerdos son animales sociales y establecen jerarquías muy marcadas. Estas jerarquías representan un problema serio cuando se trata de acceso a los recursos como la comida o el agua, ya que generan peleas o que se muerdan las colas.

Los pollos

Pollo es el nombre con el que se conoce a la fase juvenil de las gallinas, Gallus domesticus. Esta especie procede del gallo rojo de la jungla (Gallus gallus) y en condiciones naturales pasarían la mayor parte del tiempo buscando comida y picoteando el suelo. Son animales sociales y territoriales que establecen jerarquías con las que se determina el acceso a los recursos principalmente.

La piel de las gallinas está cubierta de receptores, especialmente las zonas sin plumas (como el pico, llegando a sentir dolor cuando se les corta), así que son muy sensibles al tacto y a los cambios de temperatura (porque además carecen de glándulas sudoríparas). Para disipar calor suelen poner las plumas erectas o elevar las alas. En condiciones de hacinamiento, les es muy difícil poder realizar esta acción.

La selección genética para producir mayor cantidad de carne ha hecho que se desarrolle su musculatura de una forma exagerada, hasta 4 veces a mayor velocidad de lo que haría en origen. Como consecuencia, es frecuente que presenten desórdenes metabólicos, cardiopatías y disminución de la movilidad. Debido a que en lugar de diafragma tienen sacos aéreos en las regiones cervical, torácica y abdominal y los huesos de esas zonas son fáciles de romper.

El hecho de vivir en hacinamiento y en instalaciones donde no disponen del material o lugares adecuados para realizar sus comportamientos naturales, les causa gran frustración y problemas graves de salud.

Necesitan períodos de descanso y oscuridad, de hecho, si tienen menos de 4 horas de oscuridad continua pueden tener lesiones en la córnea y en la retina; pero es común que en la producción de pollos se mantenga un patrón de luz artificial de 23 horas, incluso para estimular la ingesta y que crezcan a mayor velocidad.

Sistemas de producción

Vacuno

Se obtiene generalmente de los terneros que pueden haberse criado mediante un sistema de pastoreo o mediante alimentación artificial (mamones).

Los terneros utilizados para el pastoreo hacen lactancia natural en zonas del norte de la península o en prados, dehesas del Sudeste. Se alimentan de pasto o cultivos y solo se les da pienso en determinados momentos del año. Normalmente se crían razas autóctonas y suelen estar hasta los 5-7 meses de edad con las madres, hasta que pesan 180-200kg y son llevados al cebadero.

Las vacas tienen su primer parto a los 2-3 años de edad y se las utiliza durante 5 o 6 partos durante unos 7 años. Los terneros mamones tienen lactancia artificial y empiezan a tomar sólidos a las 2-3 semanas de vida. Suelen ser los terneros que vienen de las vacas utilizadas para producción de leche. Se alimentan a base de concentrados de cereales. Muchos de los terneros vienen de otros países de Europa: Polonia, Francia, Alemania, Irlanda e Italia. Este tipo de producciones tiene lugar principalmente en Cataluña y Aragón, donde las granjas suelen tener entre 500-1.000 animales, o sistemas integrados que alimentan hasta 7.000 animales cada año y en las regiones de Castilla La Mancha, Madrid y Galicia, donde las granjas tienen entre 200-800 terneros/año.

Los animales pasan al cebadero para finalizar el engorde antes de ser sacrificados, que puede hacerse en la explotación, en cebadero comunitario (tipo cooperativa) o en cebaderos industriales (con cebo intensivo). El cebadero más habitual en España consta de una simple cama de paja, unos bebederos y comederos. No existe una directiva unificada y de obligado cumplimiento para los cebaderos de terneros, donde se nos diga cuál es el tamaño de los corrales o de las instalaciones, aunque sí que existen una serie de reglas: que estén aislados térmicamente, que tengan una cubierta para proporcionar sombra y cobijo (la mayoría de cebaderos suelen tener sólo 3 paredes), que se proporcione luz a los animales al menos durante 9 horas al día (sobre todo de forma natural), que la humedad relativa se mantenga entre el 65% y 85%, que la ventilación sea adecuada para eliminar el cúmulo de gases nocivos, que los animales puedan visualizarse y establecer contacto, que tengan una cama adecuada para descansar, y agua limpia siempre a disposición.

Los ganaderos intentan planificar los partos considerando las condiciones climáticas y la demanda del mercado fundamentalmente. Si las vacas crían a principios del otoño, los terneros permanecen allí 7-8 meses, se ceban durante 6 meses y se sacrifican justo para la época de Navidad, momento en el que la carne alcanza precios más altos.

Caprino

El ganado caprino para producción de carne en las explotaciones se obtiene mediante monta natural, la práctica de la inseminación artificial es casi inexistente, a menos que se realice con el objetivo de obtener una mejora genética. Es decir, existen bancos de semen y laboratorios que se dedican a la extracción y análisis del mismo con el objetivo de obtener un semen de calidad que luego pueda proporcionarse a ciertas explotaciones. Para la reproducción, se recurre a la sincronización de los animales  mediante tratamiento hormonal (esponjas vaginales) a las hembras, o se recurre a la técnica del “efecto macho” para poder producir en forma de lotes y controlar la fecha de partos y el ritmo productivo.

Las cabras tienen 1 parto al año y puede haber lactancia natural, durante 3-5 semanas hasta que el cabrito llega a los 7-12kg de peso vivo (lechal) o mediante lactancia artificial 5 semanas obteniendo cabritos de 11 a 13 kg.

El cabrito lechal suele provenir de las producciones lecheras, son los machos a los que no se les da uso en la explotación; aunque también en algunas explotaciones puede establecerse como el producto principal, sobre todo en aquellas con base territorial.

La producción de carne de chivo suele estar ligada a un sistema más tradicional, con base territorial y en el que principalmente los animales se alimentan de hierba, por lo que suelen tener acceso a pastos. No existen producciones de carne de chivo en confinamiento.

Ovino

Según el tipo de alimentación, peso y edad al sacrificio se distinguen varios tipos de carne de cordero: los más consumidos en España son el recental (cordero de menos de 4 meses y menos de 9kg, destetados y alimentados con piensos naturales, procedentes de las ovejas lecheras) y el lechal (corderos alimentados únicamente con leche materna y sacrificados a los 35-40 días).

Al igual que con las cabras, los animales para producción de carne se obtienen fundamentalmente con monta natural, la práctica de la inseminación artificial es casi inexistente, a menos que se realice con el objetivo de obtener una mejora genética. Se sincroniza mediante tratamiento hormonal (esponjas vaginales) a las hembras, para poder producir en forma de lotes y controlar la fecha de partos y el ritmo productivo.

Las ovejas suelen tener su primer parto entre los 10-13 meses de edad, desde entonces paren una vez cada año, o si se hace una planificación reproductiva, pueden tener 3 partos en 2 años, con intervalos de unos 4-5 meses de descanso. Las hembras se suelen utilizar para unos 7 partos; por lo que suelen permanecer en la explotación alrededor de unos 7-8 años, que es la edad de desvieje (cuando se deshacen de ellas y sustituyen por otras más jóvenes). La gestación dura unos 5 meses, y los corderos se suelen destetar a los 30 días.  Las ovejas, de forma natural, son poliéstricas estacionales, es decir, que tienen el celo cuando los días comienzan a acortarse, en otoño, para que el parto tenga lugar cuando los días comienzan a alargarse, en primavera. En las explotaciones, esto se controla para poder decidir en qué fechas prefiere el ganadero tener a los corderos en el mercado.  

Cerdos

El 90% de la producción de los cerdos se hace siguiendo un sistema intensivo, en el que se intenta rentabilizar al máximo cada proceso.

Las hembras de las razas que se utilizan, se han seleccionado para tener índices reproductivos muy eficaces, de modo que cada cerda tiene unas 2,2 camadas cada año que da unos 11 lechones vivos por camada. Las cerdas se utilizan durante 2 o 3 años antes de ser sacrificadas.

Durante ese tiempo, las hembras se explotan, desde que tienen unos 7-8 meses, para producir lechones. Se cubren, generalmente mediante inseminación artificial, hasta que se confirma que están gestantes. Pasan a las instalaciones de madres gestantes, donde viven en grupos hasta una semana antes del parto. En ese momento, son trasladadas a las parideras, unas jaulas individuales donde disponen del espacio justo para poderse tumbar y levantar, pero no para girarse. En esas jaulas paren y permanecen hasta el momento del destete, que suele realizarse a los 21-28 días. Las jaulas están pensadas para que las madres no aplasten a los lechones al tumbarse, dejando para éstos, un espacio mayor alrededor de la madre, con un foco de calor y espacio a través del cual pueden mamar, aunque no siempre ocurre y muchos mueren aplastados por su propia madre. Es decir, los lechones pueden acceder a la madre cuando quieran, pero la madre no tiene ninguna posibilidad de “escapar” de ellos. Esta restricción de movimiento y la sensación de hambre (se les restringe la alimentación) genera estrés a las cerdas, que presentan estereotipias e incluso aumenta el riesgo de infecciones urinarias. Una vez se destetan los lechones, las madres vuelven a ser inseminadas en cuestión de una semana y empieza su ciclo de nuevo.

Los lechones, a las 24-48 horas de nacer, son identificados (normalmente se coloca un crotal en la oreja), se les corta la cola, los colmillos, se castra a los machos y se les inyecta la dosis de Hierro y Vitaminas A,D Y E que necesitan debido a las condiciones en las que viven. La mortalidad debido a aplastamiento o por debilidad en esta fase suele ser del 10-15%.

Posteriormente, al ser separados de sus madres y mezclados con otros lechones en lotes, en corrales con una densidad de 4-5 lechones por m2, suelen sufrir un gran período de estrés mostrando conductas anormales, anorexia y peleas entre ellos. Permanecen aquí hasta que alcanzan los 20-25kg y la mortalidad oscila entre el 3 y el 10%.

Llegado este peso los animales se trasladan a otros corrales donde vivirán en grupos de 10-30 animales. También en este período sufren situaciones de ansiedad por estrés, la temperatura, la falta de ventilación y la densidad que puede llegar a ser muy alta a medida que crecen (unos 800 gramos al día). Cuando llegan al peso de sacrificio, que suele ser alrededor de los 100kg y las 23-25 semanas de vida, se transportan al matadero para ser sacrificados.

Algunos machos y hembras de estos lotes son seleccionados o bien en otras explotaciones se crían machos y hembras que sirven de madres y padres, de modo que se les hace un tratamiento algo distinto. Las hembras entran al ciclo de madres que ya se ha comentado, y los machos se convierten en lo que llaman “verracos”, viven en un corral de 6 m2 toda su vida, y se les utiliza para monta o bien para pasearse delante de las hembras en el momento de la inseminación, para detectar cuál de ellas está en celo.

En los sistemas en que los animales tienen acceso al aire libre, como por ejemplo, el sistema de cerdo ibérico, las técnicas están mucho menos intensificadas, pero en cambio sufren otro tipo de inconvenientes como el anillado (colocación de una o dos anillas en las narinas, para evitar que destrocen el terreno hozando pues, al hozar con la anilla puesta, sienten dolor y lo hacen menos) o la castración de las hembras (y no siempre siguiendo la legislación de que la cirugía la practique un veterinario, bajo anestesia y analgesia).

La castración de los machos se practica para impedir el desarrollo de conductas sexuales o agresivas indeseadas pero especialmente para evitar la aparición del olor sexual (debido a escatol y androsterona) en el producto final (la carne). En las hembras, los motivos van más encaminados a asegurar el aumento de peso (durante el celo son más activas y podrían bajar la reposición) y evitar que sean fecundadas por ejemplo por los jabalíes. Desde el 1 de Enero de 2012, la castración debería realizarse con analgesia o anestesia, aunque, incluso según la FVE, parece que todavía no se aplica la normativa en muchos lugares. Según la declaración de Bruselas de 2010, a partir de 2018, debería abandonarse esta práctica, sustituyéndola por métodos alternativos como la inmunocastración.

Directiva 2008/120/CE del Consejo de 18 de Diciembre de 2008 relativa a las normas mínimas para la protección de cerdos
Real Decreto 1221/2009, de 17 de Julio, por el que se establecen las normas básicas de ordenación de las explotaciones de ganado porcino extensivo

Pollos

La carne de pollo procede tanto de machos como hembras de razas denominadas “pesadas”, que han sido seleccionadas para tener una velocidad de crecimiento elevada y gran cantidad de masa muscular en la zona del pecho y los muslos.

Primero se necesita criar y mantener a los reproductores, que proporcionan los huevos, que son incubados para obtener esos pollos.

En las granjas de reproductoras, las gallinas se alimentan de forma restringida hasta la semana 18 o 23 y se las lleva a las naves de puesta, donde permanecen hasta las 64 semanas de vida. Se juntan con los machos de forma gradual a razón de unos 6-10 machos por cada 100 hembras. El sistema que se utiliza en estas explotaciones es en suelo, con alta tecnificación y con un espacio que equivale a unos 4 animales por m2. Al final de este período, los pollitos utilizados para la reproducción se sacrifican. De cada una de ellas se obtienen unos 175 huevos incubables de los que saldrán unos 148 pollitos para engorde.

Los pollitos llegan a la nave de engorde con 1 día de vida, tanto machos como hembras, y allí permanecen hasta el final, en un sistema también en suelo, en el que juegan con la cantidad de horas de luz y oscuridad para fomentar su crecimiento. La primera semana de su estancia, tan sólo les permiten una hora de oscuridad cada 24 horas, de manera que en ese tiempo multiplican su peso por cinco. Si esto se mantiene mucho tiempo, para potenciar el crecimiento rápido, los pollitos tienen problemas de artritis, de locomoción y hay muertes súbitas. En general, a partir de la semana de vida, van incrementando progresivamente la cantidad de horas de oscuridad, hasta volver a reducirla unos días antes de llevar a los pollos al matadero.

Los pollos de 35-42 días de vida alcanzan así 1.8-2.5kg de peso vivo, momento en el cual se transportan hasta el matadero para ser sacrificados tras 10-12 horas de ayuno.

Los animales conocidos como “capones” son machos castrados a las 6-10 semanas de edad y que se engordan durante 3-9 meses hasta alcanzar los 3.5-5.5kg de peso vivo.

Real Decreto 692/2010, 34 de 20 de mayo; BOE 3 Junio 2010 pp 47986 que establece las normas mínimas de manejo de los pollos destinados a la producción de carne.

Transporte

El Reglamento relativo a la protección de los animales durante el transporte es el CE nº 1/2005, y se aplica sólo al transporte de animales que se efectúa en relación a una actividad económica.

Se define como “viaje largo” aquel que tiene una duración superior a 8 horas desde el momento de partida.

Este reglamento establece que se ha de ofrecer a los animales alimento, agua y periodos de descanso a intervalos suficientes y en condiciones cualitativa y cuantitativamente adecuadas a su especie y tamaño. Por tanto es aplicable a todos los medios de transporte que deberán construirse, diseñarse y mantenerse de manera que eviten lesiones y sufrimiento a los animales, les protejan del clima, aseguren la limpieza y desinfección, proporcionen espacio y ventilación suficiente… En el caso de cerdos de < 10kg, corderos de < 20kg, terneros de < 6 meses y potros de < 4 meses, deberán disponer de yacijas adecuadas que garanticen la comodidad de los animales durante el transporte.

Una gran parte de los problemas para los animales durante el transporte de animales vivos tiene lugar durante la carga y descarga, por ello la legislación europea establece una prohibición expresa en cuanto a golpear a los animales o utilizar técnicas tales como las descargas eléctricas (aunque lo permite en vacuno y porcino adulto en los cuartos traseros máximo 1 segundo), los pinchos o ataduras.

A pesar de la normativa, un gran número de muertes de animales se produce durante el transporte hacia el matadero, debido a las altas temperaturas, difícil acceso a puntos de agua y mala ventilación. Además, es frecuente también que los animales se lesionen en este proceso, bien porque resbalan durante la carga o descarga, o bien durante el transporte.

Sacrificio

REG 1099/2009, relativo a la protección de los animales en el momento de la matanza

De acuerdo a la legislación, todos los animales (con excepciones por motivos religiosos) deben estar aturdidos antes de provocarles la muerte. El aturdimiento es el proceso mediante el cual se consigue la pérdida de consciencia del animal, para que el sacrificio no les produzca dolor.

En general para rumiantes y cerdos suelen utilizarse métodos mecánicos de aturdimiento: pistola de perno cautivo no penetrante que provoca un daño cerebral grave y por tanto la pérdida de conciencia del animal.

En algunos mataderos se utilizan también métodos eléctricos, limitados normalmente a la cabeza, ajustando la tensión (voltios) y la corriente (amperios o miliamperios) a cada especie concreta para provocar la pérdida de conciencia en el animal, para cualquier especie. Electrocución cabeza-tronco en ovinos, caprinos y cerdos. En aves de corral también se usa el baño de agua eléctrico mientras un gancho las suspende por las patas. En cerdos y aves de corral se utilizan también gases (como el monóxido de carbono o el CO2) dentro de una cámara.

Los técnicos que realizan estas técnicas deben estar muy formados para asegurar que se realiza correctamente. Pero esto no siempre sucede y es frecuente que los animales no queden bien aturdidos, porque no se hace en el lugar adecuado, con la intensidad o el tiempo adecuados... y el animal esté consciente en el momento en que le sacrifican.

Normalmente a todas las especies les provocan la muerte mediante el sangrado. El matarife, mediante un corte en el cuello, secciona el plexo venoso de la zona, cuando los animales están colgados boca abajo, de manera que la sangre brota y en unos segundos, mueren. A continuación, se procede a los distintos procesados que se le hace a cada cadáver (denominado “canal”), en el matadero y después en las salas de despiece. Un veterinario está presente para evaluar que el aturdimiento se haga correctamente y para tomar muestras de algunas canales, con las que determinará si es apta o  no para el consumo humano.

Enlaces de interés:

CIWF
FAWEC
AWIN
MAPAMA
FAO
OECD
USDA

SITRAN

 

Actuación FAADA

  • Hemos trabajado en la creación de nuestro Documental EMPATÍA.
  • Promocionamos los Lunes Sin Carne como primer paso para adoptar una alimentación 100% vegetariana.
  • Ofrecemos cursos de Nutrición Vegana y otra información relevante con respecto a la alimentación.
  • Difundimos campañas europeas para el endurecimiento y la mejora de las leyes que regulan el  bienestar de los animales utilizados para el consumo.
  • Apoyamos a restaurantes e iniciativas vegetarianas o veganas.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Infórmate sobre dietas que no contengan productos de origen animal.
  • Infórmate sobre los distintos sistemas de producción, lee las etiquetas y elige sacar a los animales de tu cesta de la compra.
  • Explica a tus conocidos/as el impacto que su dieta genera en el mundo.
  • Empatiza con el sufrimiento de los animales y piensa en hacer un cambio, por pequeño que sea, en tu día a día.
  • Propón en tu restaurante favorito, o en el comedor de la escuela o de tu trabajo, que ofrezcan menús vegetarianos o veganos bien elaborados como una opción diaria.
  • Ayúdanos a difundir EMPATÍA y el resto de materiales informativos de nuestra web.

 

Otras fuentes:
Informe Consumo en España 2015
Información de los sectores ganaderos del MAPAMA
Compassion in World Farming
Cómo ser vegano - PETA
Unión Vegetariana Española
HappyCow

Causas relacionadas