Alimentación - Lácteos

Animales implicados

Vacas, Cabras

Alcance de la problemática

Internacional

Ámbito de actuación de FAADA

Internacional

Descripción

Producción y consumo en España

En términos generales se puede decir que en España la leche provienen de 3 tipos de ganado en las siguientes proporciones: más de un 75% de la vaca, alrededor de un 13,5 % de oveja y entre 10-12% de cabra, estando gran parte de esta leche destinada a la elaboración del llamado “queso mezcla”, debido a la calidad y alto porcentaje de grasa.

En el año 2015 se produjeron en España unas 3.500 miles de Tn de leche líquida (3.500 millones de kg), unas 800 Tn de yogures y leche fermentada, 436 Tn de queso, unas 100 Tn de nata y otras 40 Tn de mantequilla.

En este mismo año se registraron 1.557 empresas lácteas en nuestro país.

En cuanto al consumo de productos lácteos, el producto más consumido es la leche líquida, sobre todo la semidesnatada, que alcanzó unos valores de 1.473 millones de litros en 2015. La Comunidad que más consume es Castilla-León, con una media de 94,97 l per cápita y año, y la que menos Canarias, con una media por debajo de 60 l per cápita y año.

El consumo total de derivados lácteos en España fue de 1.597 millones de kg, de los que más de un 21% fueron queso (347 millones de kg). El consumo de queso es de unos 7 kg por habitante y año. En lo que respecta a las exportaciones, España exportó aproximadamente 1,8 millones de Tn de lácteos entre 2013 y 2015, y las previsiones estimadas indican que esta cantidad subirá a 2,2 millones de Tn en 2025.

Sistemas de producción

Caprino y ovino

Las explotaciones de caprino de leche no suelen estar basadas en el territorio y por tanto el sistema se basa en animales confinados que se alimentan  de pienso y que no suelen salir al exterior. Alrededor del 20% de las cabras de leche se mantienen en sistema intensivos; el resto en sistemas semi-extensivos, complementando el pastoreo con aportes más o menos importantes de concentrado. No obstante la tendencia de los últimos años muestra que para los rebaños caprinos, con razas de una alta potencialidad lechera, la fase de lactación se está reconvirtiendo hacia sistemas semi-intensivos o intensivos, con aportes de concentrado cada vez mayores que logran obtener una mayor producción de las cabras. Las cabras son animales muy territoriales y en situaciones de confinamiento pueden padecer gran estrés y generarse situaciones de conflicto graves; muertes por deshidratación o inanición, porque exista por ejemplo un individuo muy dominante.

La gestación de ovinos y caprinos dura alrededor de unos 5 meses, algo menos en cabras que tienen partos gemelares. En los rebaños de leche, las hembras se ordeñan durante 7-9 meses, hasta algo más de un mes antes del parto, y al final de este periodo de lactación, se disponen para aparearse de nuevo, de tal manera que más o menos se siguen ritmos reproductivos de un parto al año. La cabra que se alimenta por pastoreo suele producir alrededor de 1,5l de leche al día, llegando a ser la producción de unos 300-400 litros por lactación, aunque es un parámetro que depende mucho de la raza y de la alimentación que reciben los animales; en las explotaciones intensivas las cabras pueden llegar a producir más de 800 litros por lactación.

Las razas especializadas en producción láctea solo se dedican a la producción de cabrito lechal. Este cabrito pesa unos 3-4 kg al nacer y se alimenta de leche, natural o artificial, durante unos 45 días, tras los cuales es separado de la madre para ser sacrificado y vendido, aproximadamente en un 75% de ellos.

Reproducción

En ganado de orientación láctea, la inseminación artificial es la herramienta fundamental que se usa en producción intensiva para conseguir que las cabras y ovejas se reproduzcan. En sistemas de oveja lechera el ritmo de reproducción típico de una explotación es de monta continuo, con altas tasas de fertilidad en monta natural, para así optimizar más, la leche y la producción de carne por la venta del cordero.

También en las granjas de cabras es imprescindible que tengan un mínimo de un parto al año para que el ganadero considere la explotación como rentable.

La inseminación forzada de las hembras constituye un complejo proceso que puede distinguirse en varias fases:

  1. Selección de los denominados sementales, en base a su morfología genética, que se controla a través de programas de selección
  2. Una vez seleccionados, se procede al control sanitario de los machos (fundamentalmente tuberculosis, brucelosis, etc)
  3. Después los machos siguen un programa de entrenamiento para la recogida de semen en una vagina artificial
  4. El semen recogido se analiza y se valora para determinar si es apto
  5. Una vez valorado, se procede a su dilución para elaborar las dosis, y puede entonces utilizarse en fresco para ser aplicado a la hembra, o congelarse para conservarlo más tiempo

Vacuno

La gestación de las vacas dura 9 mese y suelen parir sólo un ternero. La edad de la primera concepción suele tener lugar entre los 13-14 meses, y por tanto su primer parto alrededor de los 24 meses. En las explotaciones de leche las vacas se suelen mantener hasta los 6-7 años, es decir, unos 4-5 partos, que pueden variar de una animal a otro, según su fisiología y su capacidad reproductiva, y es entonces cuando se “descartan” y son sustituidas por animales más jóvenes.

La raza que se usa fundamentalmente para este tipo de producción es la Holstein, también conocida como frisona, originaria de Alemania y los países bajos, y que destaca por su alta producción de leche, carne y su buena adaptabilidad. Son vacas conocidas por su alto rendimiento productivo, y aunque éste puede ser altamente variable, sobre todo según el manejo y la alimentación de la vaca, se han registrado animales con producciones mayores a los 20. 000 litros de leche por año, lo que supone una media de más de 65 litros diarios (según el cálculo con una lactación normalizada de 305 días), aunque los valores habituales suelen ser bastante inferiores.

En las explotaciones de vacas de leche la mortalidad de terneros es bastante alta, y esta mortalidad puede atribuirse a factores como que antes del destete son animales altamente vulnerables, (es fundamental que tomen el calostro entre 30 min y 8 horas después del parto), por lo que este proceso les puede causar grandes estragos.

El destete es un proceso que debe hacerse de forma gradual: cuando es brusco los terneros sufren un alto nivel de estrés, y como veíamos algunos animales no sobreviven al proceso. Existen estudios que demuestran que los terneros destetados a edades más tempranas muestran mayor incidencia de estereotipias.

En la mayoría de explotaciones el ternero es separado de la madre a  las 24 horas de vida, ya que no interesa que se alimente de la leche de la vaca, cuya producción está destinada a la venta. El ternero pasa entonces a ser alimentado artificialmente, con leche de las nodrizas o lacto reemplazante, con cubo o tetina, 2 veces al día.

En este caso el método que se use para alimentar al ternero es muy importante, el  hecho de que beban del cubo, en vez de succionar, hace que terminen rápidamente de alimentarse y que además no puedan satisfacer su necesidad de succión, por lo que dirige este comportamiento a otros terneros que puedan estar a su alcance. Esto no sólo molesta y estresa a otros terneros, sino que además aumenta el riesgo de contagio de enfermedades. Si los terneros son alimentados con tetina, ven satisfechas esta conducta de succión que es innata en ellos, aumenta la liberación de hormonas como la insulina, lo que favorece la síntesis de grasa y proteína que participan en la digestión y disminuye el índice de diarreas, también otra problemática muy común entre los terneros (también en corderos).

El ternero se considera tal hasta los 6 meses de edad y hasta entonces puede permanecer alojado en los corrales específicos para ellos. Durante este tiempo el alojamiento debe satisfacer las necesidades de los animales: una cama de paja abundante y profunda, espacio para tumbarse, agua disponible y ventilación adecuada. Aunque el alojamiento individual es habitual durante las primeras semanas, la ley dice que ningún ternero podrá permanecer encerrado más de 8 semanas en un recinto individual y que estos recintos no podrán ser de muro sólido, sino que deben ser tabiques o paneles perforados que permitan el contacto visual y táctil entre los terneros.

Por otro lado, no se pueden mantener atados y deben poder disfrutar de al menos 8 horas de luz, natural o artificial, al día. (Directiva 2008/119/CE de cría de terneros).

Existen estudios que demuestran que los terneros que se alojan individualmente muestran mayor incidencia de estereotipias que los que se alojan en grupo, por ejemplo la más común es realizar movimientos continuos con la lengua.

Entre las prácticas de manejo de la industria lechera se encuentran operaciones como el descornado o desmochado, (para evitar el crecimiento de los cuernos) y el corte de la cola, bajo la creencia de que de esta forma resulta más higiénica, a pesar de que no existen estudios científicos que evidencien tales beneficios.

El descornado consiste en extirpar el tejido córneo antes de que quede sujeto al cráneo, es decir, eliminar los botones córneos, quemándolos con pasta cáustica o metal candente, y evitar así el crecimiento de los cuernos que todas las vacas desarrollarían sino normalmente. Si esta operación no se hace a una edad muy temprana, antes de los 2 meses, cuando aún está formado por tejido blando, puede llegar a ser muy doloroso para el animal. En el posoperatorio es necesario tratar el dolor, normalmente suministrando antiinflamatorios, que además consiguen reducir el nivel de estrés en el animal, y cuidar mucho la herida, que a veces puede tardar meses en cicatrizar.

La cola es una “herramienta fundamental para las vacas y la realidad es que al cortarla aumenta el grado de malestar de las vacas, la presencia de moscas, y como consecuencia el nerviosismo de aquéllas por la enorme molestia que estas le provocan.

Las vacas aprenden muy pronto a asociar situaciones con experiencias que les hayan producido miedo o dolor, por lo que el momento del ordeño y la forma en la que éste se realiza son cruciales en su día a día. Además, al igual que ocurre con el resto de rumiantes, las vacas tienen una visión panorámica de unos 300° pero una visión monocular, menos nítida y que no les permite apreciar bien el relieve o  profundidad, por lo que el recorrido en la explotación, que han de realizar varias veces al día para ir al ordeño, puede provocarles gran estrés. Por ello se le da mucha importancia al diseño de los caminos: que estén limpios de obstáculos, sin pendientes, que sean anchos, y que no presenten cambios de luminosidad que puedan asustarlas.

Actuación FAADA

  • Hemos trabajado en la creación de nuestro Documental EMPATÍA.
  • Promocionamos los Lunes Sin Carne como primer paso para adoptar una alimentación 100% vegetariana.
  • Ofrecemos cursos de Nutrición Vegana y otra información relevante con respecto a la alimentación.
  • Difundimos campañas europeas para el endurecimiento y la mejora de las leyes que regulan el  bienestar de los animales utilizados para el consumo.
  • Apoyamos a restaurantes e iniciativas vegetarianas o veganas.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Infórmate sobre dietas que no contengan productos de origen animal.
  • Infórmate sobre los distintos sistemas de producción, lee las etiquetas y elige sacar a los animales de tu cesta de la compra.
  • Explica a tus conocidos/as el impacto que su dieta genera en el mundo.
  • Empatiza con el sufrimiento de los animales y piensa en hacer un cambio, por pequeño que sea, en tu día a día.
  • Propón en tu restaurante favorito, o en el comedor de la escuela o de tu trabajo, que ofrezcan menús vegetarianos o veganos bien elaborados como una opción diaria.
  • Ayúdanos a difundir EMPATÍA y el resto de materiales informativos de nuestra web.

 

Otras fuentes:
Informe Consumo en España 2015
Información de los sectores ganaderos del MAPAMA
Compassion in World Farming
Cómo ser vegano - PETA
Unión Vegetariana Española
HappyCow

Causas relacionadas