Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Animales de compañía - Puppy mills

Animales implicados

Perros, Gatos

Alcance de la problemática

Internacional

Ámbito de actuación de FAADA

España

Descripción

Las Puppy Mills, granjas o fábricas de cachorros, son instalaciones de cría de perros y gatos que producen animales de manera industrial a precios muy por debajo del mercado y sin prestar ninguna atención a su bienestar. Suelen estar situadas en países del este, donde el control de los estándares de bienestar es menor y  abastecen a todo el mercado español.

Nadie sabe cuántas Puppy Mills hay en Europa, ni cuántos animales se transportan, pero los accidentes de camiones en autopistas y controles rutinarios de tráfico han sacado a la luz animales procedentes de Hungría, Rumanía, Eslovaquia, Polonia y República Checa. Sin embargo, el mayor número de Puppy Mills del que se tiene constancia se encuentra en EEUU, donde se calcula que hay aproximadamente 10.000 de estos criaderos de perros.

Las fábricas de cachorros funcionan así: las madres son mantenidas de por vida en jaulas pequeñas, de naves industriales donde casi no hay luz, en condiciones higiénico sanitarias muy deficientes y apenas sin atención veterinaria. Son forzadas de forma continua en cuanto tienen el celo, encadenando un parto con otro. Los cachorros son separados de sus madres prematuramente, y con pocos meses, son transportados hacinados en camiones por toda Europa. Muchos mueren en el camino o llegan enfermos con enfermedades como parvovirus, coronavirus, panleucopenia o enfermedades hereditarias.

La falsificación de la documentación de viaje de los animales es una práctica bastante común. La normativa europea recoge que  los cachorros deben de tener más de tres meses para ser transportados pero, según informes de la Guardia Civil, se han detectado numerosas ilegalidades como el transporte en vehículos inadecuados o la falsificación de pasaportes, certificados y exámenes veterinarios para hacer creer que tienen más edad.

En una escala más pequeña de cría puramente comercial, tenemos lo que se conoce como Back Yard Breeding (cría en el patio trasero). Se trata de vendedores sin escrúpulos que crían en función de las razas que más se venden. Suelen tener en su poder varias hembras y uno o dos machos a los que obligan a reproducirse sin cesar hasta el agotamiento, con el fin de maximizar el beneficio. Puede ser cualquiera, incluso criadores con aparentes buenas intenciones. Incluso pueden tratar a sus parejas reproductoras como animales de la familia. Sin embargo, la cría de animales de forma continua durante años para producir camadas pone en peligro el bienestar de los animales y llena los centros de recogida de animales abandonados.

Además, muchos criadores de este tipo no están bien informados sobre lo que conlleva la reproducción de dos animales de compañía y, entre otras negligencias, no hacen pruebas  para la detección de defectos genéticos. Aunque hoy en día es más que discutible la figura del criador, desde luego, serlo implica mucho más que juntar dos perros para lucrarse.

Por último, cuando los animales procedentes de las Puppy Mills inundan el mercado, reducen las viviendas disponibles para los animales de las protectoras y centros de acogida.

En Europa, solo el 45,17% de los movimientos de transporte de perros están registrados legalmente.

Según un estudio de la Comunidad Europea durante el año 2014, 20.779 perros y 2.287 gatos se registraron en el TRACES (sistema que permite el intercambio de información relativo a las importaciones y movimientos dentro de la UE/EEE de animales vivos, facilitando a las autoridades la emisión de los certificados veterinario). Hungría, Eslovaquia y España son los países de origen que contabilizan el 68% y 71% del comercio de perros y gatos.

Los requisitos legales en referencia a la cría de cachorros son:

  • Edad mínima para viajar: se establece que la edad mínima de un animal de compañía es de 3 meses para movimientos comerciales de animales de compañía en la UE.
  • Requisitos: vacunación, identificación, pasaportes. Han de estar identificados con microchip norma ISO 11784 y tecnología HDX o FDXB, vacunación antirrábica (si se trata de una primovacunación) deben esperar 21 días antes de realizar el viaje. Pasaporte con toda la información sanitaria requerida: el animal ha de tener mínimo tres meses, con examen clínico realizado 24 horas antes del viaje por un veterinario autorizado por la autoridad competente en el estado miembro de origen.

 

Foto: Copyright 2016. The American Society for the Prevention
of Cruelty to Animals (ASPCA). All Rights Reserved.

 

Actuación FAADA

En Cataluña

  • Asesoramos a particulares que han comprado un cachorro enfermo.
  • Informamos a los ciudadanos del riesgo de comprar animales.
  • Colaboramos con las autoridades.
  • Colaboramos con el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente en la creación de un plan de actuación para promover la convivencia respetuosa con los animales de compañía y la implementación de buenas prácticas en su comercio.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Adopta. También hay asociaciones protectoras específicas de una raza concreta que tienen animales maravillosos en adopción.
  • Insta a tu tienda local de complementos y comida para animales a colaborar con algún refugio cercano y difundir las adopciones de los animales acogidos.

Causas relacionadas