Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Vestimenta - Lana

Animales implicados

Llamas, Ovejas, Conejos, Cabras

Alcance de la problemática

Internacional

Ámbito de actuación de FAADA

España

Descripción

La lana es una fibra natural que se obtiene de las ovejas y otros animales como las llamas, las alpacas, los guanacos, las cabras o los conejos, mediante un proceso denominado esquila o esquilado. Esta fibra se utiliza en la industria textil para confeccionar diversos productos y es muy apreciada por su longitud y elasticidad.

La esquila es el proceso de extracción de esta lana. En el caso de las ovejas, si se realiza el corte de ésta adecuadamente, se puede obtener una pieza entera, la cual se denomina vellón. La esquila se realiza una vez al año, para luego esperar que la lana crezca otra vez durante los siguientes doce meses y así volver a esquilar otra vez antes de verano. En zonas más templadas, se les puede llegar a esquilar hasta dos veces al año.

Para esquilar ovejas antiguamente se utilizaban unas tijeras, pero actualmente se hace con máquinas eléctricas. Se empieza por la barriga, luego las extremidades y finalmente por la cabeza y el cuello.  El inconveniente que tiene el uso de las tijeras mecánicas es que va dejando el cuero del animal sin grasa y desprotegido. La oveja tarda aproximadamente 20 días en reconstruir la estructura de la lana y protegerse con grasa. La tijera manual en cambio, comprime las fibras sin romper la estructura y deja la grasa sobre el animal, lo que representa un punto a favor para los partidarios de éste método. Por lo contrario, en el corte manual, hay que tener en cuenta que se ha de hacer el corte bien a ras de la piel, evitando el corte doble de la mecha, y por lo tanto hay una probabilidad más alta de cortarle sin querer la piel y hacer así daño al animal.

En el año 2015 en España se esquilaron un total de 12.835.900 animales (un 3,8% más que en 2014), para una producción total de 23.336 toneladas de lana. 

Cuando las ovejas dejan de servir para la obtención de la lana, son llevadas al matadero para el consumo de su carne.

Miasis y mulesing en Australia

La industria de la lana siempre ha buscado la raza que produzca cantidades mayores de lana, como la raza merina. Para ello, se han cruzado durante años distintas razas de ovejas para conseguir la piel más arrugada que produzca una mayor cantidad de lana. Pero una mayor cantidad de arrugas es perjudicial para las ovejas, ya que incrementa su sudoración y aumenta la probabilidad de que las moscas depositen allí sus larvas y acaben causando una infección (miasis).

Australia es el principal exportador mundial de lana de raza merina. Para combatir la miasis someten a las ovejas a una cruel práctica llamada “mulesing”, que consiste en realizar un corte en la zona que rodea el ano para así atraer a las moscas para que depositen allí sus larvas y no en el resto de la piel, para no perjudicar la lana. Esta práctica se realiza sin ningún tipo de analgésico de forma habitual.

 

Actuación FAADA

  • Desde FAADA, concienciamos y divulgamos material educativo sobre la problemática relacionada con el uso de pieles, pelos y plumas de animales.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Transmitir y difundir la problemática relacionada con el uso de pieles de animales, pelos y plumas. Cómo viven los animales, el sufrimiento que padecen y las alternativas que existen.
  • Elige siempre no comprar ropa ni complementos hechos de piel, cuero, etc. Así como  cualquier objeto (alfombras, sofás, etc.) hecho con piel animal. Mirar las etiquetas o preguntar antes siempre es una buena opción. Existen numerosas alternativas de tejidos sintéticos que protegen tanto o más de las bajas temperaturas, son más ligeros y no implican la muerte injustificada de los animales.
  • Lee bien las etiquetas de los productos ribeteados con piel. Si no indica claramente su origen y no puedes estar seguro, no lo compres. No pienses que porque la prenda es económica debe ser piel sintética. Los vendedores no siempre saben si el pelo es real o no, asegúrate tú de que no lo sea.
  • Pide a las tiendas que venden productos de pelo que dejen de hacerlo o que al menos separen la real de la sintética e indiquen claramente el origen.
  • Si recibes catálogos de empresas que venden productos de piel, expresa tu rechazo de forma educada pero rotunda.
  • Si dispones de productos de piel, hazlos llegar a un refugio de animales que lo usarán para mantener a las crías calientes.

Causas relacionadas