Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Convivencia respetuosa - Alergias

Animales implicados

Perros, Gatos

Alcance de la problemática

Internacional

Ámbito de actuación de FAADA

España

Descripción

Aproximadamente un 15% de la población es alérgica a los perros o gatos, pero eso no significa que al primer síntoma haya que deshacerse del animal. Es posible convivir con un animal de compañía siendo alérgico, no es complicado y basta con tomar unas pequeñas precauciones.

¿Por qué se producen las alergias?

Los alérgenos de los animales son proteínas que cuando se respiran, o están en contacto con la piel, producen una reacción alérgica que provoca que el organismo produzca histamina. La histamina puede producir hinchazón e irritación y da lugar a los síntomas típicos de la rinoconjuntivitis alérgica y el asma.

Si se produce alguno de estos síntomas, no hay que perder la calma. Lamentablemente, aún son muchos los médicos que recomiendan –como única medida paliativa– deshacerse del perro o gato.  Esa es una solución rápida, poco ética y que tiene nefastas consecuencias para los humanos y los otros animales: primero, porque existe un vínculo afectivo por ambas partes que se rompe con el abandono y de cuya herida el animal puede no recuperarse nunca, y segundo porque se contribuye a saturar los refugios de animales abandonados, cuando podría ser evitable con un poco de precaución.

Se ha demostrado que vivir con un animal durante el primer año de vida reduce la posibilidad de desarrollar alergias en un futuro, ya que refuerza su sistema inmunitario. Y a menudo los niños superan las alergias cuando crecen.

Aquí os presentamos una serie de precauciones que se pueden tomar si se da esta situación. No curan las alergias pero ayudan a controlar la intensidad de las respuestas alérgenas y hacer que la convivencia sea posible y más llevadera.

En la casa

  • Es importante que el animal no entre en el dormitorio para que la persona alérgica pueda dormir sin ácaros y para que pueda descansar durante un período malo.
  • Ventilar y limpiar la casa con frecuencia, utilizando para la limpieza aspiradores con filtros de alta eficiencia HEPA. Es esencial sacar el polvo y aspirar en las zonas donde el animal hace más vida.
  • Utilizar fundas hipo alergénicas para colchones y almohadas que no acumulen  alérgenos. Lavarlas frecuentemente.
  • Poner purificadores de aire por toda la casa. Existen diversas marcas y modelos de filtros de aire que apresan las partículas que se encuentran suspendidas en el aire (unos 100€).
  • Evitar los accesorios de casa que puedan atrapar polvo como cortinas, alfombras, moquetas, decoraciones que no tienen utilidad, etc.
  • Lavar lo más a menudo posible la cama del animal.
  • Existen limpiadores de suelos con alto poder desinfectante, formulados con moléculas que reducen los efectos de la alergia. Sus moléculas se dispersan en el ambiente, buscan las partículas alérgenas, las envuelven y las llevan al suelo para destruirlas.

Antes de decidir prescindir de un animal hay que pensar en él y no olvidar el compromiso que adquirimos cuando lo incorporamos a la familia. Es posible vivir cómodamente con un animal, a pesar de ser alérgico. Sólo hace falta una buena comprensión de la condición alérgica y el cumplimiento de algunas medidas preventivas.

 

Actuación FAADA

  • Informamos y concienciamos para que la gente conozca cómo mejorar las condiciones de vida del animal con el que conviven.
  • Presionamos y colaboramos con las administraciones para que realicen campañas de prevención.
  • Publicamos artículos con información y consejos útiles para que cualquiera pueda poner en práctica lo aprendido.
  • En nuestra web Sóc Responsable publicamos durante todo el año un listado de centros veterinarios que aplican descuentos a las familias que puedan demostrar falta de recursos.
  • Realizamos una campaña anual de identificación y esterilización con la que se ha conseguido actuar en favor de 36.695 animales en 5 años (del 2012 al 2016).

 

¿Qué puedes hacer tú?

  • Hazte un estudio médico del grado de alergia. Existen  vacunas que pueden prevenir o aliviar síntomas como estornudos y tos, de la rinitis alérgica (llamada fiebre del heno) y del asma alérgico. No es necesario aplicar una vacuna contra las alergias para cada alérgeno: lo que se hace es una mezcla personalizada de alérgenos para cada persona y se administra en una sola vacuna de manera periódica y continuada en el tiempo.
  • Existen otros tratamientos para las alergias que, a pesar de ser sintomáticos (antihistamínicos, aerosoles nasales, inhaladores, etc.) debemos asegurarnos de tomar regularmente y no sólo cuando ocurre el episodio alergénico, siempre bajo supervisión médica.
  • Limpia tus manos después de tocar al animal. También hay productos de limpieza anti-alergénicos para la ropa y las moquetas.
  • Existen en el mercado algunas lociones no tóxicas que encapsulan los alérgenos de la caspa y disminuyen su concentración al 15-20%. Se aplican una vez a la semana sobre el pelo del animal. Antes de la aplicación, es conveniente cepillar meticulosamente al animal, para que se desprenda la mayor cantidad posible de pelos sueltos. Después, se humedece un paño con la loción tópica y se fricciona con cuidado la piel del animal siguiendo la dirección del pelo, y luego en sentido opuesto. Uno de estos productos es Vetriderm, una loción tópica para uso externo para perros y gatos.
  • Cepilla al animal una vez por semana, más incluso en la época de la muda del pelo.  Lo mejor es hacerlo en un espacio abierto lejos de la casa. Esto, además, deberías hacerlo con regularidad pues tiene efectos muy beneficiosos para el animal.
  • Una dieta rica en nutrientes esenciales y ácidos grasos (Omega 3 y 6) ayudará a mantener su pelaje húmedo y a reducir la caída de la caspa. Los piensos con demasiado maíz o trigo pueden ser malos para la digestión del animal y provocar más caída de pelo y caspa.

 

Causas relacionadas