Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Convivencia respetuosa - Embarazo y Toxoplasmosis

Animales implicados

Perros, Gatos

Alcance de la problemática

Internacional

Ámbito de actuación de FAADA

España

Descripción

Son muchas las dudas sobre el embarazo y la enfermedad de la toxoplasmosis que se han generalizado desde la llegada de internet y gracias a numerosas fuentes de dudosa calidad. Desde FAADA queremos responder a las principales preguntas acerca de la toxoplasmosis cuando convivimos con un gato y despejar todas tus dudas.

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una enfermedad causada por un parásito de la familia de los coccidios llamado Toxoplasma gondii. Puede vivir en las células de gran variedad de especies animales, como los cerdos, las ovejas, roedores, pájaros, los gatos o las personas. Tan sólo en el gato se reproduce de forma sexual y elimina, por lo tanto, los ooquistes (los huevos de donde salen los parásitos) desde el sistema digestivo. En el resto de especies, el parásito permanece en forma de quiste en la musculatura del individuo.

En personas sanas el parásito produce pocos efectos, similares a los de un resfriado, y tras la primera infección, queda inmunidad para toda la vida; es decir, que no se vuelve a padecer tal enfermedad como sucede con la varicela.

La mayoría de personas no saben si han tenido toxoplasmosis o no, en general se descubre cuando, con una analítica, se detectan los anticuerpos contra el Toxoplasma. Es el caso de las embarazadas, a las que se le realiza de forma rutinaria un análisis de sangre para determinar si hay anticuerpos o no. Es importante realizar esta prueba porque en mujeres embarazadas, el contacto con el parásito por vez primera puede provocar abortos y malformaciones en el feto (existe un 40% de probabilidad de que el parásito llegue al feto).

¿Cuál es el riesgo para las mujeres embarazadas?

Si la prueba sale positiva quiere decir que ya has tenido contacto con el parásito y tu cuerpo tiene anticuerpos para combatirlo en caso de otro contacto, por lo tanto, no tienes que preocuparte más. En los últimos años, la prevalencia en personas en España está entre el 9 y el 22% (es decir, la mayoría de la población es negativa).

Si la prueba sale negativa, quiere decir que nunca has contactado con el parásito y, por lo tanto, si entraras en contacto con él durante el embarazo, especialmente en el primer y segundo trimestre, podría haber consecuencias para el feto. En este caso, debes tomar precauciones para evitar contagiarte. A pesar de lo que algunas personas creen, deshacerte de tu gato no es necesario en absoluto.

La primera causa de contagio de toxoplasmosis es el consumo de carne (30-63% de los casos de infección). La segunda causa más frecuente es por el contacto con tierra (6-17% de los casos).

¿De qué manera adquieren las personas la toxoplasmosis?

El Toxoplasma gondii puede contraerse de dos maneras:

  1. Por la ingesta de quistes presentes en los músculos de otro individuo (por comer carne contaminada).
  2. Por la ingesta de ooquistes presentes en las heces de un gato infectado.

Para que los ooquistes sean infectivos deben estar esporulados. Esto sucede entre 24 horas y 5 días después de que un gato infectado y en período de eliminación defeque. El período de eliminación se da sólo en los gatos infectados por primera vez tras 3-10 días y dura 2-3 semanas.

Los gatos se contagian al consumir carne contaminada. Por esa razón, si quieres prevenir que tu gato contraiga el parásito, sería mejor no permitirle que cace ni ofrecerle carne cruda.

¿Cómo puede evitarse el contagio?

Para evitar la primera vía de contagio, se recomienda no consumir carne cruda y lavarse bien las manos si hubiera que manipularla.

Para evitar la segunda vía, hay que procurar no ingerir heces contaminadas. Para esto, debería lavarse bien cualquier producto procedente de la tierra, como las verduras, para eliminar restos de tierra que pudieran contener ooquistes.

Otra precaución importante es lavarse bien las manos después de haber estado tocando tierra por cualquier razón, como por ejemplo en tareas de jardinería o si acariciamos algún gato. Además, si la persona convive con gatos, deberían recogerse las heces a diario y desinfectar la bandeja, idealmente debería hacerlo otra de las personas de la casa que no esté embarazada.

¿Puede un gato poner en riesgo un embarazo?

Para que un gato pueda suponer un riesgo para el seguimiento normal del embarazo o el buen estado de salud del bebé deberían darse a la vez los siguientes factores:

  1. Que no hayas estado nunca en contacto con el parásito.
  2. Que tu gato consuma carne infectada.
  3. Que tu gato se infecte por primera vez.
  4. Que la infección sucediese hace menos de un mes.
  5. Que toques sin guantes las heces de tu gato entre 1 y 5 días después de que éste defeque.
  6. Que te lleves las manos con heces a la boca e ingieras alguna partícula.
  7. Que estés embarazada.
  8. Que el parásito atraviese la barrera placentaria y llegue al feto.

Las medidas de las que tienes el control especialmente son la 5 y la 6. La prevención de estos factores es muy sencilla y constituye de hecho parte de un hábito saludable a aplicar por cualquier persona: lavarse las manos.

Es muchísimo más probable que se contagie por el consumo de carne (30-63% de los casos de infección se deben a esta vía). La segunda causa más frecuente es por el contacto con tierra (6-17% de los casos).

Un estudio realizado en distintos países de Europa determinó que el contacto con gatos no es un factor de riesgo para contraer la toxoplasmosis.

 

Actuación FAADA

  • Informamos y concienciamos para que la gente conozca cómo mejorar las condiciones de vida del animal con el que conviven.
  • Presionamos y colaboramos con las administraciones para que realicen campañas de prevención.
  • Publicamos artículos con información y consejos útiles para que cualquiera pueda poner en práctica lo aprendido.
  • En nuestra web Sóc Responsable publicamos durante todo el año un listado de centros veterinarios que aplican descuentos a las familias que puedan demostrar falta de recursos.
  • Realizamos una campaña anual de identificación y esterilización con la que se ha conseguido actuar en favor de 36.695 animales en 5 años (del 2012 al 2016).

Causas relacionadas