Dona ahora Hazte socio

En detalle

En nuestra sociedad actual todavía el egoísmo, la discriminación, el caos, la fragmentación, las desigualdades y la competitividad son imperantes, características de la actual era antropocéntrica o era de "el hombre". En términos generales, esta filosofía sitúa al ser humano en un lugar privilegiado desde un punto de vista metafísico, moral y epistemológico. Una nueva sociedad promovería una sociedad de tranquilidad y armonía, donde los seres humanos serían capaces de conectarse entre sí, con los animales no humanos y el mundo natural de una manera más cooperativa y amable. El nuevo parámetro que debería hacernos reflexionar sobre las acciones, actitudes y comportamientos hacia los otros, los animales no humanos en este caso, es la capacidad de sentir que poseen. Esta capacidad de sentir, o sintiencia, significa que determinados seres vivos pueden ser afectados de manera positiva o negativa, que pueden tener experiencias: no es sólo la capacidad de recibir estímulos o dar reacciones, es la capacidad de recibir y reaccionar a los estímulos de manera consciente, experimentar los desde el interior.

Desde FAADA, queremos elevar el grado de concienciación sobre la explotación del medioambiente, de las personas y de los animales para que un mundo mejor sea una realidad para todos los habitantes del planeta.

Nuestra acción educativa está encaminada a la difusión de este nuevo paradigma educativo conocido como Educación Humanitaria (humaneeducation.org) desde donde se defienden y promueven valores como la empatía, la compasión, el respeto, la bondad y una consideración positiva hacia todos los seres vivos, humanos o no por igual.

La esencia de la Educación Humanitaria es la de encontrar maneras de relacionarse con la naturaleza, con animales no humanos y entre nosotros mismos que sean enriquecedoras, solidarias y positivas. Este enfoque promueve, concretamente, la transformación de las actitudes, creencias y comportamientos relacionados con nuestra conexión con el medio ambiente, con otras especies y con otros compañeros humanos encaminándose hacia los valores humanitarios.

La Educación Humanitaria, al igual que otros paradigmas anti-opresión -derechos de las mujeres, derechos civiles, derechos de los homosexuales- tardará tiempo en tener efecto y en integrarse dentro del establecido. Para empezar a facilitar a los alumnos el aprendizaje de los valores humanitarios, necesitamos introducir un programa integrado a través de los currículos escolares que permita tanto a educadores como alumnos llegar a familiarizarse con formas más humanitarias de pensar y de relacionarse.

La Educación Humanitaria es una lente, un conjunto de conocimientos, herramientas y estrategias para fomentar el respeto a los derechos humanos, la protección de los animales y la educación ambiental, mostrando estos tres ejes como realidades interconectadas e integrantes de una sociedad justa y saludable. Queremos despertar el deseo y la voluntad de vivir con compasión, integridad y sabiduría, además de proporcionar los conocimientos y herramientas para poner nuestros valores en acción para que podamos encontrar soluciones que funcionen para todos. La educación humanitaria incluye 4 elementos:

  • Proporciona información precisa, es decir, nos dota de los conocimientos para hacer frente a los cambios.
  • Fomenta las 3 C: la curiosidad, la creatividad y el pensamiento crítico, que son los instrumentos que nos permitirán afrontar los desafíos.
  • Promueve las 3 R: reverencia, respeto y responsabilidad, que constituyen la motivación para enfrentar desafíos.
  • Ofrece opciones y herramientas positivas para la resolución de problemas, por lo que seremos capaces de resolver los retos.

Es el momento de hacer la vida ética, sostenible y en paz en este planeta, el propósito mismo de la educación.

FAADA (Fundación , para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales) es una entidad sin ánimo de lucro para la protección de los animales.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Medio Ambiente y Medio rural y marino con el número 1/2004.