Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Fiestas - Cabalgatas y desfiles

Animales implicados

Ovejas, Osos, Elefantes, Bueyes, Ocas, Burros, Camellos, Dromedarios, Caballos, Cabras, Cebras

Alcance de la problemática

Internacional

Ámbito de actuación de FAADA

España

Descripción

En algunas fiestas municipales se realizan desfiles por las calles, en los que se hacen exhibiciones de danzas populares, de disfraces y, cada año, de las carrozas navideñas de la cabalgata de los Reyes Magos. Es común encontrar animales disfrazados o sirviendo de medio de transporte o tracción para alguna de las comparsas o carrozas. 

Dromedarios, caballos, cabras, burros, ovejas, ocas y bueyes pueden verse desfilar entre el gentío, e incluso cebras, osos y elefantes han sido forzados a desfilar por las calles de este país para determinadas celebraciones.

Este tipo de desfiles va siempre acompañado de música, de luces e incluso de petardos o fuegos artificiales; además, las grandes cantidades de personas que lo presencian, hacen fotos utilizando flash. Todos estos factores asustan y estresan a los animales del desfile, pues son especies que no están acostumbradas a ese tipo de estímulos, que no se encuentran en su hábitat y que deben caminar demasiado tiempo por un terreno al que no están habituados: el asfalto. Tampoco pueden pararse porque vienen más carrozas detrás, por lo que, aunque estén cansados, son obligados a seguir caminando.

Durante el desfile, algunos de ellos deben cargar o arrastrar cargas que exceden incluso el peso máximo recomendado para ellos, y el agotamiento y falta de acceso a agua puede ser muy perjudicial para su salud. Las ataduras con que se llevan les provocan lesiones en la piel y heridas.

Esto les sucede a todos los animales, sean de especies domesticadas o salvajes. Cuando se trata de animales salvajes, hay que añadir el grave riesgo al que se expone al público, pues son animales que, aunque hayan nacido en cautividad tienen comportamientos imprevisibles y características físicas que les convierten en animales potencialmente peligrosos. También hay que tener en consideración la cantidad  de animales salvajes que provienen del comercio y capturas ilegales en su hábitat natural.  Se ha visto a animales salvajes realizando comportamientos totalmente artificiales, para hacer reír al público, como osos tocando la trompeta.

A pesar de que en muchos municipios e incluso comunidades autónomas enteras se han posicionado ya en contra de los circos, por las condiciones ambulantes y falta de bienestar de los animales, por la falta de seguridad hacia las personas y por carecer de ningún componente educativo; todavía se permite este tipo de desfiles que tienen las mismas características negativas que cualquier circo con animales. 

Las personas que observan el desfile no saben el origen de los animales, cómo han sido entrenados ni cómo viven el resto del año. Nadie les explica qué especie es, cuál es su hábitat natural o cuál es su comportamiento normal; es decir, los animales se exhiben sólo para llamar la atención del público, pero no se enseña nada sobre ellos y de hecho, el mensaje que se ofrece permitiendo estas actividades es el opuesto a la conservación de las especies y al respeto por los animales. La única función es el entretenimiento. 

Por suerte, cada vez son más los ayuntamientos que deciden no dar permiso para que en sus desfiles y cabalgatas aparezcan animales, ni salvajes ni domesticados, aunque todavía quedan personas que critican estas decisiones, sin haber leído los informes técnicos y veterinarios en los que se basan las autoridades para aplicar estas medidas. 

Actuación FAADA

  • Difundimos campañas que pretenden acabar con estas prácticas.
  • Concienciamos a las personas para que vean la crueldad que hay tras este tipo de entretenimiento.
  • Pedimos a los Ayuntamientos que no permitan estas actividades en sus municipios.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Elige no asistir a festividades o espectáculos donde se utilice el sufrimiento animal como entretenimiento.
  • Escribe a tu ayuntamiento para pedir que no permita el uso de animales en las fiestas, logrando el apoyo de familiares, amigas o vecinos.
  • Difunde las campañas dirigidas a acabar con esto en tus redes sociales.

Causas relacionadas