Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

#LunesSinCarne: Revuelto de tofu con patatas y pimientos fritos

Lunes sin carne Barcelona, febrero 29, 2016

#LunesSinCarne: Revuelto de tofu con patatas y pimientos fritos
Hoy Adriana te presenta un rico plato con tofu y verdura y un ingrediente estrella: la sal negra del himalaya, que da un gusto maravilloso a tu plato y favorece la digestión

Dificultad: Baja

Tiempo de elaboración: 35 minutos

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 patatas medianas.
  • 1 paquete de tofu silken (blando)
  • 1 ramillete de ajos tiernos cortado fino
  • 1 pimiento verde italiano cortado en rodajas
  • Sal marina
  • Sal Negra del Himalaya
  • AOVE suficiente para freír las patatas y el pimiento

Preparación:

Pelamos las patatas y las cortamos en finas láminas de corte irregular. Las colocamos en un colador y las sazonamos al gusto.

Mientras, ponemos la sartén que tengamos para freír al fuego fuerte. Una vez el aceite esté bien caliente, echamos las patatas. Pasado un minuto, bajamos la intensidad del fuego, para que las patatas se cocinen bien por dentro. Las dejamos hasta que estén doradas. Una vez lo están, las retiramos y las dejamos reposar en un papel de cocina para que suelten el exceso de grasa.

En la misma sartén -solo que habremos quitado el aceite- dejaremos unas gotas para sofreír el pimiento vuelta y vuelta. Pasados unos 5 minutos, aproximadamente,  añadiremos los ajos tiernos. Una vez este todo pochado, retiramos el pimento junto con el ajete y lo reservamos.

Sin retirar la sartén del fuego, tomamos el tofú, lo desmenuzamos bien y lo incorporamos a la sartén. El tofu hay que cocinarlo bien: estará en su punto cuando veamos que hace como una tela crujiente. Este será el momento de añadir a la sartén las patatas, el pimiento y el ajo tierno. Se remueve todo bien y se deja cocinar durante unos 5 minutos, para que se mezclen sus sabores.

Pasados esos 5 minutos se retira del fuego, y se deja reposar unos 10 minutos antes de servir. Pasados estos 10 minutos será el momento en el que añadiremos la sal negra del Himalaya, a vuestro gusto.

TIPS

  • La patata blanca es la mejor para esta preparación, porque aunque queda una textura blanda, no es harinosa.
  • ¿Dónde comprar Tofu? Por suerte, hoy en día en cualquier gran superficie lo venden. Si no encuentras del blando, no te preocupes. El duro también sirve, solo que habrá que dejarlo en un colador durante una hora para que suelte el agua que tiene. Luego la preparación es la misma.
  • La sal negra del Himalaya es el condimento estrella de esta preparación. Aunque no pasa nada si no se pone: el plato estará exquisito igual. Si te apetece probarla, la puedes encontrar en establecimientos de productos Orientales o en grandes superficies. Recordar, es la negra, no la rosa. ¿Por qué es tan especial esta sal? Por su sabor sulfuroso que recuerda al huevo.  Los componentes de esta sal  ayudan a  la digestión.