Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Become a member

¡Conseguimos 1 millón de firmas para la campaña #EndPigPain!

News october 2, 2018

¡Conseguimos 1 millón de firmas para la campaña #EndPigPain!
La industria porcina europea viola sistemáticamente las leyes de bienestar y los estados miembros hacen la vista gorda. FAADA, ANDA y AVATMA, como miembros de Eurogroup for Animals, instamos a la Comisión Europea a romper este círculo vicioso.

A través de la campaña "EndPigPain", desde Eurogroup for Animals y sus 64 organizaciones miembros (FAADA, ANDA y AVATMA en España) expusimos, a lo largo de 16 meses, las condiciones de vida y las prácticas ilegales de manejo a las que son sometidos los cerdos en toda Europa.

La iniciativa, que cuenta con el respaldo de más de un millón de ciudadanos, pide a los ministros de agricultura y a la Comisión Europea que detengan todas las mutilaciones de cerdos y garanticen la adecuada implementación y el cumplimiento de la Directiva de la UE sobre la protección de estos animales.

El importante apoyo que ha recibido la iniciativa demuestra que los ciudadanos europeos son cada vez más conscientes de esta situación y exigen un cambio profundo.

Dicho cambio debería, como mínimo, comenzar con la aplicación de la legislación europea actual sobre el bienestar de los cerdos. Hay aproximadamente 250 millones de cerdos en la UE, uno de los principales exportadores mundiales de carne de estos animales. Sin embargo, la carne de porcino se produce en gran medida en el incumplimiento patente de las leyes europeas. Nos enfrentamos a una situación sin precedentes en la que, con la excepción de Finlandia y Suecia, los estados miembros de la UE no respetan las normas mínimas sobre la protección de cerdos, y la Comisión Europea no está tomando medidas correctivas.

En la práctica, esto se traduce, aproximadamente, en la mutilación rutinaria de más del 90% de cerdos en Europa. Al vivir en espacios estériles y deplorables, sus colas se convierten en el único estimulo disponible y acaban masticadas por otros cerdos.  Así que se cortan para prevenir este tipo de problema. No puede ser que la Comisión Europea permita que se utilice la mutilación como una herramienta para “solucionar” un problema de bienestar animal que está directamente relacionado con la con las condiciones de intensificación en que viven los cerdos.

Hasta ahora, el enfoque de la Comisión Europea con respecto a la falta generalizada de cumplimiento de la Directiva sobre Protección de los Cerdos ha sido suave.  Creemos que ha llegado el momento de empezar con los procedimientos de infracción, y el éxito de “End Pig Pain” agrega peso a nuestra solicitud. Esta crisis no trata solo de bienestar animal, sino también de la credibilidad de la legislación de la UE.

Al firmar masivamente la petición, los ciudadanos europeos también han enviado una fuerte señal a sus ministros nacionales de que la dolorosa castración de los lechones es inaceptable. 

España mantiene una diferenciación, en positivo, respecto al resto de la UE en este tema ya que mientras fuera de nuestras fronteras se castra casi a la totalidad de los animales machos aquí tan solo se castra al 20%. En el caso de las hembras que viven en régimen de libertad o semilibertad en España, la castración química (allí donde se aplica) está funcionando satisfactoriamente.

En definitiva, las alternativas técnica y económicamente viables para criar cerdos sin recurrir a este tipo de técnicas ya existen y ahora deben ser implementadas.

Os mantendremos informados sobre los pasos políticos que se tomarán a raíz de la entrega de firmas.

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo? Ayúdanos a seguir: HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes: HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter: SUSCRÍBETE AQUÍ