Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Become a member

#EndTheCageAge: la miseria de vivir en jaulas

News Barcelona, may 17, 2019

#EndTheCageAge: la miseria de vivir en jaulas
¿Aún no has firmado la ECI #EndTheCageAge? Te ofrecemos razones válidas para sumarte a la campaña y para que conozcas las condiciones de vida de las diferentes especies animales que viven enjauladas en Europa.

Hoy te hablamos de los cerdos...

Primero de todo: ¿cómo son las jaulas para cerdos? Las jaulas de gestación (también conocidas como jaulas de inseminación o maternidad) son estrechas jaulas de metal en las que se confina a una cerda durante hasta cinco semanas a principios de la gestación.

Las parideras son diminutas jaulas de metal en las que se confina a una cerda desde una semana antes de parir hasta que los lechones son destetados con 21-28 días. La caja le impide interactuar con sus lechones salvo para tumbarse y alimentarlos a través de barras.

Cuando le quitan los lechones, se permite a la cerda salir de la paridera y en el plazo de unos pocos días se la vuelve a inseminar y se la devuelve a la jaula de gestación para reiniciar el ciclo.

La miseria de vivir en jaulas

Cuando se las confina en jaulas de gestación y parideras, se niega a las cerdas cualquier sentido de autonomía; no pueden desempeñar muchas de sus conductas básicas. Se las reduce de animales con gran capacidad de sentir a unidades de producción enjauladas. 

Durante cinco semanas al principio de la gestación, el confinamiento en las jaulas de gestación les impide relacionarse adecuadamente con otros cerdos y no les permite defecar ni orinar lejos de su área de descanso. No pueden siquiera caminar ni girarse. Este confinamiento puede llevar a comportamientos anómalos como morder las barras, beber en exceso y apatía. También puede causar debilidad ósea debido a la falta de ejercicio e infecciones urinarias por tumbarse sobre sus propios desechos.

Las cerdas paren un número ligeramente superior a dos veces al año y pasan de cuatro a cinco semanas confinadas en parideras antes, durante y después de cada parto. Existe el riesgo físico de heridas y lesiones por estar tumbadas durante largos periodos de tiempo sobre suelos duros, a menudo simple cemento. Durante el parto, la cerda no puede siquiera dar unos pasos o girarse para colocarse bien. Las parideras también impiden que la cerda satisfaga su instinto natural de preparar un nido antes de parir, interactuar con sus lechones o alejarse para descansar.

Las conductas naturales frustradas pueden dar lugar a partos retrasados o prolongados, mayores tasas de abortos espontáneos y a que la cerda ataque a los lechones.

Legislación

Hasta 2013 en la mayor parte de la Unión Europea, las jaulas de gestación se podían usar durante la gestación. Ahora, la Directiva sobre cerdos de la UE prohíbe el uso de jaulas de gestación durante las cuatro primeras semanas tras la inseminación. Las cerdas se deben mantener en grupo hasta una semana antes de parir.

El uso de jaulas de gestación fue prohibido completamente en Suecia en in 1988, en el Reino Unido en 19997 y en Noruega en 2000.

Las jaulas de gestación solo se pueden usar un máximo de cuatro días en los Países Bajos. Cualquier nueva unidad para cerdos construida en Dinamarca desde 2015 solo puede usar jaulas de gestación un máximo de tres días y esto se debe aplicar a todas las unidades existentes para 2035. Austria restringe el tiempo en jaulas de gestación a un máximo de 10 días.

Las parideras están prohibidas en Noruega (se permiten para cerdas especialmente ansiosas durante un máximo de 7 días, pero esto es casi siempre innecesario) y Suecia, y no se utilizan en Suiza. Dinamarca tiene el objetivo de mantener el 10% de las cerdas fuera de parideras para 2020. A partir de 2033, Austria restringirá el tiempo en parideras a los «días críticos» alrededor del parto (probablemente 4 a 7 días).

Pero desafortunadamente, la paridera está permitida y se usa de forma rutinaria durante hasta 5 semanas por gestación en el resto de la UE.

Además, es muy difícil para las autoridades determinar si las cerdas están confinadas en jaulas de gestación durante más tiempo del máximo permitido. Cualquier periodo de tiempo en estas jaulas tremendamente restrictivas es demasiado, pero la posibilidad real de que se deje a las cerdas en ellas durante más tiempo que cuatro semanas después de la inseminación las hace aún más inhumanas. Una prohibición absoluta de estos sistemas mejoraría enormemente el bienestar de las cerdas, a la vez que haría más practicable que las autoridades garantizaran el cumplimiento.

5 PRINCIPALES PRODUCTORES COMERCIALES DE CERDAS ENJAULADAS EN LA UE

  • ESPAÑA - 2.4 MILLONES
  • ALEMANIA - 1.9 MILLONES
  • DINAMARCA - 1.2 MILLONES
  • PAISES BAJOS - 1 MILLÓN
  • FRANCIA - 980.000

 

¿Quieres ayudar a estos y muchísimos más animales? FIRMA ahora la iniciativa ciudadana europea:#ENDTHECAGEAGE

Más información: Compassion in World Farming

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo? Ayúdanos a seguir: HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes: HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter: SUSCRÍBETE AQUÍ