Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

La nueva vida de Coco y Bea

Publicaciones 29 de mayo 2012

La nueva vida de Coco y Bea
El pasado 14 de Mayo, Coco y Bea, dos hembras de chimpancé de 20 y 30 años, llegaban a Fundación Mona. Después de más de un año de reuniones entre el propietario de los animales y expertos de FAADA en fauna salvaje, los chimpancés finalmente podrán vivir el resto de sus vidas en unas mejores condiciones para su especie.

Fruto de la colaboración de nuevo entre FAADA y MONA, Coco y Bea llegaron el pasado 14 de mayo a la fundación MONA. El traslado tuvo lugar sin incidentes y ahora se están acostumbrando a su nueva vida.

Los primeros días han transcurrido llenos de novedades para ellas. Se están habituando a su instalación interior y a las jaulas en asociación, y en breve conocerán a los chimpancés que serán su nueva familia.

Bea se está adaptando perfectamente. Siempre está de muy buen humor y saluda con muchas vocalizaciones de alegría a cada nuevo cuidador que conoce. Coco es mucho más desconfiada y aunque todavía no nos ha dejado ver su personalidad, parece que es muy astuta. Hace solo unos días que ya se han podido reencontrar con su viejo conocido Tom, trasladado a MONA hace 1 año.


Un poco de historia

Coco tiene unos 20 años, seguramente nació en la selva, y su antiguo propietario la adquirió en una tienda cercana a las Ramblas de Barcelona. Bea tiene unos 30 años, no sabemos su origen, pero sí que fue adquirida junto con Tom, a través de un intermediario, a un circo.

Nuestras leyes aún permiten que coleccionistas privados, circos y adiestradores tengan legalmente animales en peligro de extinción, muchos de ellos potencialmente peligrosos y especies extremadamente sociales e inteligentes, como son los chimpancés.

El antiguo propietario de Bea, Coco y Tom es uno de los pocos casos ejemplarizantes. Después de más de un año de reuniones entre el propietario y expertos de FAADA en fauna salvaje, ha accedido a cederlos a MONA a pesar de poseer los permisos para tener legalmente a dos de estos animales en jaulas en el jardín de su casa. Además, se ha comprometido a ayudar a cubrir parte de los gastos anuales del mantenimiento de los chimpancés. A parte de estos 3 chimpancés, el pasado noviembre el propietario cedió a varios titis y mapaches que fueron trasladados por FAADA al Santuario AAP de Holanda.