Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

Rescate de Bruno: un oso cuyo destino iba a ser una vida de explotación como “estrella” publicitaria

Actualidad abril 15, 2013

Rescate de Bruno: un oso cuyo destino iba a ser una vida de explotación como “estrella” publicitaria
La historia de Bruno es una Historia con final feliz, a diferencia de muchas otras de sus congéneres de su misma especie que no han tenido tanta suerte.

La historia de Bruno es una Historia con final feliz, a diferencia de muchas otras de sus congéneres de su misma especie que no han tenido tanta suerte.

Bruno, que así se llama nuestro amigo, nació en un núcleo zoológico privado perteneciente a una planta de reciclaje y vertedero de basuras. Sus padres pertenecen a la colección privada de animales de esta empresa. Antiguamente habían tenido muchos animales salvajes que exponían al público pero después de muchas denuncias y problemas han decidido cerrar el núcleo zoológico, cosa que agradecemos.

La mayoría de animales, tigres, macacos, un babuino, ponis, burritos,…ya han sido reubicados, pero quedan aún allí, en muy malas condiciones sanitarias, los padres de Bruno y dos osos más, para los que el gerente de la empresa y FAADA están buscando destino. Los osos adultos provienen de animales excedentes del zoológico Terra Natura.

Nació el 17 de enero de este año. Iba a ser vendido a un conocido comerciante de animales salvajes de Madrid, ZooExóticos KIKO, y destinado a pasar toda su vida entrenando para trabajar en anuncios publicitarios. Gracias a nuestros colaboradores y voluntarios que pudieron convencer al dueño, este nos entregó al cachorro a cambio de que pagáramos los gastos al veterinario.

El safari Aitana se ofreció a criar a Bruno, puesto que necesitaba atención constante y biberones cada dos horas, hasta que pudiera desenvolverse por si mismo, momento en el que será trasladado al centro de acogida de fauna silvestre Karpinabentura, en Karranza, Bilbao.

En Karpin le espera una madre adoptiva, que esperamos le reciba como se merece y Bruno tenga la oportunidad de convivir con otro miembro de su especie en lugar de ser explotado para la industria de la publicidad.

Agradecemos profundamente a nuestros colaboradores y voluntarios en Alicante, Salva y Annel, a Elena de la asociación ANADEL que ha colaborado en la reubicación, al safari Aitana y a karpinabentura, sus gestiones y ayuda para que esta historia tenga este final feliz. Sin ellos no habría sido posible.