Dona ahora Hazte socio

27 de junio 2013

La plataforma SOSdelfines no se sorprende con la muerte de la orca Vicky en Loro Parque

Ninguna orca mantenida en cautividad ha vivido más allá de su adolescencia ante la falta de adaptarse a las condiciones artificiales que implican los delfinarios. La plataforma SOSdelfines no se sorprende con la muerte de la orca Vicky en Loro Parque

Ha muerto la segunda cría de orca nacida en el zoo Loro Parque de Tenerife con tan sólo 10 meses de edad.

La muerte de este animal no sorprende por lo siguiente:

• Este animal es resultado de una endogamia. Su madre Kohana fue cruzada con su tío. La endogamia no se da en la naturaleza.

• La madre la rechazó tan sólo nacer, igual que hizo con su primera cría Adan.

• Kohana parió a Vicky con tal sólo 10 años de edad cuando en la naturaleza estos animales empezarían a tener crías a los 13 años y las tendrían cada 3 a 10 años. Kohana tuvo su primera cría en 2010, cuando tenía 8 años.

• Ninguna orca mantenida en cautividad ha vivido más allá de su adolescencia ante la falta de adaptarse a las condiciones artificiales que implican los delfinarios.

Recordamos que cuando se publicitó ampliamente el nacimiento de Vicky, Miguel Díaz, jefe de entrenadores de las orcas, declaró a los medios “Estamos muy contentos con este acontecimiento, ya que este nacimiento acredita el bienestar de que disfrutan nuestros animales”. El objetivo de la plataforma SOSdelfines es informar, precisamente, de la grave falta de bienestar que sufren delfines y orcas mantenidos en zoológicos y delfinarios y que muertes como esta evidencian. En sus declaraciones, el parque indicaba asimismo que el acontecimiento era un hito muy importante para su programa de cría – obviando que es común recurrir a la inseminación artificial de los animales para estos fines.

Desde SOSdelfines y numerosas entidades de protección de la fauna marina a nivel internacional se pone en duda en valor científico de los programas de reproducción en cautividad de esta especie no sólo por la falta de éxito reproductivo sino porque los animales participan todos sin excepción (incluso la orca Morgan supuestamente rescatada por Loro Parque) del espectáculo realizando comportamientos impropios a su naturaleza al son de la música. Asimismo la endogamia provoca una reducción de la variedad genética de la población cautiva que puede llevar a enfermedades congénitas y anular el valor científico de estos programas.

Asimismo, SOSdelfines se preocupa considerablemente por el nulo mensaje educativo de estos centros. En 2012, analizó todos los espectáculos con delfines del estado y en el caso de Loro Parque, éste centro tan sólo dedicaba 1 minuto de los 30 que dura su show, a mencionar datos que pudieran considerarse educativos.

Estas cifras demuestran que los animales salvajes, ni aún nacidos en cautividad, no se adaptan al cautiverio y a vivir en condiciones artificiales y en ocasiones contrarias a su entorno natural que les suponen un grave estrés. Una muestra de ello es el ataque mortal de una de las orcas de Loro Parque a su entrenador hace unos años.

Desde SOSdelfines, insistimos en la necesidad de poner fin a la cautividad de cetáceos y a los espectáculos que los utilizan de manera urgente.

SOSdelfines es una campaña de FAADA, en colaboración con ANDA, Animanaturalis, Infocircos e Infozoos y con el apoyo de las entidades One Voice (Francia) Ocean Care (Suiza), The Born Free Foundation (UK), LAV y Marevivo (Italia) con el objetivo de crear conciencia del sufrimiento de cetáceos en cautividad y solicitar el fin de los espectáculos circenses que se realizan con ellos.

Enlace: www.sosdelfines.org
  • Comparte en Facebook
  • Menea este mensaje
  • Agregar a Twitter
  • Agregar a del.icio.us
  • Reddit!
  • Agregar a Bitacoras
  • Agregar a MySpace
Dona ahora Hazte socio

FAADA (Fundación , para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales) es una entidad sin ánimo de lucro para la protección de los animales.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Medio Ambiente y Medio rural y marino con el número 1/2004.