Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

Entidades, sanitarios y personajes públicos reclamamos un San Juan libre de pirotecnia

Nuestra acción Barcelona, junio 22, 2020

Entidades, sanitarios y personajes públicos reclamamos un San Juan libre de pirotecnia
Perros, gatos, aves, personas con capacidades diferentes y enfermas pueden sufrir graves perjuicios por el uso de petardos y cohetes.

Se acerca San Juan y, lo que para algunas personas es una noche de fiesta y diversión, para otras y para otros seres vivos, es la peor noche del año.

Entidades (AnimaNaturalis, CRAM, FAADA, Fundación Franz Weber, Galgos 112, SOS Galgos, Apaec, ADE, Santuario Maya, Llobregats, Crarc, Greenpeace, Edmaktub, Asoc. Libera, entre otras) periodistas, veterinarios, sanitarios, representantes del mundo del espectáculo y educadores caninos, por iniciativa del programa de radio “Animales en las Ondas”, hemos querido explicar las graves consecuencias del uso de la pirotecnia a través de un vídeo que en tan sólo unas horas ha superado las 20.000 visualizaciones.

 

En los animales, el uso de pirotecnia puede generar taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control, miedo e incluso la muerte. Los perros y los gatos suelen sentir temor y en caso de huir pueden ser víctimas de accidentes o perderse. Las aves reaccionan frente a los estruendos con taquicardias que pueden provocar su fallecimiento.

El miedo a los petardos es uno de los más difíciles de combatir porque se trata de un estímulo muy desagradable e imprevisible, que se repite en el tiempo sin ninguna pauta lógica. Y lo que es peor: el animal no tiene tiempo de descanso suficiente entre cada una de las explosiones para que se pueda producir el aprendizaje necesario para superar el miedo.

Se trata en primer lugar de una cuestión de sensibilidad del oído. Un sonido que pasa de los 20.000Hz (agudo extremo) es inaudible para los humanos, pero los perros, por ejemplo, pueden oír hasta 60.000Hz. A esto hay que añadir que su sistema de percepción se basa en la asociación, con lo que un ruido muy elevado que no se espera se relaciona a un posible peligro inminente. En definitiva, sienten que su supervivencia está amenazada y su nivel de estrés va aumentando hasta que les resulta imposible controlarlo.

Así mismo, también sufren todos aquellos colectivos necesitados de especial atención, como son los menores con autismo, ancianos con Alzheimer, pacientes terminales, personas que sufren de agorafobia y que pueden verse afectadas por ruidos fuertes e imprevistos, sufriendo así temblores y miedo.

Por último, tampoco hay que olvidarse que la pirotecnia provoca un elevado número de accidentes, aumenta sensiblemente la contaminación acústica y que sus restos ensucian y contaminan el suelo y las aguas de mares y ríos. Además, el uso de la pirotecnia está directamente relacionada con el aumento exponencial de incendios.

Por todo ello, con el lanzamiento de este vídeo de concienciación instamos a la responsabilidad de las personas y solicitamos a las administraciones municipales que impongan una clara limitación en el uso de la pirotecnia y promuevan alternativas de bajo impacto acústico, como ya lo han hecho ciudades como por ejemplo Parma y Berlín.

Nuestro mensaje es claro: cada vez que tiramos un petardo o un cohete para divertirnos, alguien cerca de nosotros sufre. Cada vez que enseñamos a nuestros hijos a tirar petardos como una diversión, estamos enseñándoles que los demás no importan.

Una pirotecnia respetuosa y sin ruido es posible, hasta entonces, te pedimos por favor: “No Tires Petardos”.

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo? Ayúdanos a seguir: HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes: HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter: SUSCRÍBETE AQUÍ