Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

SOSdelfines pide a los eurodiputados una mayor protección de los cetáceos en cautividad

Publicaciones Europa, 24 de octubre 2012

SOSdelfines pide a los eurodiputados una mayor protección de los cetáceos en cautividad
SOSdelfines se ha dirigido a los eurodiputados españoles, a la representación permanente de España ante la Unión Europea y al Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, exponiendo nuestra preocupación por la incompatibilidad de los espectáculos de cetáceos con la legislación.

SOSdelfines se ha dirigido a todos los eurodiputados españoles así como a la representación permanente de España ante la Unión Europea y al Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Sr. Arias Cañete, exponiendo nuestra preocupación por el bienestar de los cetáceos mantenidos en cautividad en España y por el hecho de que los delfinarios podrían estar actuando al márgen de la legalidad.

Apartándose de la tendencia de la Unión Europea, España es el único Estado Miembro que en vez de reducir el número de cetáceos en cautividad, los ha aumentado, convirtiéndose, con unos 90 delfines y 7 orcas, en el país con mayor número de ellos. De los 34 delfinarios existentes actualmente en la UE, 11 de ellos se encuentran en España.

Numerosos informes científicos desaconsejan el mantenimiento de cetáceos en cautividad dada su extrema complejidad social y fisiológica. Su uso en espectáculos de carácter “circense” al son de la música y realizando comportamientos impropios de su especie a través de estímulos adquiridos desvirtúan la imagen natural de estos mamíferos marinos.

SOSdelfines pretende, además, poner de manifiesto la incompatibilidad de estos centros y sus espectáculos con la legislación vigente, en base a los siguientes criterios:

  • Según la Ley 31/2003 de conservación de fauna silvestre en parques zoológicos, estos centros, que incluyen los delfinarios, deben asegurar un importante papel en la educación pública, la investigación científica y la conservación de las especies. En su versión actual, los delfinarios españoles no cumplen con esta función que es la que, en teoría, justificaría su existencia.
  • La Guía para la Aplicación de esta Ley, publicada por el propio Ministerio de Medio Ambiente como herramienta de interpretación de la ley, establece claramente que estos centros “no deberían consentir la utilización de sus animales en espectáculos ni en otras actividades similares que se encuentren claramente alejadas de las tareas educativas especificadas en la Ley 31/2003 (p. ej., exhibiciones de carácter circense)
  • SOSdelfines ha realizado un análisis de todos los espectáculos con delfines que se llevan a cabo en el Estado con el objetivo de evaluar objetivamente sus contenidos educativos. En estos espectáculos que pueden durar hasta 30 minutos, el tiempo medio dedicado a facilitar información que pueda considerarse educativa es de 1,5 minutos, reduciéndose a 6 segundos en algunos casos como el Oceanográfic (Valencia).
  • Asimismo, entendemos que respecto a los permisos de importación se sigue una política demasiado permisiva, que junto a una interpretación laxa, cuando no tergiversada, permite el suministro de cetáceos para empresas del espectáculo con ánimo de lucro. Por ejemplo, España autorizó en 2006 la entrada de cuatro orcas a Loro Parque en Tenerife cuando hacía 10 años que se habían paralizado estas importaciones en la UE. A pesar de que las finalidades alegadas para la consecución del permiso fueron de carácter científico, en la realidad estos animales participan cada día en espectáculos. Similar es el caso de “Morgan”, la orca cuya polémica adquisición por parte de este mismo centro –alegando un rescate- ocupa titulares en los medios internacionales.
  • Existe también un creciente rechazo social a estos espectáculos. Según una encuesta de opinión realizada por la empresa Ipsos, el 92% de los españoles favorecería la prohibición o una estricta limitación de la captura y reclusión de delfines. Y un 68% cree que los delfinarios no contribuyen a la comprensión de la manera en que viven los delfines en la naturaleza.
  • La recientemente aprobada Estrategia Europea para el Bienestar y la Protección de los Animales 2012-2015 incluye a la fauna salvaje dentro de su ámbito de aplicación por lo que el bienestar y la conservación de los animales silvestres debe considerarse un objetivo prioritario de la Unión Europea.
  • Este escaso contenido educativo unido a otras actividades que se organizan en estos centros (cómo shows de delfines junto a nadadoras de sincronizada, fotografías con los animales, nadar con delfines o espectáculos musicales nocturnos) acentúan el carácter exclusivamente exhibicionista y circense de estos centros alejándolos aún más de los criterios establecidos por la legislación.
Enlace: www.sosdelfines.org