Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

La COP26 ha pasado por alto la mayor fuente de emisiones de metano, ignorando en gran medida la ganadería intensiva

Actualidad Glasgow, noviembre 25, 2021

La COP26 ha pasado por alto la mayor fuente de emisiones de metano, ignorando en gran medida la ganadería intensiva
Desde FAADA y Eurogroup for Animals expresamos nuestra decepción por el Compromiso Mundial sobre el Metano, que no aborda la imperiosa necesidad de reducir el número de animales criados de forma intensiva ni fomenta una alimentación plant-based.

Como seguramente sabréis, hasta el 12 de noviembre, 109 países se unieron al Compromiso Mundial sobre el Metano durante la COP26 y se comprometieron a reducir las emisiones mundiales de metano en al menos un 30% para 2030. En realidad, las emisiones deben reducirse entre un 40 y un 45% si se quiere mantener el calentamiento global por debajo de 1,5ºC y garantizar la supervivencia de nuestro planeta. Aunque el metano ha sido omitido durante mucho tiempo en los acuerdos climáticos, por fin ahora parece haber llamado la atención de los responsables políticos. Sin embargo, el Compromiso Mundial sobre el Metano no aborda de forma significativa las emisiones de metano de nuestro insostenible sistema alimentario, dejando fuera la imprescindible reducción de la ganadería intensiva.

A nivel mundial, la agricultura representa el 40% de las emisiones de metano y, en la UE, supone el 53% de las emisiones de origen humano, de las cuales la mayor parte procede del sector cárnico y lácteo. En comparación, la contribución de los combustibles fósiles es de “tan solo” el 19-30%. En lugar de abordar la necesidad urgente de reducir claramente el consumo y la producción, el Compromiso Mundial sobre el Metano se centra en las innovaciones tecnológicas, como los sistemas de gestión del estiércol, los digestores anaeróbicos y los nuevos alimentos para el ganado.

Pero los nuevos alimentos para el ganado no pueden ser la solución. Corren el riesgo de sostener sistemas que sólo permitirán reducciones menores de las emisiones de metano, a la vez que son perjudiciales para el bienestar de los animales. Este camino sigue fomentando un modelo fundamentalmente insostenible de ganadería industrial. La reducción del número de animales criados de forma intensiva y la alimentación plant-based deben formar parte de las estrategias de reducción de metano para evitar, en primer lugar, la necesidad de “parches” cuales nuevas soluciones tecnológicas.

Lo que realmente se necesita son compromisos políticos para avanzar hacia una agricultura regenerativa y apoyo a un cambio dietético basado en plantas. Estas medidas sí reducirían sustancialmente las emisiones de metano, pero también promoverían la biodiversidad, restaurarían la fertilidad del suelo y liberarían tierras para la producción de alimentos para el consumo humano directo.

Fuente: Eurogroup for Animals

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo?HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes:HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter:SUSCRÍBETE AQUÍ

Noticias relacionadas