Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

¡Ya puedes viajar con tu perro en el metro de Barcelona!

Actualidad Barcelona, octubre 1, 2014

¡Ya puedes viajar con tu perro en el metro de Barcelona!
Ha entrado en efecto la nueva Ordenanza de Municipal de Protección, Tenencia y Venta de Animales: a partir del 1 de octubre, los perros son bienvenidos en el metro.

A partir del 1 de octubre, los perros son bienvenidos en el metro.  Ha entrado en efecto la nueva Ordenanza de Municipal de Protección, Tenencia y Venta de Animales que recoge además otros aspectos como la prohibición de la cría de en domicilios particulares, la prohibición de los collares de castigo y de dejar atados a los perros más de dos horas (1 hora si es cachorro), no podrán permanecer solos en el domicilio más de 3 días (en el caso de los perros máximo 12 horas) o sanción a quien  tenga a sus animales en balcones, galerías, patios interiores, terrazas o vehículos de manera permanente.

Es una buena noticia para los que tenemos un compañero de vida de cuatro patas. La posibilidad de viajar en metro con nuestro animal facilitará la movilidad de las personas y equiparará Barcelona  con ciudades como Berlín, Ámsterdam o Ginebra donde éste es un hábito largamente adquirido.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que para entrar en el metro el perro deberá llevar un bozal y una correa corta no extensible. Además, no se permitirá su entrada durante las horas punta –los laborables de 7 a 9:30h y  de 17 a 19h- y que los animales deberán estar identificados con microchip e inscritos en el censo municipal.

Desde FAADA te recomendamos además que, antes de hacer un viaje en metro, habitués a  tu perro al bozal en casa durante cortos periodos de tiempo. El animal no tiene que vivir el hecho de llevar un bozal como un castigo sino como una cosa normal. Una vez en el vagón sitúate en la zona menos llena. Si tu perro se pone nervioso, intenta calmarle con mimos suaves y hablándole con voz tranquilizadora. En ningún caso le riñas o le des tirones, porque obtendrás el efecto contrario al que deseas.

Cómo  habituar a tu perro al bozal

Lo importante es crear en tu perro la idea de que el bozal no es un elemento de castigo y que llevarlo no supone una experiencia desagradable.
Para lograr que tu perro haga esa asociación de ideas puedes seguir más o menos estas pautas:

  1. Enseñáselo y darle una recompensa solo por verlo.
     
  2. Invitále a acercarse y, si lo hace, lo vuelves a premiar. Cada vez que tu perro se acerque al bozal o lo huela, lo premias.
     
  3. Cuando te lo permita, frotan el bozal por el cuerpo y la cabeza sin dejar de premiarlo.
     
  4. Cuando consideres que ya está listo, coloca lentamente el bozal sobre su hocico, retíralo y dale otro premio. Repite éste proceso varias veces antes de ponerle el bozal por un periodo de tiempo largo.
     
  5. Cuando esté acostumbrado, déjaselo puesto durante cortos periodos de tiempo en casa antes de ponérselo al entrar en el metro.
     
  6. Que tu perro nunca lleve el bozal sin supervisión. Puede limitar el flujo de aire.
     

Tipos de bozal

De tela: Mantienen la boca del perro totalmente cerrada. El animal no puede morder, ladrar, comer, beber o jadear. Sólo es aconsejable en periodos cortos de tiempo porque impide al animal jadear, que es su manera de refrescarse.

  •  

 

De cesta: Pueden ser de plástico o de metal. Siempre tienes que asegurarte de que están acolchados por dentro para evitar rozaduras en la piel del animal y asegurarte de que no interfieren en su visión. Con este tipo de bozal podrá mantener la boca abierta y jadear, incluso hay algunos que permiten dar premios a través de la rejilla.

 

Para más información sobre la ordenanza, clica aquí: http://w1.bcn.cat/adopta/es/node/201
 

Noticias relacionadas