Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Fes-te'n soci/a

Denunciamos la situación de semiabandono de varios animales del Zoo de Almuñécar

La nostra acció Almuñécar, novembre 30, 2020

Denunciamos la situación de semiabandono de varios animales del Zoo de Almuñécar
Se han encontrado un gran número de huesos y cadáveres de animales no identificados tirados por las inmediaciones del parque.

En septiembre de 2015, tras el cierre del zoo de Peña Escrita, el Ayuntamiento de Almuñécar contactó con nosotras pidiendo ayuda en la reubicación de los animales de éste. Un zoo ilegal, tanto por la ausencia de permisos, como por el estado de sus animales y por la mala gestión que se hizo desde el principio.

Un mes después de recibir la petición del Ayuntamiento, ya teníamos los centros suficientes para acoger a más del 80% de los animales del parque. Pero la falta de respuesta por parte del Ayuntamiento y sus técnicos, retrasó considerablemente el traslado de los animales.

Gracias a la incorporación de un nuevo veterinario, se pudo reanudar la comunicación y con ello empezaron las reubicaciones. El 14 de enero de 2017 anunciamos que había tenido lugar el primero de los traslados de animales gestionado por nuestro equipo a AAP en Holanda y Natuurhulp Centrum en Bélgica. Más tarde, a finales de mayo de 2017, gestionamos el traslado de los caballos Przewalski, de los suricatas y de los puercoespines. Finalmente, en julio de 2018, se realizó el último traslado de animales coordinado también por nuestra fundación, siete ejemplares de poni pottoka que fueron reubicados en el Parque del Garraf de la Fundación Miranda.

Algunos de los gastos de estos traslados fueron asumidos por los centros receptores, mientras que nuestra fundación asumió los dedicados a la gestión y coordinación de los traslados desde septiembre de 2015.

Tras estas últimas actuaciones, inesperadamente, el Ayuntamiento de Almuñécar, responsable del zoológico, interrumpió toda comunicación con FAADA, dejando de atender a las llamadas y correos con los que se pretendía organizar los sucesivos traslados.

Ante la imposibilidad de rescatar a los más de 70 animales que todavía quedaban en el centro, nos vimos en la obligación de denunciar lo ocurrido ante las autoridades, pidiendo que fuesen ellas las que obligasen al Ayuntamiento a reanudar las gestiones para los traslados.  

Es decir que ante la falta de comunicación por parte del Ayuntamiento y la imposibilidad de actuar y reubicar los animales que quedaban, el convenio de colaboración que se había establecido entre dicha administración y FAADA quedó rescindido, de tal manera que nuestra fundación quedó apartada del caso y sin poder asegurarse del destino de los animales que allí permanecieron. En ese entonces, estábamos lidiando para que los seis osos del centro fueran reubicados a un santuario de Hungría con el que habíamos colaborado en varias ocasiones.

También denunciamos públicamente que debido a la desidia de la administración, muchos animales habían fallecido, como por ejemplo los bisontes, el hipopótamo, algunos zorros y lobos. Y que además, a algunos de los animales ya trasladados les seguía faltando documentación diversa que el zoológico todavía no había tramitado.

Ahora, cinco años después del cierre del zoológico de Almuñécar, hemos recibido aviso de que todavía quedan animales en el centro y en malas condiciones. Como mínimo en el zoo todavía queda un oso, dos arruís, ñandús, una cabra pirenaica, un Orix Cimitarra, una familia de cabras y un tigre.

Tanto el centro como los animales se encuentran en un estado de abandono deplorable. Además, preocupa especialmente el gran número de huesos y cadáveres de animales no identificados que a día de hoy se pueden encontrar tirados por las inmediaciones del parque. A pesar de haber intentado contactar con el Ayuntamiento para conocer las razones de esta horrible situación, de momento la entidad todavía no ha recibido ninguna respuesta.

En cuanto al oso que se ha quedado solo en el centro, desde el santuario de Hungría se informó que en el momento del traslado del grupo de osos, no se permitió la reubicación de este ejemplar argumentando que era demasiado viejo como para sobrevivir a un traslado. Por lo que ahora permanece solo en la instalación, en unas condiciones lamentables. Mientras que la tigresa, que también lleva años pendiente de ser trasladada y cuyo destino propuesto por FAADA hace años fue AAP Primadomus o Natuurhulp Centrum, todavía no ha sido trasladada a ningún lugar.

Desde FAADA volvemos a denunciar públicamente la desidia del Ayuntamiento de Almuñécar, que una vez más ha demostrado que el bienestar de los animales no es su prioridad. Pedimos responsabilidades y explicaciones sobre el porqué de esta situación, información sobre el cuidado y recursos que actualmente se destinan al mantenimiento y atención de estos animales, y exigimo que se trasladen los que quedan en el centro a un destino donde puedan vivir en las mejores condiciones posibles y ser atendidos como se merecen.

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo?HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes:HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter:SUSCRÍBETE AQUÍ

Notícies relacionades