Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Fes-te'n soci/a

Casi 3 años para rescatar a una macaca de la casa de un particular

La nostra acció Barcelona, desembre 17, 2013

Casi 3 años para rescatar a una macaca de la casa de un particular
Hace más de dos años nos llegó por los agentes rurales un caso de una macaca en una población del Vallés.

Decomisada en casa de un particular

Tres años para encontrar un destino a la macaca Flor

Hembra busca macho para procrear. Como en un anuncio de una página de contactos. Así nos llegó la historia de Flor, una macaca de 4 años, que malvivía en una población del Vallés (Barcelona). Tres años después, finalmente, Flor ha sido trasladada al centro de rescate Primadomus, en Alicante, donde será integrada a un grupo de su especie.

La tenencia de animales de macacos es ilegal en España. El propietario de Flor -actualmente a la espera de juicio- no lo sabía o no lo quiso saber. Afortunadamente, un particular leyó un anuncio en Internet en el que se buscaba “un macho para procrear con una macaca” y lo denunció a FAADA, que puso en marcha la maquinaria de asesoramiento legal para buscar un destino apropiado para el animal.

Flor ha permanecido casi 3 años decomisada, en depósito, en casa de su propietario, esperando la resolución de su caso. Una situación más que habitual en estos casos, en los que la dificultad de encontrar centros donde reubicar los animales decomisados provoca que los animales se queden en una especie de “limbo legal” en el mismo lugar donde los encontraron. Las autoridades ponen una denuncia por contrabando y los propietarios pagan una multa a Aduanas, pero el animal se queda en las mismas condiciones en las que estaba.

Presión para acelerar el proceso

En el caso de Flor, y gracias a la presión de FAADA, el Soivre (el Servicio Autonómico de Control e Inspección del Comercio Internacional de Especies Amenazadas) ha consentido un cambio de depósito. Flor ha sido trasladada al centro de rescate Primadomus y puede empezar ya su rehabilitación y socialización sin tener que esperar años a la resolución del expediente.

Primadomus es el centro de Rescate que la Fundación holandesa Stichting AAP tiene en Alicante. Actualmente, AAP está considerada la institución de referencia a nivel europeo para el rescate de animales exóticos. Su trabajo se centra sobre todo primates, que, por su situación o su historia, fueron sacados de su medio natural y ya no pueden volver a él. La finalidad es, pues, proporcionarles un espacio donde puedan recuperarse de los problemas de la cautividad en malas condiciones y después buscarles un nuevo hogar adecuado.

Un primate no es un animal de compañía y por lo tanto, por muy buenas intenciones que se tengan y por mucho espacio del que se disponga, nunca se le podrá proporcionar las condiciones mínimas necesarias para que viva dignamente. Además, hay que tener en cuenta que son animales muy sociables, por lo que necesitan de la compañía de otros seres de su especie. El contacto con un humano nunca podrá sustituir al de otros macacos.

El enorme volumen de macacos que se encuentran en malas condiciones de cautividad implica también que éstos han sido extraídos de su hábitat natural, empobreciendo las poblaciones de esta especie y poniendo en peligro su subsistencia. En la lista Roja de la IUCN de 2008 (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), el Macaco de Berbería (Macaca sylvanus) pasó de ser una especie catalogada como “vulnerable” a estar “en peligro”. Las principales causas de su desaparición son la destrucción de su hábitat y el tráfico ilegal de sus crías para su venta como mascotas.

FAADA quiere agradecer al Soivre, al cuerpo de los Agentes Rurales y a la Fundación AAP su colaboración para que finalmente Flor tenga la oportunidad de empezar una vida nueva.

 

 

Imagen de Flor en las instalaciones de Primadomus ya, en la cuarentena.