Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Become a member

Una nueva investigación encuentra superbacterias en aguas fluviales cerca de varias granjas intensivas

Our action Barcelona, april 7, 2021

Una nueva investigación encuentra superbacterias en aguas fluviales cerca de varias granjas intensivas
Más de 700.000 personas mueren cada año por infecciones causadas por superbacterias que no responden a los antibióticos. Investigación realizada por la World Animal Protection, gestionando junto a FAADA el estudio de las aguas en España.

Se han encontrado genes resistentes a los antibióticos, peligrosos para la salud pública, en las aguas fluviales públicas cercanas a varias granjas de escala industrial en España, Canadá, Tailandia y EEUU. La investigación ha sido realizada por la World Animal Protection, que ha gestionado junto con FAADA el estudio de las aguas en España.

Se trata de la primera investigación de este tipo realizada en varios países. En el informe ‘Silent superbug killers in a river near you’ se pone en evidencia que en las aguas provenientes de granjas industriales hay genes de resistencia a los antibióticos o ARG (del inglés, antibiotic resistance genes). También se encontraron muestras contaminadas en áreas con una alta densidad de granjas porcinas. Esto sugiere que las granjas industriales podrían estar descargando genes resistentes y superbacterias en el medio ambiente en general. Esto puede ocurrir porque los purines de los cerdos se esparcen en los campos y se filtran a las vías fluviales públicas.

Los antibióticos se utilizan de forma rutinaria en las granjas de producción animal intensiva o granjas industriales para enmascarar la falta de bienestar y evitar que los animales estresados adquieran, además, infecciones. Los animales viven en pésimas condiciones, y los lechones se mutilan (corte de colas, colmillos y castración de machos a los pocos días de nacer) y son separados de sus madres demasiado pronto (a las 3-4 semanas se destetan artificialmente llevando a los lechones a otro corral). Los ARG (genes de resistencia a los antibióticos) son los componentes básicos de las superbacterias que surgen debido al uso excesivo de antibióticos, lo que contamina nuestro medio ambiente y la cadena alimentaria.

La crisis de las superbacterias (o la resistencia a los antibióticos) representa una amenaza que podría superar la pandemia de la COVID-19. En este momento, más de 700.000 personas mueren cada año por infecciones (causadas por estas superbacterias) que no responden a los antibióticos. Para el año 2050, se calcula que hasta 10 millones de personas morirán cada año por esta causa.

La investigación de la World Animal Protection encontró genes de resistencia a diversos antibióticos, incluyendo: cefalosporinas de tercera generación, fluoroquinolonas, colistina y macrólidos, que son de gran preocupación para la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estos antibióticos son la última línea de defensa para tratar infecciones comunes como las infecciones del tracto urinario o para mantener vivos a los pacientes con afecciones potencialmente mortales como infecciones respiratorias, cuando otros antibióticos fallan.

La OMS recomienda que los antibióticos no se utilicen de forma rutinaria para prevenir enfermedades en grupos de animales de granja. A pesar de esto, esta práctica continúa siendo un hábito en las explotaciones intensivas. El 75% de los antibióticos del mundo se destina a animales de granja.

Jacqueline Mills, responsable del programa de animales de granja, en World Animal Protection, indica:

“La industria de las granjas intensivas a gran escala está jugando a la ruleta rusa con la vida de las personas mediante el uso rutinario y descuidado de antibióticos, lo que está alimentando el aumento de peligrosas superbacterias. Los cerdos y los otros 50 mil millones de animales que se crían en granjas intensivas cada año sufren una crueldad impensable, pero existen soluciones. Necesitamos poner fin a los abusos de los animales en las granjas de producción animal intensiva y dejar de usar antibióticos en grupos de animales para prevenir enfermedades".

Según Míriam Martínez, veterinaria de FAADA:

“La resistencia a los antibióticos es una pandemia silente en la actualidad que debe enfocarse desde una perspectiva One Health. Gran parte de la problemática deriva del tipo de explotación y del manejo que se hace de los animales que se crían para el consumo. Una vez más, el bienestar de los animales no solo debe tenerse en cuenta por cuestiones éticas sino por preservar la salud humana y por justicia social".

A partir de enero de 2022, será ilegal en la Unión Europea administrar antibióticos a grupos de animales de granja de forma profiláctica (para prevenir enfermedades), y es importante que se cumplan estas leyes y que otros países a nivel mundial hagan lo mismo.

Informe en español - Silent superbug killers in a river near you

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo?HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes:HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter:SUSCRÍBETE AQUÍ

Related news