Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

Colonias de gatos: responsabilidad y cuidados

Actualidad noviembre 18, 2019

Colonias de gatos: responsabilidad y cuidados
Los gatos ferales que viven en nuestros municipios y ciudades tienen que ser controlados para impedir la sobrepoblación, asegurar su cuidado, bienestar y favorecer la convivencia.

Los gatos ferales que viven en nuestros municipios y ciudades tienen que ser controlados para impedir la sobrepoblación, asegurar su cuidado y favorecer la convivencia. De esta forma, también se consigue mejorar de manera considerable su salud y prevenir el contagio de enfermedades entre los felinos.

Pero… ¿quién es responsable de estos animales? En todo el territorio español, la responsabilidad de las colonias de gatos recae en los ayuntamientos.

Por ejemplo, la ley de protección de los animales catalana (Decreto Legislativo 2/2008 del 15 de abril, por el cual se aprueba el Texto refundido de la Ley de Protección de los Animales) establece en su artículo 16.1 que corresponde a los ayuntamientos recoger y controlar los animales abandonados, perdidos o asilvestrados, y controlar a los animales salvajes urbanos.

Por tanto, los ayuntamientos de Cataluña tienen la obligación por ley de intervenir destinando recursos para la esterilización de los gatos. Tanto la Generalitat de Cataluña como algunas Diputaciones, tienen partidas presupuestarias para este fin dirigidas a los ayuntamientos que las soliciten. 

La actuación más efectiva de control de estos animales que tienen los ayuntamientos es la esterilización mediante la aplicación del programa C.E.S. (captura, esterilización, suelta).   La opción de retirarlos, además de ser económicamente inviable, no soluciona el problema ya que se crea el conocido como “efecto vacío” que permitirá que en poco tiempo se vuelva a instalar una colonia de gatos no controlada. Asimismo, se sigue sin solucionar el problema que implica la reubicación: es inviable retirar todos los gatos del municipio e ingresarlos en centros de acogida porque se provocaría un hacinamiento que perjudicará su calidad de vida ya que los gatos ferales son animales que no pueden ser adoptados, además de conllevar un elevado gasto económico.

Así que si vives en Cataluña y sabes de una colonia de gatos no controlada, puedes presentar una instancia por registro en el ayuntamiento informando de la situación y solicitando al ayuntamiento que intervengan esterilizándolos. Si el ayuntamiento no contesta o la respuesta que dan es que no destinan recursos a este fin, puedes presentar una queja ante el Síndic de Greuges por silencio administrativo y/o por incumplimiento de sus responsabilidades.

Si es posible, es importante poder dejar constancia de la voluntad de colaborar en el proyecto, ya que en ocasiones la falta de intervención se debe a los escasos recursos humanos para poderlo llevar a cabo.

Y de hecho… ¿quién cuida de estos animales en el día a día?

Los gatos dependen de los humanos para sobrevivir.  Lo que obtienen cazando no es suficiente para mantener unos mínimos de bienestar y pueden morir de inanición. Para evitarlo, la figura del cuidador de colonias es vital.

Los cuidadores de colonias, que generalmente tienen formación especifica y cuentan con carnet de voluntarios del ayuntamiento, controlan la salud y la natalidad de los gatos, mantienen los espacios limpios, les proporcionan alimento seco (pienso) y agua. También detectan rápidamente la llegada de gatos nuevos procedentes de abandono, que en muchas ocasiones no están esterilizados. Ellos, a menudo con apoyo de las entidades, se encargan de gestionar las esterilizaciones y de valorar la mejor solución para los nuevos miembros de la colonia. Y todo esto, ¡de forma desinteresada!

 

¿Quieres apoyar nuestro trabajo? Ayúdanos a seguir: HAZTE SOCIO

Colabora por tan sólo 1€ al mes: HAZTE TEAMER

Recibe nuestro newsletter: SUSCRÍBETE AQUÍ