Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Hazte socio/a

Dora, otra víctima del tráfico ilegal

Actualidad Tarragona, junio 22, 2015

Dora, otra víctima del tráfico ilegal
El pasado jueves 18 de junio FAADA trasladó al centro de recuperación AAP Primadomus, en Alicante, un macaco que se encontraba en casa de un particular.

El pasado jueves 18 de junio FAADA trasladó al centro de recuperación AAP Primadomus, en Alicante, un macaco que se encontraba en casa de un particular. Allí, Dora, que así se llama la macaca, tendrá la oportunidad de empezar una vida mejor junto a otros de su especie.

El aviso llegó de una amistad de los propietarios, los cuales estaban buscando un sitio mejor para su animal. Enseguida contactamos con AAP para ver si tenían la cuarentena libre y organizar el traslado del animal. El propietario de la mona, aun teniendo al animal ilegal y sin documentación, ha facilitado en todo momento su reubicación.

De marruecos a casa de un particular

Dora es una hembra de macaco de Berbería, una especie original de marruecos que se encuentra en peligro de extinción. Llegó a España dormida dentro de una maleta, en un coche que entró a España en ferry. Así pues, como muchos otros macacos, Dora fue víctima del tráfico ilegal. Fue vendida a una familia, la cual al poco tiempo se quiso desprender de ella por haber mordido a la hija pequeña. La ofrecieron a su actual propietario, al que desde siempre le han gustado mucho los monos y, por ignorancia, aceptó quedarse a Dora pensando que así la ayudaba.

EL  DATO:

Los macacos de Berbería son unos primates que están en serio peligro de extinción. Originalmente vivían en grandes extensiones del Norte de África pero actualmente sólo se encuentran en Marruecos y pequeñas áreas de Argelia. Algunos investigadores estiman que quedan sólo 4.000 ejemplares, en oposición a los 23.000 que quedaban en los años setenta.  

Las autoridades Españolas que trabajan en el rescate de fauna exótica encuentran cada año miles de animales provenientes del tráfico, además reciben llamadas de personas que los encuentran abandonados. Una vez decomisados estos animales son dirigidos a centros de Rescate como AAP Primadomus, los cuales se encargan de rehabilitarlos de sus secuelas tanto físicas como psíquicas fruto de su cautividad.

“He intentado darle el máximo de libertad que he podido, y mi ruego es que ya no puedo, no puedo… la veo muy triste. No quiero verla así…”, nos explicaba su propietario, que ha comprendido que no se pueden cubrir las necesidades de un animal salvaje en cautividad, por mucho que uno se esfuerce.

Dora en la instalación donde vivía.

Animales salvajes

Los macacos son animales muy inteligentes y sociables, necesitan de otros de su misma especie con los que relacionarse, por lo que un ser humano nunca podrá sustituirlo. Al pasar a la edad adulta, esta necesidad se vuelve todavía más fuerte, y los animales salvajes se vuelven agresivos. Así pues monos, mapaches, coatís…son abandonados constantemente por sus propietarios debidos a este cambio de comportamiento.

Esto es lo que le pasó a Dora, que aún y habiéndola tenido des de pequeña, se volvió agresiva al llegar a la madurez sexual, y como ya no podían con ella dejaron de sacarla de su jaula. Cada día estaba más triste a causa de la inactividad y el aburrimiento. Por suerte, sus propietarios no optaron por abandonarla ni desprenderse de ella. Se informaron sobre asociaciones y centros de recuperación, y finalmente nos contactaron. “He tenido mil oportunidades de quitármela de encima... pero la mona de aquí no sale a no ser que vaya donde tiene que ir.”

Una segunda oportunidad para Dora

Dora ya se encuentre en el centro de recuperación de AAP Primadomus, en Alicante, donde se la va a recuperar tanto física como psicológicamente, para luego resocializarla con otros individuos de su especie y así formar un grupo estable en el que pueda empezar de cero.

Dora, minutos antes de ser introducida en la caja de transporte.

 

 Dora, dentro de la furgoneta de transporte.

 

Des de FAADA queremos agradecer nuevamente a AAP por la gran labor que hacen en la recuperación de los animales que han padecido la cautividad, y por haber acogido a Dora en su centro dándole una segunda oportunidad. También queremos agradecer al Seprona de Tarragona por haber efectuado la actuación tan rápidamente y habernos facilitado así el traslado de Dora a AAP tan pronto como ha sido posible.

Links relacionados:

http://faada.org/noticia-649
http://www.diaridetarragona.com/tarragona/43908/-la-guardia-civil-interviene-un-macaco-de-berberia-en-constanti