Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Cuidadores de colonia de gatos: vivir sin vacaciones

Concienciación agosto, 18 de 2016

Cuidadores de colonia de gatos: vivir sin vacaciones
Descubre por qué son importantes las colonias controladas de gatos ferales, cómo se controlan y por qué los cuidadores no tienen vacaciones.

Mientras la mayoría de las personas disfruta de un mes de agosto en la playa, en la montaña o en algún destino exótico… hay alguien que nunca se va de vacaciones. Se trata del cuidador de colonia de gatos -una figura no siempre comprendida por algunos vecinos e incluso por determinados ayuntamientos- que dedica un rato todos los días de su vida –llueve, nieve o haga 40º en la calle- a alimentar y controlar sanitariamente a un grupo estable de gatos que vive en un lugar fijo.

Los gatos dependen de los humanos para sobrevivir.  Lo que obtienen cazando no es suficiente para mantener unos mínimos de bienestar y pueden morir de inanición. Para evitarlo, la figura del cuidador de colonias es vital.

Los cuidadores de colonias controlan la salud y la natalidad de los gatos, mantienen los espacios limpios, les proporcionan alimento seco (pienso) y agua. También detectan rápidamente la llegada de gatos nuevos procedentes de abandono, que en muchas ocasiones no están esterilizados. Ellos, con apoyo de las entidades, se encargan de esterilizarlos y de valorar la mejor solución para los nuevos miembros de la colonia.

Afortunadamente algunas ciudades, como Barcelona, empiezan a reconocer la gran labor que realizan estas personas, y se les proporciona unos carnés que los identifica como cuidadores, dignificando y reconociendo la gran labor social que realizan.

Pero todavía son muchas las comunidades autónomas y ayuntamientos que intentan “solucionar” el problema de la sobrepoblación de los gatos esperando que mueran de inanición. Para ello  persiguen y sancionar con multas a los alimentadores, llegando en algunos casos a contravenir sus propias leyes de protección de animales.

¿Por qué es positiva una colonia de gatos?
Porque los gatos son depredadores naturales de ratones y ratas, por lo que colaboran a regular y mantener controlada su población. Además, una población estable de gatos controlados, desparasitados y esterilizados evita que se instalen en la zona otros ejemplares no controlados.

¿Cómo se controla la población de una colonia?
El CER (Captura, esterilización y retorno) consiste en capturar a los gatos, someterlos a una revisión veterinaria, desparasitarlos, esterilizarlos y devolverlos al mismo lugar donde fueron capturados. En el momento de la intervención se aprovecha para hacer una pequeña marca en la oreja que los identifica como gatos ya esterilizados.

¿Qué puedes hacer tú?
Puedes colaborar con alguna de las entidades de protección de gatos que trabajan en tu municipìo, ya sea económicamente o como voluntario.

Y recuerda: un gato doméstico no suele sobrevivir en la calle. Es un gato que tiene una total dependencia del ser humano. Abandonarlo es condenarlo a una muerte más que probable.