Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Fiestas - Otras fiestas populares

Animales implicados

Équidos, Aves, Roedores, Cerdos

Alcance de la problemática

Internacional

Ámbito de actuación de FAADA

Cataluña

Descripción

En varios pueblos de toda España se celebran fiestas tradicionales donde se hace uso de animales con el objetivo de herirlos o sacrificarlos. Originalmente, estas tradiciones con animales servían para demostrar la hombría de los jóvenes, ya fuese para marcar el paso de la juventud a la edad adulta o bien para dejar claro quién era el más fuerte.

A pesar de que se ha evolucionado mucho en otros aspectos de la vida desde que aquello se viera como algo normal, todavía hay municipios que llevan a cabo estos festejos cruentos conservando el maltrato animal y la violencia que los caracterizan.

En ocasiones, se justifica el uso de estos animales afirmando que pertenecen a especies domésticas criadas específicamente para su sacrificio y que en cualquier caso se acabarían matando para el consumo humano. Otras veces la falacia utilizada, claramente alejado de la realidad tal y como la ciencia ha podido demostrar, es que los animales no sufren o que aguantan mucho mejor el dolor que los seres humanos.

En España existen todavía unos 3.000 festejos populares en los que se maltratan animales.

La cuestión es que todavía se agreden, se lesionan y se asesinan animales en nombre de la cultura durante todo el año y en todas las regiones de España. Por suerte, algunos municipios sí son conscientes de que estos grotescos espectáculos fomentan la violencia entre las personas y hacen daño a los animales –cuando no terminan con sus vidas– por lo que hay pueblos que han decidido suprimir estas fiestas o han sustituido a los animales por objetos. Un buen ejemplo a seguir de esto es el Boloencierro de Mataelpino, Madrid que para su encierro anual ha remplazado los toros por bola de poliespán.

Aquí listamos algunos ejemplos de festividades que todavía se celebran en España, año tras año, según la especie:

Fiestas crueles con équidos

Peropalo de Villanueva de la Vera, Cáceres: durante la fase de la fiesta conocida como “corrida de elecciones”, un asno se pasea por el pueblo, montado por el individuo que suplanta al “peropalo” mientras el pueblo entero se burla de ellos y les acecha al paso. El burro es empujado, zarandeado y rociado con distintos tipos de bebida durante todo el recorrido. Vídeo Burro de Peropalo.

Romería del Rocío, Almonte, Huelva: caballos, burros y bueyes se utilizan cada año para realizar el camino hasta “El Rocío” que atraviesa Doñana, el Guadalquivir y que puede consistir en varias decenas de kilómetros, según desde donde se empiece el recorrido. Cada año mueren varios animales debido a la falta de agua y el esfuerzo excesivo al que se les somete. En 2016 fallecieron 13 équidos y se tuvo que atender a más de 200. Se calcula que desde 2007 han muerto unos 120 caballos. Al esfuerzo y falta de agua hay que añadir las heridas y múltiples rozaduras que provocan a los caballos las monturas, cabezadas o las serretas. Vídeo La otra cara de El Rocío de PACMA.

Rapa das Bestas, en Sabucedo, Pontevedra: varios caballos a los que se mantiene el resto del año en pastos en el monte, son conducidos hasta un recinto pequeño donde apenas pueden moverse y en el que los “aloitadores” hacen uso de la fuerza para cortarles la crin. Vídeo Rapa das Bestas en La Sexta.

Las Luminarias de San Antonio Abad, Alosno, Huelva; Ávila y otros: caballos, mulas y burros son obligados a saltar por encima de varias hogueras para ser “purificados” y supuestamente librados de enfermedades. A pesar de tratarse de creencias de la Edad Media, todavía hay algunos pueblos en España (Vilanova d’Alcolea, Castellón entre ellos) donde esta celebración se mantiene y celebra año tras año, sin tener en consideración que los équidos tienen miedo del fuego y pueden sufrir quemaduras. Vídeo Las Luminarias de San Antonio Abad en CanalSur.

Fiestas crueles con aves domésticas

Suelta del pato, Valdés, Asturias y otros como Roses, Girona: cada año, se sueltan varios patos en el agua de la playa de Cueva o en Roses, para que los bañistas los persigan y atrapen. Los patos son animales de agua dulce, no adaptados al agua salada del mar y que además padecen estrés debido al gran número de personas que les persiguen y les manejan de forma brusca o violenta. En Puerto de Sagunto, Valencia, varias sentencias han condenado esta práctica que implica maltrato animal. Vídeo Suelta en Roses.

Peleas de gallos en Canarias y Andalucía: en Canarias las peleas de gallos están legalizadas y, según afirma la administración, se han concedido unos 1.100 carnets para la realización de esta práctica. El presidente de la Federación Gallística Canaria indica que mueren en torno al 5-10% de los gallos durante las peleas. No se ofrecen datos sobre los gallos que mueren después, al volver a casa, y no se menciona el sufrimiento y las lesiones que padecen los animales durante y tras la pelea.

En Andalucía también estas exhibiciones están regularizadas y son llamadas “riñas de gallos”: se diferencian de las peleas únicamente porque los animales no mueren en el reñidero y el objetivo último de la actividad es la selección genética de la raza andaluza. Las peleas entre los gallos pueden llegar a durar 15-25 minutos.

Lanzamiento de la pava, Cazalilla, Jaén: en el marco de las fiestas de San Blas, se tira cada año a una pava desde el campanario. A pesar de las denuncias por maltrato animal y de que se multara al pueblo durante 12 años por permitir esta actividad, la tradición se siguió celebrando ya que los vecinos pagaban entre todos la que era una multa irrisoria. Desde 2016 se han impuesto medidas más drásticas para acabar definitivamente con esta celebración. Vídeo del campanario de Cazadilla en EFE VERDE.

Quintos y corridas de gansos, Carpio del Tajo, Toledo; Lekeito, Vizcaya y otros: los jóvenes del pueblo estiran la cabeza de los gansos colgados de una cuerda hasta arrancarles la cabeza: gana la competición quién más cabezas arranca. Se celebra en muchos pueblos de España, y, aunque los gansos se cuelgan ya muertos, se tienen que sacrificar previamente para poder colocarlos allí. Vídeo del Carpio de Tajo en el Periódico de Castilla-La Mancha.

Fiestas crueles con cerdos

Agarrada dos Porcos, A Valenzá, Orense: se sueltan cuatro cerdos pequeños impregnados en grasa para que los niños o jóvenes corran detrás de ellos intentando agarrarlos. En la actualidad esta fiesta es considerada ilegal y multada. Vídeo Agarrada dos Porcos.

Rifas de cerdos en Castilla la Mancha, Castilla León, Andalucía y Comunidad Valenciana; otros: durante todo el día se exhibe a los cerdos encerrados en una jaula mientras que los vecinos compran números de la rifa.  Los cerdos son el premio del sorteo para que luego la gente disponga de sus vidas como considere.

Fiestas crueles con roedores

Batalla de ratas, en El Puig, Valencia: se matan ratas y se utilizan como munición en una pelea entre la gente del pueblo. Vídeo Batalla de ratas en El Puig de PACMA.

Medició dels espies, en Biar, Alicante: durante las fiestas, se rompe un cántaro que contiene varios ratoncillos o hámsters: los participantes los persiguen hasta atraparlos o los pisan hasta aplastarlos. Vídeo Fiestas del Biar de OJDA

 

Actuación FAADA

A nivel estatal

  • Difundimos campañas de concienciación que pretenden acabar con estas prácticas.
  • Concienciamos a las personas para que vean la crueldad que existe tras este tipo de entretenimiento.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Elige no asistir a festividades o espectáculos donde se utilice el sufrimiento animal como entretenimiento.
  • Escribe a tu ayuntamiento para pedir que no permita el uso de animales en las fiestas y pide el apoyo de familiares, amigas o vecinos.
  • Difunde las campañas dirigidas a acabar con estas prácticas en tus redes sociales.

Causas relacionadas